Roberto García Parrondo, sin ofertas de equipos de Asobal
Cyl dots mini

Roberto García Parrondo, sin ofertas de equipos de Asobal

Roberto García Parrondo, durante su etapa como entrenador del Vardar Skopje.

El exjugador de entre otros equipos el extinto BM Valladolid  se muestra centrado en su actual cargo como seleccionador del combinado nacional de Egipto.

 El español Roberto García Parrondo, actual seleccionador nacional de balonmano de Egipto, aseguró que actualmente está "centrado" en este nuevo puesto y que tampoco ningún equipo de la Asobal ha mostrado interés por él, mientras que ve "un hándicap" el aplazamiento de los Juegos de Tokio a 2021 de cara a haber cogido experiencia para el Mundial donde ejercerán de anfitriones.

 

"Estoy centrado en Egipto. Me contrataron para un proyecto de dos años que incluía el Campeonato Africano, los Juegos y el Mundial en apenas 20 meses, y con objetivos muy interesantes. Por supuesto que me tocará buscar luego otro objetivo, que puede ser seguir en Egipto, otra selección o entrenar otro club. He tenido conversaciones y hay bastante gente te tantea, pero ningún club de la Asobal se ha interesado por mí, así que, de momento, no hay perspectivas de regresar a casa", señaló García Parrondo en una charla virtual organizada por la RFEBM y en la que participó también Manolo Cadenas.

 

El exjugador de equipos como el BM Valladolid se ha ganado un nombre en el balonmano pese a que apenas lleva tres años dirigiendo. Así, en 2019 hizo campeón de Europa al Vardar Skopje de Macedonia y a principios de este 2020 coronó a Egipto como campeona de África, lo que le dio le billete para Tokyo 2020.

 

"Egipto es una selección relativamente joven, con muy buenos resultados en las categorías inferiores, pero que no tiene mucha experiencia internacional y sus jugadores necesitan jugar al más alto nivel para poder desarrollarse", explicó.

 

Por eso, el cambio de fechas de los Juegos no le ha favorecido en este sentido de cara a elevar su nivel para el Mundial de principios de 2021 donde ejercerán de anfitriones. "Sí es un hándicap (el aplazamiento) porque haber jugado este verano los Juegos habría dado a los jugadores cierta experiencia para el Mundial que nos vendría muy bien", apuntó.

 

De todos modos, cree que su selección "está creciendo" y que este parón también les puede permitir "seguir mejorando" para llegar lo mejor preparados posibles a un Mundial donde "hay mucha ilusión puesta". "Puede que el rendimiento sea un poco peor, pero a lo mejor nos sirve para coger experiencia y que los resultados en los Juegos puedan ser un poco mejor", advirtió.

 

García Parrondo considera que "en cinco años" el combinado norteafricano puede ser "una selección para contar con ella para estar arriba peleando los partidos" y que aunque hay "muchas expectativas" de cara al Mundial, "hay selecciones europeas que ahora mismo están por encima".

 

El getafense es uno de los muchos entrenadores españoles que brillan actualmente a nivel internacional de la denominada 'Escuela Pastor', un 'boom' que atañe a la capacidad de trabajo. "El año pasado se dio la casualidad de que los cuatro entrenadores de la 'F4' eran españoles (Xavi Pascual, Talant Dujshebaev, David Davis y él) y mucha gente nos hizo esa pregunta. Creo que una de las cualidades es el trabajo. La mayoría de los entrenadores españoles no tiene ningún problema en echar horas y horas. En mi caso, si hay que trabajar 24 horas al día se trabaja, pero nunca se puede ir sin tener al equipo preparado", subrayó.
 

García Parrondo, de 40 años descartó ser alguien especial para los banquillos. "Me siento muy afortunado de las tres temporadas que llevo como entrenador, ojalá sigan llegando resultados", deseó el que fuera extremo del Valladolid, Ademar, Ciudad Real y Atlético, entre otros.

 

Sobre la decisión de la EHF de jugar directamente la Final Four de la Champions en diciembre y solo con los dos primeros de cada grupo (Barça, Veszprem, PSG y Kiel),opinó que no era "justo" para aquellos que se habían también clasificado para los cruces, pero que también hacía falta que se jugase por "cuestiones económicas, de publicidad y prensa". "Se ha decidido así tomando un serie de medidas más o menos justas, pero todos deberían haber tenido la oportunidad para acabarla. A lo mejor ahora en diciembre habría que llamar el torneo de otra manera", indicó.

 

El seleccionador de Egipto, que está aprovechando el parón para "mirar partidos antiguos y revisar lo que se podía hacer mejor", recalcó que esta crisis pueda suponer "otro duro golpe" para el balonmano en España que parecía estar actualmente "estable" tras superar la anterior grave crisis económica. "Pero va a ser igual que para muchas familias y sectores. El balonmano sufrirá y deben ponerse todos en el mismo rumbo y trabajar para que salgamos lo antes posible", sentenció.