Actualizado 15:43 CET Versión escritorio
Leon

Una madre publica desgarradoras fotos de su hija llorando para denunciar el bullying que sufre en el cole

Una madre de Louisburg, Carolina del Norte, ha publicado en su perfil de Facebook unas desgarradoras fotos de su hija de 9 años llorando al sufrir bullying de tres chicos en el autobús del colegio. 

Publicado el 03.03.2018

La pequeña ya ha sufrido al menos tres veces el abuso de estos tres jóvenes, y harta de intentar solucionar el tema por los cauces normales, hablando con sendos departamentos del colegio, los padres de los abusones y con el director, y viendo que no se soluciona el problema, decidió publicar la historia en Facebook para denunciar los hechos. Así reza el post:

 

“¡Esto no está bien, ok! Mi hija ha sufrido bullying desde que nos mudamos a Louisburg continuamente por los mismo tres chicos. Esta es la tercera vez que sufre violencia física y psíquica en 4 meses. ¡Ya estoy harta! Esta vez le quitaron la botella de agua y se la tiraron por encima de la cabeza. Le llamaron fea y tonta. Las primeras dos veces me dijeron que las cámaras habían recogido el acto y que el departamento de autobuses y el director las habían visto, y que le director tomaría medidas.

 

¡Esta es la tercera vez! Contacté con el departamento de autobuses extremadamente enfadada y les dije que esta vez tomaría medidas. ¡Me dijeron que sería la última vez! ¡Mentira! Mi hija no se merece esto a sus 9 años por chicos más mayores. ¡Enseñen a sus hijos a no pegar a las mujeres! ¡Y punto!

 

¡Es por esta razón que vemos a tantas niñas cometiendo suicidio! ¡Están sufriendo bullying! ¡No voy a dejar que le vuelva a pasar de nuevo esto a mi hija! ¡Louisburg necesita enfrentarse a esto y pararlo ya! Si no, voy a contactar con los canales de noticias locales y asegurarme de que mi hija obtiene justicia!

 

Actualización: la policía de Louisburg está implicada en este caso y haciendo todo lo que pueden para ayudar a nuestra hija. ¡Muchas gracias!

 

Actualización: Hemos tenido una reunión con la directora del departamento de autobuses, el jefe de estudios, el director, la policía y la junta del colegio. Descubrimos que la directora del departamento de autobuses, aunque me dijo que alertaría al director de la situación y de que le había dado el vídeo, ahora dice que no reportó el primer asalto.

 

La directora de autobuses dijo “bueno, me dijiste que lo ibas a discutir con los padres de los chicos así que pensé que lo habías solucionado”. Mintió a todos los que estaban en la sala. “Nunca te dije que reportaría el incidente al director” y esperaba que yo me encargara de la situación. 

 

¡Soy la madre de la víctima! ¿Cómo voy a encargarme yo sola de la situación? Esto viola cualquier código de conducta del colegio. Como directora de autobuses se supone que debe reportar al director de todo. ¿Pero no informó del asalto? ¡Estoy completamente desconcertada!

 

¿Cómo, supuestamente, los actos de estos chicos van a tener consecuencias si ella no hace su trabajo? Su trabajo como directora se supone que es mantener a los chicos a salvo y reportar todas las formas de bullying al director. Falló a mi hija y mintió a todo el mundo para salvar su trabajo. El director y el jefe de estudios no tienen la culpa porque no podían hacerse cargo de la situación si la directora de autobuses no se lo notificó.

 

Ha sido desgarrador ver los vídeos hoy. Alabo al chico que corrió a la parte delantera del bus para avisar al conductor de que mi hija estaba siendo asaltada. ¡Eres un verdadero héroe, allá donde estés! También agradezco al conductor por tomar medidas inmediatamente.

 

Además, dejad de promocionar la violencia en este post. Mi hija tiene derecho a defenderse por si misma, pero vosotros, adultos, que pelean en las redes sociales y se envían mensaje para reunirse y pelear sobre esto, es estúpido. ¡Sed ejemplo!”

 

Los mensajes de apoyo a la madre y, sobre todo, a la pequeña, no han tardado en llegar. Cientos de mensajes intentan dar ánimos a la niña, asegurando que es guapísima, que la quieren y que se sienta querida. Una historia que ha conmovido a cientos de personas.

COMENTARComentarios