El consumo de carburantes se dispara tras el fin de las restricciones, pero aún no alcanza los niveles prepandemia
Cyl dots mini

El consumo de carburantes se dispara tras el fin de las restricciones, pero aún no alcanza los niveles prepandemia

El fin de las limitaciones a la movilidad reanima el consumo de carburantes, pero sólo Palencia presenta mejores datos que antes de la pandemia: el resto aún no ha alcanzado aquel nivel 

El consumo de carburantes crece en Castilla y León este año por la parálisis de 2020 provocada por la pandemia, pero sigue lejos de los datos de 2019, lo que refleja que la recuperación es muy lenta y se ve entorpecida por la escalada de precios.

 

En concreto y según los datos que facilita la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES) recogidos por Ical, durante los primeros nueve meses de este año, los castellanos y leoneses repostaron 1,42 millones de toneladas de combustibles (gasolinas 95 y 98 y gasóleo A), lo que supone un crecimiento del 18,3 por ciento respecto al dato de 2020, por las mismas fechas.

 

Sin embargo, si se atiende a los datos de antes del estallido de la pandemia, la cosa cambia, y el dato de consumo este año, supone una disminución del 8,9 por ciento respecto a la cifra de 2019, que se situó en 1,56 millones de toneladas.

 

Provincias

 

Un análisis provincial sitúa a Palencia, como la de mejor comportamiento, ya que registró un consumo hasta septiembre de 127.747,1 toneladas de carburantes, con un espectacular crecimiento del 61,6 por ciento respecto a 2020, y un alza del 24,4 por ciento en relación a la cifra de 2019, lo que la convierte en la única que está mejor que antes de la pandemia en este indicador.

 

Segovia vio crecer el consumo respecto a 2020 un 21,5 por ciento; y Burgos, un 21,3 por ciento, con 99.280,1 y 207.984,7 toneladas, respectivamente. Sin embargo, en relación al año 2019, bajaron un 5,3 y 19,1 por ciento, en cada caso.

 

 

La provincia abulense registró un consumo de carburantes de automoción de 79.112,14 toneladas, con un aumento del 18,4 por ciento, en relación a los nueve primeros meses de 2020; un dato que se torna en negativo en relación a 2019, en un 7,8 por ciento menos.

 

El consumo de estos productos se elevó en Salamanca un 14,7 por ciento, con 215.007,3 toneladas; en León, un 13,8 por ciento, con 243.065,7; y en Valladolid, un 13,3 por ciento, con 225.354,2. Por el contrario, en relación a 2019, la evolución fue negativa con descensos del 9,6, 8,7 y 10,9 por ciento.

 

Por último, el consumo de carburantes avanzó un 11,8 por ciento en la provincia de Zamora, con 158.751,2 toneladas; y un ocho por ciento en la de Soria, con 68.224,7, en relación a los datos de 2020. La comparativa con 2019, también arroja saldos negativos este año de menos 9,3 y 15,8 por ciento, respectivamente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: