Trece ayuntamientos leoneses denuncian vertidos directos y sin tratar en el CTR de San Román de la Vega

Los once ayuntamientos que conforman las Mancomunidades del Órbigo y de la Cepeda, junto a Astorga y Carrizo, han formalizado sendas denuncias ante la Fiscalía de León y el Seprona de la Guardia Civil por la posible comisión de un delito penal contra el Medio Ambiente por el depósito de vertidos directos y sin tratar en el Centro de Tratamientos de Residuos de San Román de la Vega.

Junto a sendos escritos registrados, los trece municipios del entorno del CTR han aportado al Fiscal de Medio Ambiente y al Seprona pruebas documentales y gráficas (fotografías y vídeos) para que se investigue "hasta las últimas consecuencias" la responsabilidad de quienes dirigen el consorcio provincial para la Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos de León (Gersul) y de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Legio VII, que continúa realizando el traslado de la basura.

Los denunciantes, en un comunicado recogido por Europa Press, han argumentado que los miles de fardos de basura de León y su alfoz, depositados desde hace trece años en la finca El Busto de Santa María del Páramo, y que están siendo trasladados al CRT de San Román de la Vega "pueden contaminar de forma irreversible la zona y sus acuíferos, dado que se trata de basura sin tratamiento alguno".

Además, también este viernes las mancomunidades y los ayuntamientos han registrado ante la Junta de Castilla y León sendos escritos dirigidos al director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, José Manuel Jiménez; al consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván; y al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, advirtiéndoles a todos ellos del riesgo cierto de lo que los municipios consideran "un desastre ambiental y un despropósito ecológico", ha indicado su portavoz, el alcalde de Villaobispo de Otero, Joaquín Llamas.

Los ayuntamientos han recordado que "la administración autonómica, que es la primera que habría de velar por el cumplimiento de la normativa medioambiental, hace posible dejación de sus funciones".

También han destacado que Gersul y la UTE están incumpliendo las condiciones impuestas por la Junta para aprobar la autorización de vertido de 28 de agosto, entre otras muchas que la mayor parte de los camiones no se pesan a su llegada a la planta de San Román, por lo que hay "absoluto descontrol" sobre su volumen real.

Por todo ello, los municipios afectados y denunciantes han incidido en que la Junta "será corresponsable de los efectos ambientales que afecten a la zona por la llegada diaria de 6.000 toneladas sin control ni tratamiento previo".