Un fármaco contra el agrandamiento de la próstata mejora los síntomas del Parkinson

Mano anciano

La terazosina, un medicamento para tratar la próstata agrandada o la hiperplasia prostática benigna, también podría bloquear la muerte celular.

Publicado en el 'Journal of Clinical Investigation', el hallazgo es el resultado de una colaboración internacional entre investigadores de China y de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) que combina la biología molecular básica con grandes datos.

 

"Los medicamentos actuales pueden aliviar parcialmente algunos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Pero hoy tenemos cero tratamientos que cambian el curso progresivo de esta enfermedad neurodegenerativa. Es terrible porque a medida que nuestra población envejece, la enfermedad de Parkinson se volverá cada vez más común", explica dice el autor principal del estudio, Michael Welsh, profesor de Medicina Interna de la UI, investigador del Instituto Médico Howard Hughes y director del Instituto Biomédico Pappajohn de la UI.

 

"Estoy realmente entusiasmado con este hallazgo porque creo que tiene la oportunidad de cambiar la vida de las personas con enfermedad de Parkinson (y posiblemente otros tipos de enfermedades neurodegenerativas)", añade.

 

La investigación surgió del descubrimiento realizado por el coautor del estudio, Lei Liu, de la Capital Medical University en Beijing (China), de que la terazosina, un medicamento para tratar la próstata agrandada o la hiperplasia prostática benigna, también podría bloquear la muerte celular.

 

El equipo de Liu descubrió que la actividad protectora de las células se debía a la capacidad de la terazosina para activar una enzima llamada PGK1, que es fundamental para la producción de energía celular.

 

Ese descubrimiento puso en el foco a la enfermedad de Parkinson. La producción reducida de energía celular es un sello distintivo del Parkinson, y la producción de energía disminuye con el envejecimiento, que es un factor de riesgo primario. Además, varias formas heredadas de son causadas por defectos genéticos en las vías de energía celular, y los fármacos que causan Parkinson dañan la producción de energía en las neuronas.

 

La convergencia de estas líneas de investigación sugirió que la capacidad de la terazosina para aumentar la producción de energía en las células podría ayudar a aliviar la muerte celular en el Parkinson. Para probar la idea, los investigadores trataron varios modelos experimentales de Parkinson con terazosina.

 

Descubrieron que la terazosina podría prevenir la neurodegeneración si se administraba antes del inicio de la muerte celular. Además, el medicamento podría retrasar o detener la neurodegeneración, incluso si el tratamiento se retrasó hasta después de que la neurodegeneración había comenzado a desarrollarse.

 

"Cuando probamos el medicamento en varios modelos animales diferentes de Parkinson todos mejoraron. Tanto los cambios moleculares en el cerebro asociados con la muerte celular como la coordinación motora en los animales mejoraron", dice Liu, profesor del Instituto de Beijing para Trastornos cerebrales.

 

Sin embargo, los resultados alentadores en los animales no necesariamente predicen resultados similares en las personas. Entonces, Welsh recurrió a Nandakumar Narayanan, un neurólogo de IU que atiende a pacientes de Parkinson y estudia la enfermedad en personas.

 

Los investigadores se dieron cuenta rápidamente de que un grupo de personas que tienden a desarrollar Parkinson (hombres mayores) son las mismas personas que probablemente estén tomando terazosina para el agrandamiento de la próstata, lo que significa que las bases de datos clínicas existentes podrían revelar si la terazosina tiene algún efecto sobre el Parkinson en las personas.

 

Narayanan y Jordan Schultz, profesor asistente de psiquiatría de la UI, examinaron la base de datos de la Iniciativa de Marcadores de Progresión de Parkinson (PPMI), patrocinada por la Fundación Michael J. Fox para la Investigación del Parkinson.

 

Los datos mostraron que los hombres con EP que tomaban terazosina tenían tasas reducidas de discapacidad motora progresiva en comparación con los hombres con Parkinson que tomaban un medicamento diferente, tamsulosina, para el agrandamiento de la próstata. La tamsulosina sirve como un buen control porque también se usa para tratar la hiperplasia prostática benigna, pero a diferencia de la terazosina, no tiene ningún efecto sobre la enzima PGK1.

 

El resultado parecía prometedor, pero el PPMI es una pequeña base de datos. Solo se identificaron 13 hombres que tomaban terazosina o uno de los dos medicamentos similares que también activan la enzima PGK1, en comparación con 293 hombres con Parkinson que tomaban tamsulosina o no tomaban ninguno de estos medicamentos.

 

Si bien las diferencias en el deterioro motor entre los dos grupos fueron estadísticamente significativas, el equipo buscó confirmar los hallazgos utilizando un conjunto de datos mucho más grande: la base de datos de IBM Watson / Truven Health Analytics MarketScan, que incluye registros anónimos de más de 250 millones de personas.

 

En colaboración con Jacob Simmering, profesor asistente de UI de medicina interna, y Philip Polgreen, profesor de UI de medicina interna y epidemiología, que tuvo acceso a la base de datos MarketScan, el equipo identificó a 2880 pacientes con Parkinson que tomaban uno de los tres medicamentos que objetivo PGK1 y un grupo de comparación de 15.409 pacientes con EP que toman tamsulosina.

 

Al utilizar los códigos médicos ICD-9 / ICD-10 para rastrear los diagnósticos relacionados con la EP y las visitas al hospital o clínica para todos los pacientes, los datos sugirieron que, en condiciones reales, la terazosina y los medicamentos relacionados reducen los signos, síntomas y complicaciones de la enfermedad de Parkinson.

 

"Lo que es particularmente emocionante es que la terazosina es un 'medicamento reutilizado'. Por lo tanto, ya tenemos muchos datos de seguridad de su uso clínico para tratar el agrandamiento de la próstata -- señala Narayanan--. Actualmente estamos planeando estudios de fase 1 que están financiados y estamos reclutando pacientes en Iowa. Este es el comienzo de lo que esperamos sea un esfuerzo sostenido y riguroso para probar esta molécula prospectivamente para determinar realmente si esto funciona".

 

"No conozco muchas historias como esta que tengan una ciencia básica que produzca líneas de evidencia rigurosas y convergentes que también tengan evidencia clínica --agrega Narayanan, miembro del Instituto Biomédico de Pappajohn (PBI) y de la Neurociencia de Iowa--. Estos resultados surgieron del entorno de colaboración único que tenemos aquí en la Universidad de Iowa y específicamente en el PBI, y realmente fue facilitado por nuestra capacidad y disposición para interactuar en todas las disciplinas".
 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: