La denuncia de cuatro ganaderos zamoranos destapa una estafa en la compraventa de más de 100 terneros
Cyl dots mini

La denuncia de cuatro ganaderos zamoranos destapa una estafa en la compraventa de más de 100 terneros

Tres investigados por estafa, falsedad documental y usurpación de identidad en en Cuéllar (Segovia), Palacios del Arzobispo (Salamanca) y Villardeciervos (Zamora).

Tres personas se encuentran investigadas por presuntos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de identidad por la compraventa de más de 100 terneros en Zamora y Orense en una operación llevada a cabo por la Guardia Civil tras la denuncia presentada por cuatro ganaderos de la comarca zamorana de Sanabria.

 

Los ahora detenidos, con domicilios en Cuéllar (Segovia), Palacios del Arzobispo (Salamanca) y Villardeciervos (Zamora), pactaban la compra de los animales pero los documentos de pago y las facturas que aportaban resultaron ser falsas, mientras los terneros eran repartidos realmente para su posterior venta a varias explotaciones de provincias como Ávila, Segovia y Burgos, lo que dificultaba su localización, según han señalado fuentes de la Benemérita en un comunicado recogido por Europa Press.

 

Esta actuación se produce como consecuencia de la denuncia de cuatro ganaderos sanabreses, que pusieron en conocimiento que habían sido victimas de estafa en la compraventa de las reses.

 

En base a las informaciones adquiridas, se iniciaron una serie de gestiones tendentes a la localización del ganado, así como a las personas que estaban detrás de esta estafa. Las primeras investigaciones situaron a las reses en una explotación ganadera de Segovia, desde donde se sospechaba que pudieran ser trasladados posteriormente a la comunidad de Murcia.

 

Una vez realizadas las indagaciones suficientes, se descartó esa posibilidad y se abrió otra línea de investigación que situaba a los animales en una explotación de la localidad de Palacios del Arzobispo (Salamanca).

 

Confirmado este hecho, las investigaciones revelaron el traslado de parte de los animales desde la explotación salmantina a otra explotación de la provincia de Ávila, en la localidad de Villafranca de la Sierra, donde se llevó a cabo una intervención en la que fueron localizadas la totalidad de las reses adquiridas mediante estafa en la comarca sanabresa, reconocidas por sus propietarios y retornadas a sus legítimas explotaciones.

 

A su vez, se obtuvo información de que a varios ganaderos de la provincia de Orense, en la comarca de Viana do Bolo, habían sido presuntamente estafados por el mismo método, al haber adquirido 28 reses de vacuno, que fueron recuperadas, parte de ellas en Ávila y el resto en explotaciones de las provincias de Burgos y Segovia.

 

A estas explotaciones ganaderas los animales habían llegado vendidos desde otra granja en la localidad de Folgoso de la Carballeda (Zamora), tras pasar antes por otro ganadero de la localidad de Piña de Esgueva (Valladolid). Actualmente, los terneros han pasado a disposición del juzgado para su entrega a sus legítimos dueños.

 

MODUS OPERANDI

El modus operandi consistía en que una persona, desconocida para el ganadero, se presentaba en la explotación con la intención de comprar reses de ganado joven. Esta persona se hacía pasar por un representante de "una conocida empresa del sector de la ganadería y de buena reputación, e iniciaba la compraventa de las reses".

 

El estafador ofrecía un buen precio por cada una de las reses pero una vez acordados los términos, al día siguiente se presentaba para cerrar la operación y entregaba al ganadero un comprobante de ingreso en la cuenta por el dinero acordado, que a la postre resultaba ser un recibo falsificado, al igual que la factura, que estaba emitida a nombre de la empresa suplantada.

 

Otro de los implicados, poseedor de una ganadería, solicitaba a la Unidad Veterinaria de su zona crotales identificativos nuevos, argumentando que eran para reses nacidas en su explotación.

 

Estos identificativos eran usados para cambiarlos por los que ya poseían las reses adquiridas mediante la estafa y "legalizarlas" a nombre de la otra explotación.

 

Por ultimo, las reses eran cargadas por el tercer investigado, trasladadas a una explotación ganadera de referencia, desde donde se realizaban el resto de transacciones de compraventa del ganado a otras instalaciones ganaderas.

 

Como resultado de esta operación, se procedió a la investigación de tres personas. Se trata de un varón vecino de Cuellar (Segovia) como supuesto autor de los delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de identidad, y los otros dos, vecinos de las localidades de Palacios del Arzobispo (Salamanca) y Villardeciervos (Zamora), como supuestos autores de los delitos de estafa y falsedad documental.

 

La Benemérita ha recordado que se ha recuperado la totalidad de las reses sustraídas en las dos provincias, y se ha paliado así "el temor de los ganaderos legítimos propietarios, que manifestaron el riesgo que corre el ganado joven al ser constantemente trasladado de una explotación a otra, ya que debido al estrés, no se alimentan ni hidratan lo suficiente con un riesgo muy alto para su salud".

 

Los investigados y las diligencias realizadas fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia correspondiente tras unas investigaciones que fueron iniciadas y llevadas a cabo por el Equipo Territorial de Policía Judicial de Puebla de Sanabria, con la colaboración de unidades de la Zona de Murcia y de las Comandancias Valladolid, Salamanca, Burgos, Ávila, Segovia y Ourense.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: