Hoy puede ser un gran día

Peaje de autopistas

La próxima madrugada se liberará por fin la AP-1, una demanda histórica de los burgaleses. 

Hoy puede ser un gran día. A partir de este punto, mi idea incial era escribir entera la canción de Joan Manuel Serrat y quedarme tan ancho porque ninguna letra expresa mejor el acontecimiento que Burgos y su provincia va a vivir en la madrugada de este viernes al sábado. En tan solo unas horas, la AP-1, una de las autopistas de peaje más antiguas de españa, pasará a ser libre y gratuita, pudiéndose viajar de la capital a Miranda de Ebro sin tener que pasar por caja. 

 

Esta madrugada y mañana van a ser noche y día de fiesta, de celebración. Sobre todo de aquellos usuarios de los pueblos burebanos y de los Montes de Oca que tantas veces han tenido que elegir entre su bolsillo y su vida. Entre pagar por tener más seguridad en carretera o arriesgarse a circular por la N-I, la carretera con mayor siniestralidad de España. 

 

La gratuidad de la AP-1 supone una LIBERACIÓN, en mayúsculas, no solo de una carga económica que suponía viajar por los pueblos del nordeste de la provincia, sobre todo a dos localidades importantes como Briviesca y Miranda de Ebro. También significa la consecución de una demanda histórica de los vecinos de la zona, que a través de la Plataforma de Afectados por la N-I sostuvieron sus reivindicaciones. 

 

Sin embargo, la comprensible euforia que se vivirá a lo largo de sus 84,5 kilómetros en las próximas horas se tornará el domingo en un mar de dudas sobre el futuro de este corredor que conecta la Península Ibérica con el centro de Europa. Nuevos accesos, eliminación de playas y la sombra del Decreto Ley aprobado hace tres semanas, son las incógnitas del futuro. 

 

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha reconocido en varias ocasiones que el mantenimiento de las autovías supone un coste muy elevado por el Gobierno. Bien es cierto que también ha insistido una y otra vez que el posible cobro de peajes en un futuro no muy lejano no afectará a la AP-1. 

 

Todo parece indicar que de aquí a unos años los gobiernos de turno van a analizar detenidamente la red de autovías y sus posibilidades. En el ambiente sobrevuela la idea de que tarde o temprando se va a cobrar por circular por carretera porque en otros países pagamos todos y no hay nadie más papista que el Papa ni tan europea como España. Solo falta ver quién da el primer paso para anunciar la mala noticia. 

 

Mientras tanto, disfruten, celebren y guarden la cartera, que esta ronda la paga el Estado. Al menos por un tiempo. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: