¿Vuelven los casetes y sus reproductores?

En los últimos años, la moda 'vintage' se ha introducido con mucha fuerza entre los jóvenes. La llamada subcultura 'hipster' experimentó un auge durante 2010.

Las cintas de casetes y sus correspondientes reproductores hace tiempo que quedaron en el olvido; el rápido crecimiento de los reproductores MP3 y la música en 'streaming' a partir de 2001 hicieron que esta tecnología quedara obsoleta. O al menos eso parecía, hasta que dos empresas estadounidenses han vuelto a producir estos soportes analógicos.    

 

En los últimos años, la moda 'vintage' se ha introducido con mucha fuerza entre los jóvenes. La llamada subcultura 'hipster' experimentó un auge durante 2010.

 

Los jóvenes que forman parte de este movimiento suelen consumir este tipo de productos, lo que incluye discos de vinilo y casetes. Además, existe un componente melancólico que hace que este tipo de soportes nunca terminasen de desaparecer.    

 

Los discos de vinilo han visto crecer su fabricación y venta en los últimos años; en 2017 sus ventas crecieron un 20 por ciento, y en 2018 han vuelto a subir casi un 12 por ciento más, según los informes de BuzzAngle sobre el consumo de la industria musical. Además, nuevos artistas como Rosalía o Taylor Swift venden sus albúmes también en este formato.    

 

Dentro de esta nueva situación en la que soportes analógicos vuelven a estar presentes, dos empresas de Estados Unidos han decidido resucitar la fabricación tanto de las cintas de casete como de sus correspondientes reproductores.    

 

National Audio Company, una compañía ubicada en Springeld (Massachusetts, Estados Unidos), lleva fabricando cintas de casetes desde el pasado año, cuando su proveedor surcoreano dejó de fabricar este producto, como declaró a Wall Street Journal en 2017. Antes de esto la compañía dedicaba sus esfuerzos a la duplicación de estas cintas hechas por otros fabricantes.

 

largo que se usaba para hacer tiras magnéticas para tarjetas de crédito para crear estas cintas sin necesidad de recurrir a otros fabricantes. Todo el proceso de producción, desde la fabricación de cintas, pasando por el montaje de casetes, la grabación, el etiquetado hasta el envío de los casetes, se lleva a cabo en el mismo edicio de la compañía.    

 

En 2018, la empresa cargaba un mínimo de 13 millones de metros de cinta de casete cada día. Además, un total de 3.347 sellos discográcos compran casetes de National Audio Company y los audiocasetes representan el 70 por ciento de sus ventas. Esos sellos discográcos incluyen gigantes como Disney, que contrató a National Audio para producir casetes con las bandas sonoras de Star Wars y Guardianes de la Galaxia, de las que vendieron un millón de copias.

 

Sólo en 2018, y según datos de la industria musical en Estados Unidos, las ventas de casetes crecieron un casi 18,9 por ciento respecto al año anterior, hasta superar las 118.200 unidades vendidas. Sin embargo, adquirir este tipo de soportes no tendría ningún sentido si no se tiene su correspondiente reproductor.    

 

La compañía americana Crosley, está comercializando dos tipos de estos reproductores desde el pasado año, el CT 100 y el CT 200, que ha llevado a la feria Consumer Electronics Show de Las Vegas (Estados Unidos). Estos dispositivos poseen un solo altavoz mono, una radio AM/FM, un micrófono integrado y una cubierta de una sola dirección, por lo que el usuario tendrá dar la vuelta a la cinta una vez que esa cara se haya escuchado, como en los viejos tiempos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: