La Audiencia Provincial de Baleares ordena reabrir el caso de la muerte de Ángel Nieto

Ángel Nieto

La Audiencia Provincial de Baleares ha ordenado reabrir la causa de la muerte del expiloto español Ángel Nieto después de que el Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza decidiera archivarla el pasado mes de febrero.

En concreto, la Sección Primera de la Audiencia ha estimado dos recursos presentados por los familiares del piloto y ha revocado el sobreseimiento del Juzgado. La Fiscalía se opuso a la estimación de ambos recursos.

 

Por ello, ordena que se incoen las correspondientes diligencias previas y que se lleve a cabo "la investigación necesaria para el completo esclarecimiento de los hechos, especialmente la declaración de la denunciada", la conductora implicada en el accidente en el que falleció el piloto.

 

La mujer conducía un Fiat 500 y alcanzó por detrás al quad que conducía Ángel Nieto, que sufrió heridas en la cabeza y falleció días después como consecuencia de las lesiones craneoencefálicas. La mujer dio negativo en la prueba de alcoholemia.

 

El Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza dictó el sobreseimiento del caso al considerar, que la mujer que chocó con contra el piloto "no cometió ninguna infracción penal" y que Nieto falleció porque no llevaba correctamente abrochado el casco.

 

Los familiares del piloto recurrieron esta decisión porque consideraban que la conductora había tenido una "actuación negligente" y que se le debería imputar un homicidio imprudente: aseguraban que la falta de huellas de frenada en el lugar del accidente "sólo puede interpretarse como falta de atención fue absoluta" y que no guardó la distancia de seguridad respecto de "un vehículo frágil como el que conducía el fallecido".

 

También sostenían que el quad no circulaba a baja velocidad, sino a una velocidad moderada, y que las condiciones de visibilidad, en un tramo recto, eran buenas. Por eso, insistían en que la colisión con resultado de muerte "difícilmente puede atribuirse a una culpa leve".

 

En relación al casco mal abrochado, el entorno del piloto cree que "no hay datos objetivos que amparen tal conclusión" ya que "únicamente consta el testimonio de una persona que dijo que el casco se encontraba a dos o tres metros" de Nieto.

 

Asimismo, los familiares del piloto pedían que declarase la conductora, dos testigos presenciales del accidente y los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil que intervinieron.

 

La Audiencia considera que el atestado policial que sirvió de base a la decisión de archivar la causa "no es todo lo exhaustivo que acostumbra a ser" un atestado de este tipo en casos de siniestro con resultado de muerte. "Sus insuficiencias son notorias y han sido señaladas", dicen los magistrados.