Organiza bien tu compra con estos cuatro trucos

Hacer la compra

Realizar la compra es algo muy habitual que a veces realizamos de forma irracional y organizarse es la mejor forma de acabar comiendo bien. 

Normalmente la compra es una obligación que tenemos que hacer para poder comer. A menudo es algo aburrido que hacemos deprisa, empujando un carro y llenándolo con productos disparatados que a veces ni necesitamos. Es decir, a menudo compramos de manera irracional, empujados por los antojos del momento, de forma automática, y lo más rápidamente posible.

 

Así lo lamenta la bióloga y nutricionista Federica Trombetta, con motivo de la publicación de su libro 'Póker a la dieta' (Desclée de Brouwer), un manual en el que plantea el ponerse a dieta como una partida de póker y donde el organizar la compra es una parte fundamental.

 

"Es muy importante organizarse la compra previamente. Representa el primer paso de lo que vamos a comer, y si yo voy a hacer la compra sin organización, y por ejemplo con hambre, es probable que compre alimentos que no me van a apoyar en mi dieta, sobre todo si tengo sobrepeso y quiero empezar a cuidarme de forma diferente", advierte la también doctora en Ciencias Médico-Forenses y coach profesional.

 

Así, defiende que la organización de la compra representa también una primera oportunidad para que la persona que está a dieta diseñe cuáles pueden ser los menús saludables que va a seguir.

 

"Sabiendo que necesito me hago una lista efectiva y hago la compra de forma diferente. Sé los alimentos que voy a comprar y cómo los voy a utilizar y me fijo mucho en que la persona tome conciencia de que los mejores alimentos que se pueden comprar no son los precocinados, ya que no nos apoyan en cuidar de nuestra salud , ni en bajar de peso", sostiene Trombetta.

 

Así, sostiene que hay que centrar la compra fundamentalmente en la fruta, en la verdura, en los cereales, y sugiere ser creativo e intentar innovar con nuevas recetas saludables, para motivarse a la hora de perder peso. 

 

1.- No tengas enemigos en casa: "Evita comprar y tener en casa todo aquello que todavía no sabes gestionar. Si sabes que tener en la despensa una caja de galletas de chocolate va a ser una constante tentación para ti, entonces no lo compres. Si tienes un capricho puntual de algo dulce y realmente quieres satisfacerlo, hazlo bien: celébralo".

 

2.- Haz pequeñas compras, pero más frecuentes: Muchas veces tendemos a hacer una sola compra mensual para ahorrarnos tiempo y acabamos comprando una enorme cantidad de productos enlatados (que tienen mucha cantidad de sal y conservantes), de productos procesados (comida precocinada, latas), y menos productos frescos y de mejor calidad (fruta, verdura, cereales integrales, legumbres y productos frescos).  Además, no se estimula a probar nuevas recetas, descubrir nuevos sabores y a salir de mi zona de confort.

 

3.- Lleva una lista: Para poder comprar de forma diferente lleva contiguo una lista. "No me refiero sólo a una lista de lo que te haga falta. Antes de ir a comprar planifícate mentalmente unos menús saludables, ricos y sabrosos para tu semana. Busca nuevas recetas que te inspiren. Descubre las propiedades de cada alimento y transfórmate en un experto. Cuanto tengas los menús apunta lo que necesitas para prepararlos".

 

4.- Mira las etiquetas. A su juicio, aprender a leer las etiquetas también es muy importante a la hora de organizar la compra, porque hay que saber qué tipo de alimento se está comprando y si nos apoya o nos aleja de nuestro objetivo, que es perder peso.

 

Un ejemplo: A la hora de comprar productos integrales no todo el mundo sabe que la mayoría de ellos no son de verdad. Con esto quiero decir que no están hechos con harina integral sino con harina blanca a la que se ha añadido un puñado de salvado.