Guzpeña expone en León 'Tránsitos y encuentros', una muestra con un original léxico plástico

Guzpeña exposición de León (Foto: E. P.))

El Auditorio ciudad acoge desde este martes la exposición del autor Enrique Rodríguez, más conocido por su seudónimo artístico, Guzpeña, que está compuesta por obras que juegan con los símbolos y los signos, con las emociones y los sentimientos.

El Auditorio Ciudad de León acoge desde este martes la exposición 'Tránsitos y Encuentros' del autor Enrique Rodríguez, más conocido por su seudónimo artístico, Guzpeña, que está compuesta por obras que juegan con los símbolos y los signos, con las emociones y los sentimientos "construyendo un original léxico plástico".

 

La concejal de Cultura, Margarita Torres, ha visitado este martes en las dos salas del Auditorio esta muestra de obras de gran formato, que permanecerán expuestas hasta el próximo 30 de marzo, han informado fuentes municipales en un comunicado.

 

La exposición ofrece una selección de trabajos realizados durante la última década. "No se trata de una exposición que haga referencia a un único tema, sino a una singular línea de trabajo escogida de entre las variadas series temáticas en las que ha trabajado este artista", explican las mismas fuentes.

 

En esta muestra se exponen obras de diferentes líneas de trabajo, distintos recorridos por los que Guzpeña ha transitado en la búsqueda "de un peculiar universo imaginado". Además, es también una exposición de encuentros, "una reunión de creaciones dispares que pretende hacer retroceder al espectador en el tiempo revelando las claves y recursos que conforman una identidad".

 

El artista ha tratado de congregar piezas que por sus dimensiones no acostumbran a exponerse juntas, a no ser que se disponga de un espacio adecuado.

 

Las obras de Guzpeña juegan con los símbolos y los signos, con las emociones y los sentimientos, construyendo un original léxico plástico. En sus obras hay un refinamiento poético intenso.

 

"La forma personal de pintar de este artista apuesta por la factura libre y bien terminada, la delicadeza y sutilidad del colorido previamente pensado, la firmeza de la línea y del dibujo magníficamente trabado y la forma geométrica que no renuncia al volumen. A todo ello se añaden los cuidados contrastes de luces y sombras, gradaciones cromáticas, perspectivas y profundidades", concluyen las mismas fuentes.