La RFEF traslada a Competición nuevos datos sobre el 'caso Oikos' para esclarecer lo ocurrido en el Getafe-Villarreal

Vista panorámica del estadio de La Romareda.

La Federación está personada como acusación particular en esta causa.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha trasladado al Comité de Competición las "nuevas informaciones disponibles en el marco de la Operación Oikos, que está vinculada al presunto amaño de partidos, para que este órgano determine si pudieran existir responsabilidades disciplinarias" tras las investigaciones conocidas recientemente del presunto arreglo entre Getafe y Villarreal de la temporada pasada.

 

La RFEF ha explicado que ya denunció ante la Fiscalía estos presuntos hechos en mayo de 2018, "tras recibir un informe de la UEFA en el que se alertaba de posibles graves irregularidades" y que está "personada en la causa, que actualmente conoce el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca", añade.

 

Además, el ente presidido por Luis Rubiales ha indicado en un comunicado emitido este sábado que "colabora activamente con la Justicia para evitar conductas alejadas del juego limpio, al considerar que la integridad y la ejemplaridad deben prevalecer siempre en el fútbol español, tratando de garantizar siempre las mismas".

 

En este sentido, la RFEF ha recordado que fue "quien llevó el presunto amaño del Huesca-Nástic a la Fiscalía tras recibir un informe procedente de la UEFA el 29 de mayo de 2018. Concretamente, se indicaba una situación anormal en torno a los mercados de apuestas que indicaban la posible manipulación de dicho encuentro. La RFEF dio inmediatamente traslado de esta situación al Comité de Competición".

 

Por otro lado, la RFEF acordó abrir un "expediente disciplinario extraordinario por la posible comisión de una o más infracciones a las normas deportivas generales, procedimiento que quedó en suspenso tras la decisión de trasladar a la Fiscalía General del Estado-Ministerio Fiscal toda esta información, al considerar que podría ser constitutivo de infracción penal".

 

El siguiente paso, según explica la Federación, lo debe dar el Comité de Competición analizando la nueva información para que "determine si pudiera existir infracción a las normas disciplinarias". "La RFEF respeta el principio de presunción de inocencia de las personas objeto de la investigación. Desde la RFEF es nuestra obligación poner en conocimiento de los órganos disciplinarios en este caso, cualquier circunstancia que pudiera ser constitutiva de infracción", añade.

 

"Asimismo, la RFEF quiere manifestar una vez más que realiza y realizará todas las actuaciones precisas para defender la integridad de las competiciones futbolísticas, tanto desde el punto de vista preventivo como desde el de denuncia a los órganos disciplinarios, administrativos y judiciales competentes, de manera diligente como se ha hecho tanto en mayo de 2018 como en el día de ayer", sentencia en relación al viernes.


LALIGA ABRE EXPEDIENTE

 

Por su parte, LaLiga ya abrió un expediente al recibir dicha información, la cual se refiere a la supuesta investigación policial sobre el jugador del Getafe Jorge Molina, quien habría estado en contacto con los líderes de la trama para buscar un amaño de aquel último partido de la pasada temporada.

 

El nombre de Jorge Molina aparecería en una las conversaciones intervenidas a Carlos Aranda, supuesto cabeza de la trama junto a Raúl Bravo. El delantero del 'Geta' aseguró a la Cope ser inocente y no saber nada de esa conversación filtrada en los medios, mientras que ya se ha puesto en contacto con su abogado para defenderse.

 

Por su parte, LaLiga, de igual forma que ha hecho la RFEF este sábado, "se personó como acusación particular en el caso Oikos", y manifestó que "adoptará todas las medidas legales que sean necesarias para el esclarecimiento de los hechos investigados".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: