La primera autopista que deja de cobrar peaje da paso al debaje sobre pagar por usar las autovías

El Gobierno quitará los peajes de las autopistas donde terminan las concesiones, pero a la vez plantea un debate sosegado sobre cómo mantener 12.000 kilómetros de autovías gratuitas.

El tramo Burgos-Armiñon de la AP-1 levantará sus barreras de peaje en medio del debate abierto sobre la eventual necesidad de abonar una tasa por uso de la toda la red de autovías y autopistas del país para garantizar la sostenibilidad futura de la red y costear su conservación. La AP-1 será la primera autopista que deje de cobrar: estas serán las próximas.

 

El ministro de Fomento se ha comprometido a levantar el peaje en autopistas como la AP-1 y las que vencen el próximo año porque llegan al fin de su concesión y, por tanto, su construcción está totalmente amortizada. En el caso de las nueve vías de pago rescatadas y que gestiona Fomento, defiende que tengan que seguir cobrando porque aún no terminaron su plazo concesional, si bien asegura que bajará los peajes.

 

No obstante, respecto al conjunto de la red, el ministro ha recordado en distintas ocasiones que "no hay nada gratis" y que el uso de las autovías, al igual que el de otras infraestructuras, "debe compensarse", para evitar que "terminen pagándolas quienes no las usan" o para liberar recursos presupuestarios para otros fines sociales.

 

El mismo día en que el Gobierno anunciaba que varias autopistas serán gratuitas dentro de unas semanas, ha puesto sobre la mesa el debate sobre el coste de mantener en condiciones miles de kilómetros de autovías, y quien debe pagarlo. Justo lo que han hecho las grandes constructoras, que insisten en el peaje por circular en autovías y otras soluciones imaginativas como cobrar por circular por carriles sin atasco.

 

"En el caso de los aeropuertos y puertos se pagan tasas, en las vías del tren se pagan cánones, pero en las carreteras no contribuye ninguno de los agentes que las utilizan y, por lo tanto, las causan un daño", apuntó el ministro. Por ello, llama a diseñar una fórmula para garantizar el coste que supone mantener la red de vías "sea el que sea", remarcó en referencia a las distintas opciones que se pueden barajar, entre las que figura el pago por uso, tal como reclaman las patronales de constructoras y concesionarias y se hace en algunos países europeos.

 

Por ello, ha emplazado al Congreso a debatir y consensuar un nuevo modelo de financiación "coherente e igualitario para todo el territorio" para los 12.000 kilómetros de autovías y los 3.000 kilómetros de autopistas con que cuenta España. Se trata de una de las redes más extensas de Europa, donde una veintena de países tienen ya tarificado el 100% de sus vías de alta capacidad.

 

Ante este debate, Ábalos se limita a apuntar que el nuevo sistema debe ser "igualitario para todo el país, sin que incluya discriminaciones entre territorios" por cuestiones de tasas o peajes tal como, según considera, pasa ahora con los 2.550 kilómetros de autopistas de peaje, "concentrados en determinados territorios", donde pagan dos veces los "contribuyentes que las usan".

Comentarios

juan 03/12/2018 16:32 #1
Lo que nos faltaba, ¿quieren quitar los peajes de las autopistas, para despues poner peajes a todas las autovias y antiguas autopistas?, vamos hombre. Ya pagamos muuuuuuchos impuestos. Hay que hacer una distribución más equitativa, menos despilfarro, que hay mucho, que el dinero es de todos. Es mejor un mantenimiento preventivo de las vias, que por no hacerlo pase a ser correctivo. Casi todas las Autovías están construidas sobre los trazados de antiguas Nacionales, por lo que no habría ruta alternativa, peajes NO.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: