P2D2: La revolución en los pagos electrónicos que llega y 'complicará' las compras por internet

Pago electrónico

La próxima semana entrará en vigor una nueva normativa de seguridad.  Esto supondrá cambios en la experiencia de pagos, y se deberán introducir elementos adicionales de autenticación que hasta ahora no se requería.

Cada día más gente paga con tarjeta o directamente con el móvil. A pesar de la comodidad que supone, los pagos electrónicos pueden entrañar riesgos de seguridad. Por ello, la próxima semana entrará en vigor una nueva normativa de seguridad que  ya no solo afecta a la banca electrónica sino también en los pagos con tarjeta, en el comercio electrónico y presencial, a partir del próximo 14 de septiembre.

 

Esta nueva normativa se enmarca es la PSD2, que son las siglas en inglés de 'Payment Services Directive', por las que habitualmente se hace referencia a la segunda directiva de servicios de pago comunitaria, y tiene el objetivo de promover la transparencia, la innovación y una mayor seguridad en los servicios de pago.

 

Además de introducir nuevos servicios de pago, la nueva autenticación reforzada establece requerimientos adicionales de seguridad en las transacciones de pago electrónicos y en los accesos a las cuentas a través de internet. A continuación desvelamos sus claves.

 

CLAVES DE LA AUTENTICACIÓN REFORZADA

 

La autenticación reforzada es un procedimiento de verificación de la identidad del cliente en el entorno electrónico, según la Asociación Española de Banca (AEB).

 

De acuerdo con la nueva normativa, la identificación deberá incluir varios factores de autenticación en las categorías de posesión (algo que solo posee el usuario), inherencia (algo que es el usuario) y conocimiento (algo que solo conoce el usuario).

 

¿ESTE PASO IMPLICA MAYOR SEGURIDAD EN LOS PAGOS?    

 

La AEB indica que aunque los pagos electrónicos ya cuenten con niveles de seguridad de elevados, pero la autenticación reforzada requiere que en ocasiones se deberán introducir elementos adicionales de autenticación en pagos para los que hasta ahora no se requería.

 

Un ejemplo es que a partir del 14 de septiembre, además de los habituales códigos, también se puede enviar un código a un dispositivo o se puede introducir factores biométricos, como el reconocimiento facial.

 

Cada banco, de manera individual, comunicará a sus clientes cómo la autenticación reforzada afectará a la operativa bancaria.

 

El propósito es, claro, que las transacciones sean más seguras. Hay que recordar que la tasa de fraude digital es 10 veces mayor que la de fraude físico. Es decir, es 10 veces más fácil que te cojan los datos la tarjeta por internet que en persona. A pesar de las buenas intenciones, la medida no ha caído a gusto de todos. Los pequeños comerciantes temen que los clientes se echarán atrás si se lo ponen “demasiado difícil” para pagar. 

 

Hay dos excepciones (de momento) a la aplicación de la norma. Las transacciones por debajo de los 30 euros estarán exentas (bastará con dar los datos de la tarjeta y el CVC del reverso, como siempre). Además, los clientes podrán de forma voluntaria ofrecer la opción de crear una lista blanca en la que recojan clientes que podrán saltarse el paso extra.

 

Otras novedades que implantará la ley son la posibilidad de que el banco de acceso a las cuentas de sus clientes bajo petición de los usuarios para agilizar los procesos de pago, y una ampliación en la protección del usuario en casos de uso no autorizado de la tarjeta. Ahora mismo la responsabilidad del cliente es de hasta 150 euros, y esta cifra pasará a ser de 50 euros con la nueva normativa. Además, se obligará a los bancos a resolver cualquier reclamación en un plazo máximo de 15 días.

 

CONSEJOS BÁSICOS DE SEGURIDAD EN INTERNET    

 

La AEB señala varios consejos de seguridad en Internet, ya que aunque los nuevos requerimientos reforzarán la seguridad de las operaciones electrónicas, no viene mal recordar algunos pasos básicos en la web:

 

-Comprobar que las claves se introducen en la banca electrónica o aplicación móvil del banco y no en portales fraudulentos.

 

-Tener en cuenta que el banco nunca pedirá información sobre los códigos y elementos de seguridad para operar en canales remotos por teléfono o correo electrónico.

 

-No compartir con nadie las contraseñas de acceso a la banca electrónica o móvil ni la de las tarjetas.

 

-No introducir datos privados en redes 'wifi' públicas.

 

-No instalar programas que se reciban por correo electrónico, sino únicamente webs oficiales.

 

Teniendo en cuenta estos consejos y gracias a la nueva normativa, pagar por Internet será, si cabe, más seguro todavía.

Comentarios

nofalla 10/09/2019 11:08 #1
¡¡ no hay "seguridad digital" que valga PALETORROS VIRTUALES banqueros ,donde esté el dinero de siempre..ese no falla

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: