La Guardia Civil reanuda este 9 de diciembre la búsqueda del cuerpo de Marta Calvo

Cartel de la desaparición de Marta Calvo

Los agentes paralizaron este sábado la búsqueda, en primer lugar, para estudiar nuevas pistas y, en segundo término, ante el barrizal del terreno como consecuencia de las fuertes lluvias.

Efectivos de la Guardia Civil reanudarán este lunes la búsqueda del cuerpo sin vida de Marta Calvo, la joven de 25 años que Jorge Ignacio P.J. aseguró que había descuartizado y tirado a varios contenedores tras mantener con ella un encuentro en la localidad valenciana de Manuel.

 

Los agentes paralizaron este sábado la búsqueda, en primer lugar, para estudiar nuevas pistas y, en segundo término, ante el barrizal del terreno como consecuencia de las fuertes lluvias. Los trabajos de búsqueda se retomarán mañana.

 

Jorge Ignacio P.J., quien no asume que matara a la joven, ya que mantiene que fue algo accidental en el transcurso de un episodio de sexo y cocaína, ingresó el viernes en prisión tras ordenarlo la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Alzira (Valencia), en funciones de guardia.

 

El hombre, de 38 años, pidió perdón a la jueza por su forma de actuar y después se acogió a su derecho a no declarar en una causa que está abierta por un delito de homicidio, sin perjuicio de ulterior calificación. La magistrada de guardia se inhibirá de las diligencias en favor del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 6 de Alzira.

 

Jorge Ignacio P.J. se entregó el miércoles de madrugada en el cuartel de la Guardia Civil de Carcaixent, localidad cercana a Manuel, donde tenía una casa alquilada en la que había quedado a través de internet con la joven, que mandó a su madre su ubicación por WhatsApp.

 

Desde dos días después, el 9 de noviembre, la chica figura como desaparecida. Las tareas de búsqueda, con participación de hasta 150 efectivos de distintos servicios de la Guardia Civil y de la Unidad Militar de Emergencias, se extendieron también a l'Olleria, donde el sospechoso vivió en otra casa de alquiler.

 

En una primera declaración, el principal sospechoso de lo que se investiga como una muerte violenta confesó ante los agentes que había "desmembrado" el cuerpo de la joven y lo había arrojado a varios contenedores.

 

Tras ello, el joven, quien en ningún momento ha asumido la autoría de la muerte de la víctima, declaró que fue algo accidental en un episodio de sexo y cocaína.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: