Una parroquia del barrio vallisoletano de Pajarillos denuncia agresiones e insultos por parte de los vecinos

Fragmento del vídeo difundido por La Razón

La celebración del culto ha supuesto un escollo a la compra y venta de droga que se realiza en la puerta del centro religioso

El cura de la parroquia de San Ignacio de Loyola, en el barrio de Pajarillos de Valladolid, ha denunciado las agresiones a las que se tiene que enfrentar tras su negativa al 'trapicheo' de sustancias en el entorno de la misma.

 

La celebración del culto ha supuesto un escollo a la compra y venta de droga que se realiza en la puerta del centro religioso y algunos de los vecinos de la zona no se muestran dispuestos a modificar sus hábitos.

 

La mayor de las trifulcas ocurrió el pasado 11 de septiembre, en plenas Fiestas de Valladolid, cuando Jaime Arenaga, párroco de la iglesia, acudió a la calle, cogió a uno de los menores y llamó a la Policía Municipal.

 

Esto desató la oleada de improperios, los empujones y la gran oleada de tensión entre los vecinos y la parroquia que la Policía Municipal trató de calmar, pero fue en vano. El párroco ha denunciado, incluso, agresiones físicas una semana después del altercado.

 

El vídeo se pueden ver en el siguiente enlace del periódico La Razón.