La importancia del acceso a la información en la prevención de enfermedades

Tener información fidedigna es fundamental para prevenir patologías, por lo tanto, lo ideal es que los estados inviertan en campañas de salud a fin de salvar vidas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asevera que lavarse las manos puede mejorar la calidad de vida de la población a nivel mundial.

La OMS desde el año 2009 lleva adelante la campaña mundial denominada “Salve vidas: límpiese las manos”, la cual está dirigida al personal de la salud con el objetivo de mejorar sustancialmente la higiene de las manos en la atención sanitaria. Sin embargo, adoptar un hábito de lavado de manos protege de las infecciones, por lo tanto, lo ideal es higienizarlas de manera asidua.

 

La salud es un derecho universal

 

La salud es un derecho irreductible de la humanidad por el que trata de velar la OMS, para que toda persona tenga acceso a una atención digna, sin distinción de raza, credo o religión. En este sentido, el derecho a la salud significa que todo individuo pueda tener acceso a la misma sin tener que hacer frente a las dificultades financieras.

 

Precisamente, la Organización Mundial de la Salud sostiene que nadie debería morir o bien padecer una enfermedad por el hecho de no contar con los recursos necesarios. Ciertamente, el derecho a la salud también conlleva a que el individuo tenga acceso a información fidedigna para la mantención de su calidad de vida como así también para evitar cualquier clase de patología.

 

Asimismo, hace hincapié en el hecho de que la discriminación y la estigmatización traen consecuencias absolutamente nefastas para la salud física y mental del individuo. No debería existir dicha situación en el contexto de la atención, pues es inaceptable y configura un obstáculo importante para el pleno desarrollo del individuo.

 

El derecho a la salud reproductiva

 

La salud reproductiva para la OMS implica la posibilidad de tener una sexualidad responsable, segura y satisfactoria además de la toma de decisión de tener hijos cuando así se lo desee.

 

Otra de las cuestiones a tener presente es que tanto hombres como mujeres decidan, por igual, acerca del método anticonceptivo que desean emplear, como así también de las barreras de protección a utilizar para la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

 

En este sentido, reforzar la educación sexual desde edades tempranas es crucial para conocer el propio cuerpo y tener en cuenta cuales son los cuidados que se debe tener presente si no se desea la concepción.

 

Por otra parte, la posibilidad de la atención de salud durante el embarazo, para dar a luz un hijo sano, es absolutamente pertinente a escala mundial. Conocer los derechos es el punto de partida para poder gozarlos y exigirlos en caso de que sean denegados.

 

El derecho a la información es sustancial para conservar un cuerpo saludable en las diferentes instancias de la vida. Conocer cómo conservar la salud resulta ser tan importante como recibir atención adecuada ante cualquier clase de patología o dolencia.