"Primero me llamaron fascista, luego nazi y racista; pronto dirán que soy maricón" Así se ha despachado Zozulia

El delantero del Albacete Balompié Roman Zozulia ha lamentado las críticas de la afición del Rayo Vallecano, que le ha acusado de "fascista, nazi y racista" desde su frustrado fichaje por el conjunto madrileño, y ha calificado de "ridícula" la sanción de 18.000 euros y el cierre parcial del Estadio de Vallecas durante dos jornadas.

 

"Cuando todo comenzó, era fascista. Luego empezaron a ver mi Facebook y me convertí en nazi, después fui racista y, yo no lo escuché, pero me dijeron que me gritaban 'comunista'. No se aclaran", señaló en una entrevista a la web deportiva ucraniana Football Hub sobre los cánticos irónicos de la afición de Vallecas 'Zozulia era broma, Zozulia es comunista' cuando el partido del 15 de diciembre amenazaba con suspenderse.

 

El internacional ucraniano fue más allá y apuntó a qué será lo próximo que le griten. "Pronto dirán que soy maricón. Maricón es gay en español. Ya lo estoy esperando", afirmó. "Cuando 30.000 personas cantan una canción sobre ti... El primer año, no entendí el idioma, no entendí nada, pero ahora lo entiendo todo. Para ser honesto, da fuerza", aseguró.

 

"Nunca lo entenderé. Les salió barato, porque fueron dos partidos sin espectadores y 18.000 euros de multa. Eso es ridículo para mí. Me reprochan que 18 sea una cifra fascista, nazi o comunista y tienen una multa de 18.000, es muy gracioso", añadió, en referencia al número 18, que alfabéticamente se corresponde con las letras 'a' y 'h' y que en la ideología nazi hace referencia a Adolf Hitler, y que era el dorsal con el que posaba en una de sus polémicas fotografías.

 

El partido entre Rayo y Albacete de la jornada 20 de LaLiga SmartBank fue suspendido el pasado 15 de diciembre después de que una parte de la grada de Vallecas profiriese cánticos de "puto nazi, Zozulia eres un nazi", en la vuelta del jugador ucraniano a Vallecas casi tres años después de su fichaje frustrado en el mercado de invierno de 2017.

 

En aquella ocasión, Zozulia se vio obligado a regresar al Real Betis al ser declarado "no bienvenido" por gran parte de la afición vallecana, acusándole de simpatizar con la ideología nazi. El jugador terminó fichando en verano por el Albacete, con el que regresó el pasado mes de diciembre al estado vallecano.

 

El pasado 7 de febrero, el Comité de Apelación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) desestimó el recurso del Rayo Vallecano y confirmó el cierre parcial del Estadio de Vallecas durante dos jornadas, la 29 y la 31, y confirmó la multa de 18.000 euros.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: