La osezna Éndriga regresa a su hábitat natural tras recuperarse en centros de Castilla y León y Cantabria
Cyl dots mini

La osezna Éndriga regresa a su hábitat natural tras recuperarse en centros de Castilla y León y Cantabria

La osezna Éndriga, durante su estancia en Valsemana (León).

Ha sido puesta en libertad en el Parque Natural de Redes de Asturias en una zona con disponibilidad de alimento y escasa presencia humana tras una fase de recuperación y rehabilitación.

Tras pasar los últimos cuatro meses en semilibertad en el Centro de Referencia de aclimatación de osos pardos de Valsemana, en León, el ejemplar ha sido liberado en esta Reserva de la Biosfera asturiana, en una zona con disponibilidad de alimento y escasa presencia humana.

El proceso de recuperación que se inició el pasado verano, cuando el ejemplar fue recogido por agentes del Medio Natural del Principado en el pueblo de Éndriga, en Somiedo (Asturias), donde detectaron que el ejemplar, que iba acompañado de su madre y otra cría, mostraba síntomas de perdida de condición corporal y dificultades para seguir al grupo.

Tras recogerlo, le trasladaron al hospital veterinario Buenavista (Oviedo), donde ingresó con síntomas de hipotermia, hipoglucemia, y un peso muy por debajo de lo normal para su edad (6,5 kg - el peso aproximado de un esbardo de 8 meses es de 15-20 kg).

También presentaba lesiones cutáneas que se diagnosticaron como sarna demodécica por raspado y observación al microscopio, además de numerosas heridas infectadas compatibles con mordeduras.

Tras su estabilización, rehidratación, limpieza y cura de las lesiones cutáneas, se instauró un tratamiento farmacológico y se inició su alimentación hasta su traslado, el 29 de octubre, al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre del Gobierno de Cantabria.

TRASLADO A UN RECINTO DE ACLIMATACIÓN EN LEÓN Y SUELTA EN ASTURIAS

Después de recuperarse, fue trasladada al recinto de aclimatación o presuelta de osos pardos ubicado en el monte de Valsemana, provincia de León, para finalizar su fase de adaptación al medio natural.

Tras analizar múltiples variables, se ha decidido reintroducir al animal en el núcleo oriental de la Cordillera Cantábrica con el fin de contribuir a conectar la población osera presente en la zona,no muy numerosa, con la del occidente, mucho más estabilizada, ha informado en un comunicado el Gobierno regional.

Con la reintroducción de la osezna en este entorno favorable, gracias al trabajo de coordinación en el que han participado el Gobierno de Cantabria, el Principado de Asturias, la Junta de Castilla y León y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, concluye una parte del proceso de reintroducción del ejemplar y que continuará con la fase de seguimiento activo por parte del cuerpo técnico y los agentes del Medio Natural de la Consejería de Medio Natural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias.

En su seguimiento se utilizará tecnología de geolocalización y monitorización en tiempo real para posteriormente continuar con el trabajo de gestión de manera coordinada entre las distintas Administraciones implicadas.


Con la liberación de Éndriga ya son dos ejemplares de oso cantábrico los que se recuperan desde el año 2019 con el protocolo general de actuación que de manera coordinada vienen realizando las comunidades autónomas de Cantabria, Castilla y León, Asturias y Galicia enmateria de rehabilitación y aclimatación de osos pardos cantábricos.