Los jugadores del Atlético Tordesillas denuncian agresiones en su visita al Sporting Uxama
Cyl dots mini

Los jugadores del Atlético Tordesillas denuncian agresiones en su visita al Sporting Uxama

Abraham se lanza al suelo para disputar un balón ante el Cristo. DIEGO RAYACES

Tuvieron que salir escoltados por la Guardia Civil y aseguran que sufrieron "puñetazos" y "tirones de pelo" por parte de varios aficionados durante y después del partido, que terminó 2-2.

El desplazamiento del Atlético Tordesillas este miércoles a Burgo de Osma acabó de la peor manera posible. En un partido que se calentó con el paso de los minutos, los jugadores sufreron agresiones por parte de varios aficionados del Sporting Uxama. Estos hechos no solo se produjeron al final del partido, sino también durante el mismo, tal y como explicó el capitán Juan Adalia a este periódico.

 

"Les han anulado un gol y se ha calentado todo", comentó Adalia. Aunque él mismo afirmó que, mientras calentaba en la banda junto a otros dos compañeros, recibió improperios de un aficionado: "Todavía no había pasado nada en el partido y se acercó a nuestra zona para gritarnos '¡hijos de puta! ¡me cago en vuestra puta madre'".

 

El primer hecho grave se produjo al final del partido. El Sporting Uxama logró el 2-1 en el minuto 88 y los sorianos vieron muy cerca la primera victoria de la temporada. Con el ambiente caldeado por varias decisiones polémicas del colegiado, que no dejó contentos ni a unos ni a otros, ya en el tiempo de añadido, la bomba saltó en un saque de banda. "Villa estaba preparado y un aficionado le dio un puñetazo", aseguró.

 

Por ello, "el árbitro tuvo que parar el partido" hasta que los ánimos se calmaran. En la reanudación del encuentro, el Torde rescató el empate en el minuto 95, en un balón que Álex López controló en el área y lo mando a la red. La locura se desató para todos, ya que los rojiblancos festejaron con rabia el 2-2 y Chema, portero local, terminó expulsado.

 

Los rojiblancos no pudieron aprovechar la superioridad, puesto que el colegiado pitó el final poco después de que el Uxama sacara de centro. Aunque el 'otro encuentro' siguió. "Normalmente al acabar el partido nos vamos al vestuario, pero decidimos quedarnos en el campo hasta que todo se calmara. Cuando nos dirigimos a la caseta los aficionados nos esperaron haciendo un pasillo", explicó Adalia.

 

La tragedia se mascaba en el ambiente. "En el camino al vestuario un aficionado tiró del pelo a Cristian, y una vez dentro continuó todo. Fui a dar la mano a algunos rivales y me dijeron '¡qué miras!'. Porque estábamos todos, sino se habría liado todavía más", relató.

 

Para Adalia, todo lo que pasa en el campo, se queda en él. "Soy de los que por mucho que te insultes mientras juegas, luego te das la mano y queda todo olvidado", expresó. Finalmente, el equipo vallisoletano tuvo que salir escoltado por la Guardia Civil. Aunque el capitán cree que los jugadores visitantes no fueron los únicos que sufrieron ambiente hostil. "Me parece que al línea también le han pegado", señaló.

 

Respecto a lo puramente futbolístico, el rojiblanco lamentó "dos errores" que le costaron los dos goles. "Mato, Borrego y yo tuvimos ocasiones bastante claras, pero al final, por las circunstancias, nos llevamos un buen punto", expresó.