Las 22 jugadoras en pie inmóviles y el balón parado... ¿por qué arrancó así la Supercopa femenina en Salamanca?

Las jugadoras paradas sobre el césped del Helmántico nada más comenzar el partido
Ver album

Las jugadoras protestan porque no se pone en marcha el convenio colectivo que permitiría poner en marcha su nuevo marco laboral.

La histórica final de la Supercopa femenina de fútbol comenzó de una forma especial que seguramente no habrían querido protagonizar ninguno de los dos equipos que, sin embargo, actuaron como portavoces del sentimiento general de todas las jugadoras.

 

Nada más señalar la colegiada el pitido inicial la Real puso el balón en juego pero al primer toque quedó detenido y las 22 jugadoras de pie, inmóviles durante 30 segundos. Es la forma de protesta de ambos equipos por la falta de la firma del convenio colectivo. 

 

El texto entre sindicatos y patronal fue firmado el pasado 20 de diciembre, pero todavía no se ha podido ejecutar porque está pendiente de un acuerdo sobre los derechos televisivos entre la Federación España (RFEF), los clubes y Mediapro, que debe aportar el dinero para que las entidades, especialmente las más humildes, puedan hacer frente a las cláusulas económicas.

 

De hecho en Salamanca el sábado hubo un encuentro entre todas las partes que dejó en evidencia la distancia entre las partes y dejó claro que aún quedan varios puntos que impiden la puesta en marcha del nuevo marco laboral, que sería el primero en una Liga europea de fútbol femenino.