Tudanca desvela temores, negociaciones y un café frustrado con Igea para quitar a Mañueco de la Junta

Tudanca, antes de su intervención ante los militantes del PSOE.

Tudanca desvela que Igea sospechaba en mayo que sus compañeros de Cs le "pinchaban el teléfono" y "le ponían detectives". Asegura que le citó esta semana para un café que no se produjo.

El secretario autonómico del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, ha desvelado que el actual vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, mantuvo conversaciones "discretas" con él en mayo, cuando se negociaba la conformación de un gobierno para la Junta, y que el responsable de Ciudadanos sospechaba entonces que sus compañeros de partido "le pinchaban el teléfono" y "le ponían detectives".

 

En la rueda de prensa posterior a la Junta de portavoces de las Cortes Tudanca ha asegurado que en mayo, tras el resultado electoral en el que, como ha recordado, el PSOE "ganó las elecciones", no mantuvo "ni una sola" reunión con PP y Ciudadanos, aunque sí hubo conversaciones con Igea que "no se contaron" porque el actual vicepresidente "no quiso""Pidió discreción y dijo no fiarse siquiera de sus compañeros de partido, de los que decía que le pinchaban el teléfono y le ponían detectives, eso lo decía Igea", ha asegurado Tudanca.

 

Tras desvelar esta información el líder socialista ha asegurado que no ha vuelto a tener contactos con Francisco Igea hasta el pasado lunes cuando, mediante un mensaje, éste le propuso tomar un café, algo que finalmente no se produjo por una indisposición del vicepresidente. "Luego me he enterado por los medios de comunicación que era para quitar a Mañueco de la Junta", ha exclamado Tudanca, quien ha lamentado que esta sea la "estabilidad y la coherencia" del Gobierno de Castilla y León formado por PP y Ciudadanos.

 

Así, ha considerado que es "desolador" lo que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, e Igea "están haciendo a Castilla y León" y ha considerado que al representante de Ciudadanos "sólo le quedan dos cosas, o afiliarse a VOX o al PP" tras demostrar que su objetivo era "repartirse puestos" y tratar a Castilla y León "como un bazar".