Iberaval planta cara a la incertidumbre empresarial del coronavirus con soluciones de financiación para las pymes de Castilla y León

 

La sociedad de garantía y el Gobierno regional unen fuerzas para ayudar a pymes y autñonomos a superar la crisis derivada por el COVID-19.

El COVID-19 nos ha cambiado el paso a todos. En nuestros hogares, en colegios y universidades, con nuestras familias y amigos, en las empresas… Precisamente éstas, las empresas, van a vivir un antes y un después como consecuencia del confinamiento impuesto por la aprobación del estado de alarma que va a afectar a la actividad de todo un país. Sin embargo, hay instituciones como Iberaval que ya se están volcando para convertir en transitoria la severa crisis que todos los indicadores vaticinan.

 

En este sentido se expresa la encuesta sobre perspectivas de la pequeña y mediana empresa ante el impacto del coronavirus que ha elaborado Cepyme, entre los días 19 y 25 de marzo (en pleno confinamiento), a partir de más de 2.700 encuestas. Un análisis que nos puede dar muchas pistas sobre hacia qué escenario nos dirigimos, si tenemos en cuenta que la pyme en España representa el 99,8 por ciento del tejido empresarial.

 

Este Barómetro apunta que el 96 por ciento de los consultados creen que esta situación afectará de manera negativa o muy negativa a su negocio, dado que esperan un empeoramiento de la economía. Si bien, una de cada seis empresas espera mantener empleo o incluso aumentarlo.

 

MÁS CANALES DE ATENCIÓN

 

Ante estas perspectivas, Iberaval ha reforzado sus canales de atención a socios y clientes, con el fin de facilitar las soluciones más ágiles y oportunas para cada proyecto empresarial. Al respecto, ha potenciado su atención a través de medios telemáticos, y ha puesto en funcionamiento canales para atender consultas específicas, con un incremento notable de los contactos a partir de internet.

 

El director general de Iberaval, Pedro Pisonero, indica que “hay socios que se han encontrado con esta situación sobrevenida, pero vamos a estar junto a ellos, apoyando en lo que nos sea posible”.

 

Pedro Pisonero, director general de Iberaval.

 

TABLA DE SALVACIÓN PARA PROYECTOS

 

En este sentido, Iberaval ha puesto en marcha, de manera particular, pero también en colaboración con la Junta de Castilla y León, líneas de financiación que van a ser la tabla de salvación para muchos proyectos.

 

De hecho, la sociedad de garantía de Castilla y León -que durante 2019 financió más de 4.000 iniciativas empresariales- se ha puesto manos a la obra desde que estalló esta crisis y ha diseñado con el Instituto para la Competividad Empresarial de la Junta de Castilla y León y también de manera particular, líneas concretas ad hoc para hacer viable el futuro de muchos proyectos en marcha.

 

La SGR, de hecho, lanzó un canal específico en su sitio web para canalizar la atención a negocios que, dada la situación, ya tengan problemas de liquidez como consecuencia del frenazo que ha ocasionado el coronavirus. O para aquellas pymes a las que el contexto socioeconómico derivado de la aplicación de los reales decretos ha complicado la producción, pero que pueden remontar el vuelo con soluciones digitales o requieran de la implementación del teletrabajo en este momento concreto.

 

APOYO PARA MILES DE EMPRESAS

 

La cooperación público-privada parece fundamental. Por este motivo, la alianza fijada entre Iberaval y la Junta de Castilla y León ha previsto una inyección de cerca de 100 millones de euros a las pequeñas y medianas empresas, a los que se suman otros 60 millones que aporta, de manera específica, la sociedad de garantía. Una medida de la que podrán beneficiarse en torno a miles de empresas.

 

Concretamente, Iberaval y el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) centrarán parte de sus esfuerzos en habilitar recursos financieros para que las pymes no se vean abocadas al cierre, y para respaldar esa adaptación operativa mediante la transformación digital.

 

Esto lo harán a partir de varias líneas de financiación:

 

La primera de ellas es la dirigida a incrementar la liquidez de micropymes (empresas de hasta cinco empleados) y autónomos, así como para ayudarlas al sostenimiento de actividades críticas por la crisis sanitaria. Esta medida tiene una previsión de 20 millones de euros, que se canalizarán a partir de préstamos bonificados de entre 6.000 y 40.000 euros, a devolver en tres años, con un periodo de carencia de hasta un año.

 

Por otra parte, se ha reorientado una parte del programa ICE Financia, en concreto en lo referido a facilitar circulante, a créditos avalados por hasta 600.000 euros, por hasta el 100 por cien del importe solicitado, con un plazo de amortización de hasta 15 años.

 

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

 

 

La crisis pandémica ha llevado a una pequeña parte de los negocios a ofrecer el teletrabajo como alternativa necesaria. Otras muchas empresas han tenido que optar, casi por obligación y sin planteamientos previos definidos, por esa fórmula de producción. Sin embargo, también ha habido numerosos casos de quien no ha tenido capacidad de reacción, y sigue buscando soluciones para abordar el trabajo a distancia, siempre que éste sea posible por la singularidad de cada trabajo.

 

En este contexto, ICE e Iberaval han implementado una línea que permitirá obtener financiación para impulsar soluciones digitales que fomenten el teletrabajo y otros procesos vinculados a la modernización de las empresas y su digitalización. Estas líneas de avales se podrán amortizar en hasta cinco años -con 12 meses de carencia- y el importe a solicitar nunca podrá ser mayor a 600.000 euros.

 

LIQUIDEZ INMEDIATA

 

Por último, Iberaval ha creado la línea Liquidez Inmediata, dirigida a aquellos de sus socios que cuentan con financiación en vigor. Serán ellos quienes podrán beneficiarse -tras presentar solicitud y siempre que ésta sea aprobada- de préstamos por hasta 90.000 euros, a devolver en cinco años.

 

Esta línea, que se desarrollará a partir de preclasificados en la entidad, va a contribuir a facilitar 60 millones de euros a pymes que sufran tensiones de tesorería como consecuencia del impacto del COVID-19 en su actividad.

 

Puedes obtener aquí más información sobre las medidas desplegadas por Iberaval.