Francisco Igea: "La gente se reía de nosotros por haber ido dos semanas después: hoy la gente no se ríe"

El vicepresidente de la Junta celebra el buen resultado de la estrategia de prudencia de la Junta, pero pide estar atentos a la evolución: "No sabemos exactamente lo que va a pasar: puede que estemos viendo lo que no vimos en febrero".

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. Fotos: Cristian Casado

El despacho del vicepresidente de la Junta de Castilla y León está bastante ordenado. Al menos, su mesa de trabajo transmite esa sensación de tener cada cosa en su lugar. A él llega puntual a la cita Francisco Igea Arisqueta (Valladolid, 1964). Médico antes que político. Especialista en aparato digestivo. Hijo y nieto de médicos, este vallisoletano de orígenes salmantinos (Cantalapiedra), cumple un año al frente de la vicepresidencia del Gobierno regional tras el pacto de Partido Popular y Ciudadanos, su formación, de la que no reniega pero si discrepa en algunas cosas. En realidad, ‘Paco’ Igea discrepa, debate, confronta. Es así. No obstante, quizá el poso de gobernar en un año tan convulso le ha dado un punto extra de sosiego y serenidad. Reflexivo, quizá no es ese ‘ciclón’ de hace un año pero sigue siendo igual de contundente. Ha adelgazado de manera considerable y se emociona cuando habla del trabajo de sus compañeros sanitarios durante esta pandemia.

 

Estamos en una tarde de calor sofocante con restricciones de aire acondicionado en el edificio del Colegio de la Asunción de Valladolid, sede de la Junta de Castilla y León. Camisa remangada, mascarilla, gel y distancia de seguridad. El vicepresidente regional no ha puesto ninguna condición previa a esta entrevista, ni cuestionario anterior ni temas concretos. No en vano, es el adalid de la transparencia.

 

Vicepresidente, una de sus frases más comentadas ha sido esa de ser prudentes para no verse boca abajo en un cama con un tubo metido hasta la tráquea, sin embargo, esas imágenes no las hemos visto. ¿Ha faltado mostrar con más crudeza la situación real que hemos tenido?

Bueno, es una de las discusiones sobre las cosas que hemos hecho y las que no. Es una discusión que tuvimos dentro, incluso del Gobierno, había posturas diferentes y al final se tomó esta decisión por muchas razones. Había cosas a favor: que la crudez podía ayudarnos a la concienciación sobre la realidad... Pero también podía generar pánico y consecuentemente desafección, y para nosotros era importante mantener la complicidad con la población y la coherencia. En estas situciones, si pierdes tu complicidad con la población, pierdes tu herramienta principal de luchar, que es que la gente siga tus indicaciones razonablemente. Valoramos todas las opciones y al final tomamos esta decisión. Es una de las cosas que tengo dudas sobre lo hecho, pero creo que el resultado a la larga ha sido bueno. Nuestra población se ha mantenido fiel a las indicaciones y adherida a un comportamiento razonable, y creo que eso es lo que importa. Lo que importa al final es si tu consigues que el control de la incidencia gracias a la población, y eso es lo que nos jugábamos, cómo nos relaccionábamos con nuestra población. Y creo que en eso, a base de repetir, de ruedas de prensa, de que la gente viera que no les mentíamos, pero sin pasarnos de frenada, sin pasarnos en la presión... Había un equilibrio político y de comunicación que era difícil y que hemos sustentado de manera razonable. Los hechos y los números demuestran que la gente se comporta.

El único objetivo real de la gestión de la crisis era disminuir la mortalidad, disminuir la incidencia de la enfermedad, y el hecho es que en la desescalada nosotros empezamos más tarde y en la desescalada nos hemos colocado entre los mejores. Y eso es lo que demuestra la eficacia de la política, los números dicen si tu política ha sido más o menos acertada, y de momento los números nos dan la razón.

 

Siempre dijimos que nos hubiera gustado estar equivocados, que todo iba a ir fenomenal y que la gente se riera de nosotros por haber ido dos semanas después: hoy la gente no se ríe

 

Ya que lo saca, durante muchas ruedas de prensa, han trabajado a fondo con la prudencia, ¿cree que alguna vez se han pasado de prudentes?

No. Honradamente no lo creo. Creo que aquí la prudencia nunca ha sido la estrategia equivocada. Creo que era la estrategia más razonable y creo que la gente nos lo ha agradecido. Hay gente que no entendía las cosas. En la desescalada, como todo el mundo puede entender, había sectores como hostelería que estaba con una lógica ansiedad por abrir. Dijimos muchas veces, 'no hay dilema entre economía y salud', es un falso dilema: si fracasamos, si tenemos que volver atrás lo vamos a pagar mucho más que si salimos una semana después. Hoy, desgraciadamente, los acontecimientos nos vuelven a dar la razón. Siempre dijimos que nos hubiera gustado estar equivocados, que todo iba a ir fenomenal y que la gente se riera de nosotros por haber ido dos semanas después: hoy la gente no se ríe. Desgraciadamente.

 

 

Tanto defendió el criterio técnico, sanitario y epidemiológico que llegó a decir que dimitiría si no  se respetaba en todo momento, ¿llegó a haber alguna duda o fue una manera de decir 'esto lo hacemos por lo que lo estamos haciendo'?

Nunca ha habido ninguna duda, el gobierno no ha tenido nunca ninguna duda. Hemos tenido pues, como siempre, que tomar decisiones con pros y contras pero la salud pública siempre ha estado por encima de cualquier otra consideración y he de decir que eso ha sido política de todo el Gobierno empezando por el presidente.

 

Decisiones como la de no pasar a varias provincias de fase o decidir esperar cuando Madrid decidió no avanzar, ¿cómo las ve ahora con el paso del tiempo?

 

De todas las estrategias, la nuestra es la que ha conseguido un mejor control y una mejor situación para la población. Siempre hay cosas que mejorar, pero globalmente y en este momento podemos estar satisfecho

 

Creo que repetiríamos casi la estrategia completa. Cojamos la estrategia de todo el mundo, donde estaban en incidencia acumulada cuando esto empezó y donde estamos nosotros. Oiga, de todas las estrategias, la nuestra es la que ha conseguido un mejor control y una mejor situación para la población. Siempre hay cosas que mejorar, pero globalmente y en este momento podemos estar satisfechos. Pueden pasar cosas en dos semanas, pero en este momento, viendo dónde estaba la comunidad, qué problemas tenía, cuál era la incidencia, pues si hemos conseguido bajar una incidencia de manera rápida... Vamos a mantener nuestra estrategia e ir por delante, y con la cabeza pensando en la salud pública y luego encajando todo lo demás. Pero seguimos pensando lo mismo, no hay economía si no hay salud, e insisto que desgraciadamente esto ha quedado palmariamente demostrado.

 

El asunto del momento son los brotes en locales de ocio. ¿Tiene la Junta intención o planes de tomar alguna medida?

 

Anunciar cosas o dar sensación de que vamos a rastras o en contra de sectores... Ni a rastras ni en contra, el Gobierno toma sus decisiones

(n. d. r.: la entrevista fue realizada el  28 de julio, antes de que la Junta anunciara limitación horaria de locales de ocio nocturno) Nosotros tomamos las medidas y conviene no anunciarlas, sino tomarlas. Generan expectativas o discusiones inútiles si no las tomas... yo siempre digo que lo que no es útil no es política y anunciar medidas que no vas a tomar no es una buena medida. Mantenemos vigilancia activa sobre las cosas, vemos lo que pasa alrededero y tomamos decisiones. En este momento no hemos tenido un brote ninguno asociado al ocio nocturno, lo que no quiere decir que no veamos lo que está pasando en otras comunidades y que pueda pasar aquí. Pero veremos un poco como van las cosas y tomaremos las medidas  cada jueves, salvo que haga falta tomarlas a 24 horas. El ocio en locales no está siendo un problema, otra cosa son peñas, pero es evidente que el consumo de alcohol entraña el riesgo de que bajes la percepción de riesgo y no cumplas las medidas. Queremos mantener la actividad dentro de lo razonable y no tomar medidas drásticas, pero si para mantener la actividad tenemos que tomar alguna decisión, lo haremos. Adelantar decisiones que luego generas una polémica que te impide tomar la decisión, no es una buena cosa. Anunciar cosas o dar sensación de que vamos a rastras o en contra de sectores... Ni a rastras ni en contra, el Gobierno toma sus decisiones.

 

Los de las fiestas de este verano, ¿garantiza que ciudades como Salamanca o Valladolid no van a tener fiestas en septiembre?

Esta es otra de esas cosas... yo no voy a discutir sobre lo que ya hemos dicho. No me voy a enzarzar en nada.

 

Pero, en ese capítulo, llama la atención que una llamada a la sensatez como la que hizo...

Eso es un acuerdo con la Federación Regional de Municipios y Provincias.

 

Entonces, ¿por qué hay otros planteamientos como el de Valladolid de darse hasta el 14 de agosto para pensar?

Yo no me meto en la política interna de los ayuntamientos. Vamos a preservar la salud en cualquier caso. No vamos a permitir...

 

¿Qué pasaría si el alcalde de Valladolid decide sobre las fiestas?

Bueno, he oído al alcalde de Valladolid hace dos semanas y hace dos días y no dice lo mismo, me parece que está evolucionando hacia la sensatez. 

 

Esta es una situación de apretar/aflojar intentando mantener el funcionamiento del país lo más alto posible pero asegurando por encima de todo que no volvemos a tener una crisis de salud de aquellas dimensiones

 

Intentando no hacer política ficción o a futuro, ¿el regreso de los estudiantes en septiembre a las numerosas ciudades universitarias de la Comunidad, le preocupa a la Junta?

Nos preocupan todos los movimientos de población, todos. Nos preocupan los movimientos de población dependiendo de las zonas de más alta incidencia, pero lo que le preocupa a la Junta es que no se nos dote de una herramienta eficaz para tomar decisiones, que el Gobierno no aprenda la obligatoriedad de tomar decisiones a su tiempo. Lo que más me preocupa de la vuelta en septiembre es lo que está ocurriendo en agosto. Lo que quiero es que tomemos las decisiones antes de que las cosas vayan otra vez mal. Hay virus, el virus sigue circulando, hay brotes, hay una incidencia acumulada que está subiendo... Tenemos que acostumbrarnos a balancear días de restricciones con días de menos restricciones para mantener la difusión del virus bajo control. No ha desaparecido, no va a desaparecer hasta que tengamos vacuna, sabemos que está circulando, desde que acabó el desconfinamiento, y lo que tenemos que hacer es mantener nuestros sistemas de vigilancia. Esta es una situación de apretar/aflojar intentando mantener el funcionamiento del país lo más alto posible pero asegurando por encima de todas las cosas que no volvemos a tener una crisis de salud de aquellas dimensiones. No hay funcionamiento económico razonable en una situación de confinamiento. Entonces, no obliguemos a las cosas a llegar a una situación de confinamiento generalizado.

 

Lo que más me preocupa de la vuelta en septiembre es lo que está ocurriendo en agosto. Lo que quiero es que tomemos las decisiones antes de que las cosas vayan otra vez mal

 

La movilidad es una de las claves, la Junta, ustede mismo o la consejera de Sanidad lo han dicho, pero ¿qué se puede hacer?

Nosotros de momento nos hemos limitado a dar consejos y, en general, la población, que insisto es una ventaja que hemos tenido, encuentra bastante razonable lo que decimos y cuando les decimos 'no viajes a lugares de alta incidencia' la gente nos hace caso. Y confiamos en esto. No podemos limitar la movilidad. Si yo pudiera limitar la movilidad, hubiéramos tomado otra decisión, para tomar esta decisión como hemos visto era necesario el estado de alarma y si fuera necesario confinar otra vez tomaríamos nuestras decisiones. En principio aquí la situación no nos obliga a limitar la movilidad entre provincias.

Sí nos obliga a estar especialmente atentos en algunas de las provincias como Soria, más cercano a Aragón, donde está el brote más intenso. Hemos aumentado allí el numero de rastreadores, estamos extremando las medidas, tomando precauciones y controlando el incremento de la incidencia. Si viéramos que las cosas se van de control, tendríamos que tomar medidas.

 

Lo que estamos viendo ahora nos dice que vamos en la buena dirección, aunque se está incrementando el ritmo de evolución, pero no es tan intenso, pero no sabemos exactamente lo que va a pasar: puede que estemos viendo lo que no vimos en febrero

 

Empezará el curso escolar en la fecha prevista, 9 de septiembre, y como debe.

Imprevisible. La bola de cristal está empañada, está la temporada como para hacer previsiones. Está muy complejo. Nosotros esperamos que sí, esperamos a aprender a convivir con esta situación hasta que haya una vacuna, y aprender a convivir es mantener la actividad de una manera más o menos razonable, con nuestros parones y nuestras salidas, hasta que tengamos la vacuna. Pero insisto, lo que estamos viendo ahora nos dice que vamos en la buena dirección, aunque se está incrementando el ritmo de evolución, pero no es tan intenso, pero no sabemos exactamente lo que va a pasar: puede que estemos viendo lo que no vimos en febrero.

Porque ahora estamos viendo todo, lo que estamos controlando ahora es el ritmo de reproducción, que se está elevando poco a poco, no está en una subida exponencial como las primeras semanas de marzo, que fue espectacular, de doblar y doblar. En el momento que veamos que esto no es así, que tenemos casos sin contacto asociado... porque hay que ver tres o cuatro cosas: cómo va el ritmo nuevo, cuantas PCR hacemos por caso, cuantos contactos aislamos por cada caso y sobretodo si los casos nuevos tienen contacto conocido, lo que quiere decir que no tienes transmisión comunitaria, o si las casos nuevos no empiezas a saber donde se dan. Si el 70% de los casos no tienen contacto, eso quiere decir que estás en escenario de transmisión comunitaria. Sin embargo, ese porcentaje en Castilla y León está en el 30%, más de dos terceras partes de los nuevos casos tienen contactos conocidos, eso es lo que te dice si estás en el control de la enfermedad o si vas a rastras. En el momento que vas a rastras, lo que tienes que hacer es parar, confinar 15 días, esperar y provocar una bajada.

 

La gente dice, 'puedo ir al bar pero no puedo ir al centro de salud'. Pero es que donde van los enfermos es al centro de salud: pueden ir al bar o no pero donde van seguro es al centro de salud

 

El tema de los consultorios, que no están cerrados, pero solo se puede ir con cita. Le pasa lo que al curso escolar, ¿cuándo podremos volver a la normalidad aquí?

No volveremos a la normalidad anterior, porque una de las cosas que ha conseguido la crisis es que nos sentemos a hablar de la Atención Primaria. Esperamos tener buenas noticias a este respecto porque estamos avanzando, en muchas cuestiones que llegará a un acuerdo razonable, y eso sería una excelente noticia. Hay que decir que la consejera, en esto como en todo, está haciendo un trabajazo, a base de constancia y horas, sino también de paciencia y diálogo. Los consultorios abrirán con normalidad, con la nueva normalidad, cuando no tengamos esta situación. Pero mientras tengamos esta situación de riesgo, y gran parte de los episodios tienen que ver con los centros sanitarios y sociosanitarios, y eso es así porque es donde van los enfermos.

Yo me mato con la razón cuando la gente dice, 'puedo ir al bar pero no puedo ir al centro de salud'. Pero es que donde van los enfermos es al centro de salud: pueden ir al bar o no pero donde van seguro es al centro de salud. No se puede comparar.

 

 

Ha hablado usted muchas veces de esa dualidad de muerte económica y muerte por Covid, y esta semana salen los datos de la EPA... No sé cómo sale de tocada Castilla y León y si vamos a morir de las dos cosas.

 

Lo más importante es que los autónomos puedan volver a abrir la persiana, que las empresas no se caigan de manera definitiva y los que están en ERTE se vayan al paro

 

Castilla y León no es la que peor tocada sala de esto en términos de tasa de paro. De activos estamos todos muy tocados, pero las tasas de paro no son malas aquí y ahí es donde tenemos que hace la segunda parte de la gestión de esto, que es gestionar la salida de la crisis económica. Y una de las cosas que hemos aprendido es que tenemos que salir con una herramiento importante, con la misma transparencia con la que hemos manejado la crisis. Qué medidas ponemos, qué impacto tienen, cómo vamos de consumo eléctrico, recuperación de la actividad... como nuestro sistema vuelve a arrancar de tal manera que consigamos la adhesión a las políticas de salida de la crisis económica. ¿Qué es esencial? Ser claros, ser transparentes y que la gente no caiga y no pueda levantarse. A nosotros nos preguntan qué es más importante, y lo más importante es que los autónomos puedan volver a abrir la persiana, que las empresas no se caigan de manera definitiva y los que están en ERTE se vayan al paro. Ahí es donde tenemos que poner el resto, con líneas de financiación, alargar los plazos, que la gente pueda volver, que no caiga definitivamente. En este escenario hay cosas que no son prioritarias. Este no es el escenario habitual de las crisis de las empresas que hemos tenido en los últimos años, es completamente diferente, y aquí hay una cosa prioritaria: tenemos que volver a arrancar la economía lo más rápidamente posible y evitar que la gente caiga definitivamente. Y a los que caigan, los tendremos que ayudar. Y estas son nuestras prioridades. Y hay quien estos días le ha costado entender esto y otros que lo van entendiendo. Tenemos claro lo que tenemos que hacer y hay cosas que no teníamos que hacer.

 

Sobre esto, que se tiene que decidir ahora entre todos, ¿qué está pasando con el Diálogo Social? Está generando un ruido que nunca se había producido...

Han tardado en entender esto que acabo de explicar. ¿Qué ocurre con los ERTEs? Los ERTEs que se pactan en el diálogo son seis millones de euros para complementar. Es la medida que lleva más presupuesto. ¿Esta es la prioridad, esto es lo que necesitamos, esto es lo que nuestra economía entiende como prioritario? Esa es la pregunta. La pregunta es 'estos señores que están cobrando el 75%, ¿a quién complementamos?'. ¿A todos? ¿A los que han estado 15 días en ERTE y han vuelto a trabaja? Pero, ¿por qué el resto de las comunidades no lo hacen? ¿Por qué somos la comunidad que más pone? Hay que ayudar a quien más ha sufrido, a quien tiene la cotización más baja, a quien más tiempo ha estado en ERTE. No vamos a priorizar la ayuda a quien ha estado 15 días en ERTE, vamos a priorizar a quien ha estado 45 días en ERTE o 90, a quien tiene la cotización más baja. Estos señores han sufrido una merma en sus ingresos, pero hay quien se ha caído definitivamente, autónomos que no levantan la persiana, autónomos a punto de cerrar, con lo cual irán a la calle más personas, entonces ¿cuál debe ser nuestra prioridad?

 

Esto es muy fácil de explicar: hay que ver cuántas comunidades han complementado los ERTE. Son seis, dos solo hasta el SMI, es decir, nada. Y nosotros, los que más. Puede que fuéramos los más listos, o puede que esta no fuera la mejor decisión. Yo lo explico con toda la tranquilidad del mundo. El Diálogo Social es una herramienta útil, ahora, el diálogo no es imposición.

 

La otra parte ha transformado esto en una traición...

Bueno... Ha habido cambios. Hemos afrontado la política con responsabilidad y a veces, hay que reconocer, que uno toma la decisión no acertada, pero lo que no podemos hacer es ir a rastras de los acontecimientos y porque se ha tomado una decisión que no es la correcta, pero la decisión se ha asumido, han salido los 6 millones y se han convocado, y se ha tomado como era lógico para quienes más lo necesitaban que es a quienes vamos a ayudar. Oiga, si usted se ha metido en un lío con unos cálculos que no estaban en el papel, allá usted a quien lo tenga que explicar, pero lo que estaba en el papel eran los 6 millones y lo que hemos hecho ha sido decidir que no iban al primero ni al que menos tiempo había estado en ERTE, no, van al que más lo necesitan. Nos dicen, 'meta usted más dinero', pero ¿alguien ha hecho la cuenta? Hay 200.000 personas en ERTE. ¿Ustedes han hecho la cuenta?

 

Sí, las hicimos, y con la partida disponible, abriéndolo a todo el mundo, la cantidad resultante era escasa...

 

Son muchos años de Diálogo Social con muchas cosas buenas, pero también muchos años de generar unas inercias y unas costumbres... que hay cosas que no las entiendo, y menos en un tiempo de crisis

 

No tiene ni pies ni cabeza ingresarle una pequeña cantidad a cada uno. Y es igual si queremos meter 200 euros a cada uno, multiplica y verás que no hay. Y, luego, ¿nuestra política prioritaria ahora es esta? No. Nuestra política prioritaria ahora es que los autónomos vuelvan, que las empresas salgan adelante y que la actividad vuelva. Esa es nuestra prioridad.

Lo que ocurre es que son muchos años de Diálogo Social con muchas cosas buenas, pero también muchos años de generar unas inercias y unas costumbres... que hay cosas que no las entiendo, y menos en un tiempo de crisis. Yo les he dicho a los agentes sociales, que estamos consiguiendo entendernos ya mejor, que nuestro objetivo es la menor cantidad de paro, la salida más rápida posible de la crisis y el menor sufrimiento social posible. ¿Estamos de acuerdo? Vale, pues con estos criterios marcamos una política. Ahora, el objetivo es 'tú me prometiste' o 'esto siempre se hizo así'... Esto no es así, nuestro objetivo no es la paz, nuestro objetivo no es no tener titulares, nuestro objetivo es saber si cuando acabe el año 2021 esta comunidad tiene más o menos paro, ha salido más o menos rápido de la crisis, está más o menos activada que otras comunidades. El objetivo no son políticas a corto plazo, lo que pasa es que te salen titulares, pero me he pasado la vida teniendo titulares y no me preocupa. Nosotros no estamos en política para quedar bien, pero es que quedar bien no es a corto plazo, hay que mirar más allá, pero creo que había unas costumbres que no eran buenas.

 

Nosotros no estamos en política para quedar bien, pero es que quedar bien no es a corto plazo, hay que mirar más allá, pero creo que había unas costumbres que no eran buenas

El Diálogo Social es muy bueno como herramienta para cambiar las cosas, pero tiene que ser transparente y va a ser transparente, tiene que medirse su eficacia y que sea público. Tiene que sujertar las líneas y la acción política del Gobierno de la comunidad y quien gobierna, quien ha elegido el parlamento, son los señores que han sido democráticamente elegido. Y no nos confundamos: no hay dos parlamentos ni hay dos gobiernos. Porque ha habido algún momento que ha habido gente que pensaba que tenía derecho a ir al parlamento: para ir al parlamento, te presentas.

 

Esa es una de sus líneas fijas, la transparencia. ¿Qué pasa, que antes no había? ¿No se practicaba, o no lo suficiente?

 

Es la primera vez en la Junta de Castilla y León que te puede criticar cualquiera y nos atizan mañana, tarde y noche: esto es exactamente lo que nosotros pretendíamos

 

Creo que ha habido un cambio y que la gente lo ha visto. Es más, creo que es una de las cosas que vamos consiguiendo que cambie en la política. El mundo no ha empezado cuando hemos llegado nosotros, se han hecho muchas cosas buenas, pero llega un momento en la política que se necesita dar un nuevo impulso, que hay que refrescar las cosas. Como en las empresas, la gente que se mantiene todo el rato en el mismo sitio acaba llevando a unas inercias que no son buenas. La transparencia, ¿qué te permite? Te permite una rendición de cuentas a la vista de todo el mundo, te obliga a ser mejor. Si yo publico mis agendas sabe que hoy estáis vosotros aquí, y que luego estoy con estos señores, y luego con estos... Eso es bueno porque te obliga a tener unas relacciones abiertas, limpias...

Si cambio nuestra política de comunicación y financiación de los medios y digo que se va a cobrar más o menos de una manera objetiva, provoco una cosa, que para mi es una bendición, y que la gente no entiende: me dicen que los medios nos arrean todo el día. Tengo compañeros de partido que están horrorizados, y yo estoy encantado. Es la primera vez en la Junta de Castilla y León que te puede criticar cualquiera y nos atizan mañana, tarde y noche: esto es exactamente lo que nosotros pretendíamos, que la gente se sintiera con la libertad suficiente para decirnos lo que les parezca, y nos obliga a ser mejores, nos obliga a procurar no darle más titulares a quien los busca de los estrictamente necesarios, nos obliga a comportarmos bien, a no hacer cosas... Y cuando alguien comete un error sabe a qué se debe. Eso hace que la política sea mejor.

 

Esa libertad para decir y criticar, ¿no la había antes?

Eso no lo he dicho yo. Esto se ha publicado en algún periódico local.

 

Y en alguna rueda de prensa, en Salamanca por ejemplo, dicho por usted.

Yo he visto a un editorialista de un periódico de tirada regional decir que antes los vicepresidentes llamaban a los directores de  periódicos. No lo he dicho yo. ¿Esto es así o no? Lo habéis leído como yo. ¿Os he llamado yo alguna vez? Esa es la diferencia.

 

¿Podríamos tener un sistema mejor? Claro, esto es una obviedad. No podemos negar eso, ahora, de ahí a lo que se dice, que si los recortes: no es cierto, punto final

 

¿Cómo cree que ha respondido el sistema sanitario regional? ¿Hubiera sido mejor con más personal y más medios, sin el producto de los recortes?

Vamos por partes. ¿Podríamos tener un sistema mejor? Claro, esto es una obviedad. No podemos negar eso, ahora, de ahí a lo que se dice, que si los recortes: no es cierto, punto final. No es cierto. Esta comunidad ha recuperado todo el gasto por habitante, no lo digo yo, lo dice Amnistía Internacional. Y punto. Recorte, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha... el 15, el 17%, eso son recortes. Aquí la legislatura pasada metimos 800 millones más, entre otras cosas, gracias al pacto de presupuestos de PP y Ciudadanos, y esta es la realidad. 'Es que ustedes son los de los recortes, faltan profesionales en Atención Primaria'. Pues no, somos de los que más profesionales tenemos de España, y usted puede matarse con la razón pero se puede decir que faltan médicos de Atención Primaria en Castilla y León porque es la comunidad con más médicos por habitante, ya está. Yo niego la mayor. Y podemos hablar de las privatizaciones: pueden decir 70 veces siete que sin los conciertos, pero esta comunidad, por detrás de Cantabria, es la que menos tiene. Hay gobiernos con consejeros de Podemos que gastan más en privada que nosotros.

 

El problema es que tenemos que prestar asistencia sanitaria en un desierto y tiene que tener un sistema diferente. Cubrir 95.000 kilómetros cuadrados, no los puedes cubrir como cubres la atención en Cantabria o La Rioja

 

Ahora, ¿había cosas que hacer? Sí. ¿La crisis ha tirado de las costuras y se han visto? Sí. Teníamos un problema de elasticidad, cuando tienes un sistema tan extenso que tienes que tener trece hospitales, que cuando están al tran tran, van bien, pero cuando hay una demanda no tienen tanta elasticidad los hospitales pequeños como los grandes. ¿Hay que hacer reformas? Sí, pero hay que pensar un sistema, y eso en toda la administración, que sea más elástrico, no solo que tenga más capacidad y que no sea tan rígido y burocrático. También la administración, que no sea tan rígida, que se mida más por objetivos que por horas, que seas capaz de incentivar y de hacer una gestión más ágil. El sistema se ha demostrado de una gran capacidad: lo que hemos hecho en dos semanas era impensable. Esta administración mandó en dos semanas a todos sus funcionarios a casa, triplicó las camas de intensivos y no colapsó, no se cayó... hicimos compras impensables, gastamos 200 millones a toda velocidad... ha demostrado mucha más capacidad de reacción de la que yo creía que era posible y ahí hemos aprendido unas cosas que vamos a enseñar, como el teletrabajo, como lo podemos aprovechar para tener una administración no tan presencialista como de objetivos, más que de horarios. El sistema sanitario, ¿era bueno¿ Sí ¿Que el sistema sanitario tenia limitaciones? Claro que sí. El problema es el gasto, pero es un problema en toda España, donde somos los cuartos, sobrepasaremos el 7% casi seguro. Pero ese no es nuestro problema, el problema es que tenemos que prestar asistencia sanitaria en un desierto y tiene que tener un sistema diferente. Cubrir 95.000 kilómetros cuadrados, no los puedes cubrir como cubres la atención en Cantabria o La Rioja, es diferente. El sistema tiene que ser diferente, la Atención Primaria tiene que permitir otras cosas, la telemedicina tiene que funcionar, y ha funcionado, pero otras cosas no funcionan.

 

Qué le dolió más, ¿los riesgos que tomaron los profesionales sanitarios o las denuncias que llegaron después sobre falta de material?

A mí lo que más me ha dolido de todo, de todo... es no poder estar con mis compañeros. Es lo que más me ha dolido. 

 

¿Ha hechado de menos ser profesional de la medicina por encima de político?

No es que lo haya echado de menos, tampoco quiero establecer un mito sobre esto, somos seres humanos y tenemos miedo como todo el mundo, nos gusta sobrevivir a las cosas, pero tenías una malísima sensación durante esos días, la malísima sensación de que no estabas con los tuyos, y eso te jode.

 

El Igea médico, ¿hubiera criticado la actuación del Igea político?

Igea es crítico de nacimento, pero el Igea médico ha hecho de médico, yo no he dejado ser médico, pero teníamos 2,4 millones de pacientes y teníamos que tomar decisiones para salvar la mayor cantidad de vidas. Cuando nos planteamos esto, y la consejera y yo pasamos a ver datos, no estás donde sientes que tienes que estar, pero también pensamos que de las decisiones que hemos tomado dependían muchas vidas. El 0,1% de letalidad que hemos rebajado son decenas de vidas todos los días. Y que el sistema no colapsara, que no hubiera gente en los pasillos... eso eran vidas, pero no lo ves igual ni estás en el sitio de riesgo. Mi riesgo son las denuncias, pero no me importan, le empiezo a coger gusto, no me preocupan: asumo mi responsabilidad, se han archivado todas de momento. ¿Qué nos supuso esto? La incomodidad de que la primera que tuvimos, justo con todo el follón de la búsqueda de suministros, con toda la consejería volcada en buscar vuelos, tuvimos que parar un día para sacar todos los papeles que habíamos mandado al Ministerio para justificar todo lo que se había pedido, en vez de estar haciendo lo que teníamos que hacer, estábamos haciendo algo que no tocaba. Dos meses después me dices lo que te de la gana y nos vemos en el juzgado, pero en ese momento, a nosotros nos suponía un palo. Y luego, creo que uno legítimamente puede presentar una denuncia, pero una campaña de apoyo, de pedir material, de explicar a los profesionales como disminuir los riesgos... hay otras cosas que se pueden hacer, a más a más de poner denuncias.

Comentarios

tres años más 03/08/2020 10:30 #14
Tres años más (como poco) tendremos que aguantar la cara avinagrada de este tipo en las pantallas, un día tras otro... Qué paciencia hay que echarle. Y que M de democracia tenemos. No, yo no me "río de vosotros". Con la antipatía que me produce verte el careto tan a menudo, no me das ninguna gana de reírme. PD: lamentable el PP tragando a éste de "portacoz" de la Junta. Lamentable.
DESENCANTO 02/08/2020 18:00 #13
Muchos creímos en ti, apostamos por tu victoria frente a Silvia (tu espina), pero luego te plegaste a las órdenes de Madrid y nos dejaste los que te votamos en la estacada. Ahora no eres más que un "zombi" político de la mano de un PP que lleva años gobernando en una región cada vez mas vacía y llena de caciques ¿Vas a tirar de la manta de los asuntos turbios o "perlas" que envuelven al PP Castellano Leonés? Ya sabemos cuál es la leche que te amamanta,
Rubia 02/08/2020 17:29 #12
Dejar que vengan los podemitas y demas compañia , y tendremos VENEZUELA 2 , con lo preparadisiomos que estan, ala vamos.
Me gusta 02/08/2020 14:33 #11
La gente que habla claro en politica molesta, a sus rivales y a los de su partido. Perservera Igea
Juan Luis 02/08/2020 12:16 #10
Es que "ir" dos semanas más tarde es un buen estreñimiento.
Increible 02/08/2020 11:45 #9
Veo que el tio de la vara no le gusta a nadie,si es buena o mala persona para eso hay que tratar con él,y yo no lo he hecho pero como bien dicen los ciudadanos a mi tampoco me gusta nada. Que le ha quitado el puesto a Mañuecos eso es verdad,por que el presidente no tiene salidas ni entradas para nada,pero como le puso el otro que era mas o menos igual,como dice el refrán de tal palo tal astilla.
Pregunta... 02/08/2020 11:40 #8
¿Por qué seguimos votando?
Comunero 02/08/2020 11:14 #7
Lo mejor que nos podría pasar a los castellanos y a los leoneses es que no tuvieramos politicos de esta calaña y que tanto el señor Igea y su consejera de salud se marcharan. No les hemos votado y actuan como los dueños de una finca privada.
La gente se parte 02/08/2020 09:37 #6
La gente, señor Igea, se parte la caja en su cara, y en la de muchos castellano-leoneses. En los pueblos, no se nos respeta los de su"turismo", como están en plena "naturaleza", el virus no ataca, y que los zurzan a los "paletos". Mandan cerrar los locales de ocio a la 1:30-2:00, efecto rebote: Botellones por doquier, con afluencia masiva de jóvenes y no tan jóvenes, ejemplo Las Navas del Marqués, si viera la plaza esta noche a las 2:30, señor Igea, no saldría tan "gallito presumiendo", hay fotos de otros pueblos de Ávila igual. Si no tenemos ni efectivos para controlar, en esto no han pensado sus cabezas. ¿Por eso tenemos el centro de salud vetado, con más habitantes, y menos visitas? Si no nos mata el Covid, nos mata el abandono a los demás pacientes de otras patologías. Muy buena excusa lo del telefónito, me encanta cuando el médico no te explora, pasa olimpicamente, ah y si caes grave, echamos una charla al paciente por no "llamar", cuando la culpa es solo de ustedes. Menos presumir y más bajar a la tierra señor Igea y señora Casado, el ABANDONO MATA. Gracias por publicar.
Rmf 02/08/2020 09:20 #5
Gran entrevista

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: