Cyl dots mini

Muere tiroteada Porma, una de las cigüeñas leonesas con GPS

Porma

Triste noticia que mueran disparadas varias parejas de cigüeñas que estaban ya criando, pero más triste aún si una de ellas tenía nombre, una larga historia. Además, era una de las protagonistas leonesas del programa Migra.

Porma era una hembra de cigüeña blanca marcada el 31 de mayo de 2013 en Barrio de Nuestra Señora, dentro del municipio de Santa Colomba de Curueño (León). Su nombre se debe al río Porma, uno de los que atraviesa la localidad. Fue marcada gracias a la colaboración de Grupo Ibérico de Anillamiento GIA-León y con la financiación de la organización suiza Storch Schweiz. Llevaba en su espalda, como si de una mochila se tratase, un emisor data logger GPS-GSM que nos enviaba diariamente, vía móvil, su posición. Con más de 43.000 localizaciones obtenidas desde que se marcó, conocemos perfectamente sus viajes y movimientos en los últimos 3 años.

 

Esta cigüeña no se iba a invernar a África, sino que pasaba los meses más fríos del año en el sur, a 720 kilómetros de su nido, concretamente en el suroeste de Cádiz y en el sur de Sevilla. Se alimentaba en las marismas de Benalup-Casas Viejas, en las marismas de Doñana, y en los vertederos de Dos Hermanas y Medina Sidonia. Cada primavera regresaba a su nido en el valle del Curueño donde criaba con éxito, hasta este año.

 

Se confirman nuestras sospechas 

 

El 24 de febrero de 2016, 1.000 días después de haber marcado a Porma, los medios de comunicación difunden la noticia de una matanza indiscriminada de cigüeñas en sus nidos justo en la zona de León donde Porma tenía su territorio. En ese momento los compañeros de GIA-León, que desde hace años están siguiendo la población leonesa de cigüeña, alertan a SEO/BirdLife: ¿será alguna de nuestras cigüeñas marcadas una de las víctimas?

 

El día 4 de marzo se confirman nuestras peores sospechas: Porma ha sido una de las víctimas de la matanza y es encontrada muerta en su nido, con numerosos orificios en su cuerpo causados por los perdigones del disparo. Hasta el emisor ha sufrido las graves consecuencias de los disparos a quemarropa, y muestra varios perdigones alojados en su carcasa. Los agentes medioambientales se han llevado el cadáver a la Universidad de León para su necropsia, aunque sin duda nos indicará lo que ya sabemos: que Porma fue disparada en su nido.