Fiscalía y defensa pactan 17,5 de prisión para el autor confeso del crimen del barrio San Mamés

La Fiscalía de León y la defensa han pactado una condena de diecisiete años y medio de prisión para el hombre de nacionalidad rumana V.M., autor confeso de la muerte de su pareja D.C., de 21 años a la que estranguló en su dormitorio de la calle Menéndez Pelayo, en el barrio San Mamés de León, el 5 de septiembre de 2013.

   

Ambas partes han calificado los hechos como asesinato con el agravante de parentesco, ya que el acusado mantenía en el momento del crimen una relación sentimental con la víctima y que ambos tenían en común dos hijos menores de edad. Además, se ha solicitado por ambas partes que a V.M. se le retire la patria potestad de los menores, que tienen 3 y 6 años, durante el tiempo en el que esté en prisión y se les indemnice con 75.000 euros a cada uno de ellos.

 

Durante el interrogatorio, el acusado ha reconocido que diez días antes del crimen se había trasladado a León, donde residía su pareja, con quien compartía una habitación en un piso en la capital y que en ese espacio de tiempo las discusiones entre ellos eran frecuentes. Los motivos de las peleas eran que la mujer, que ejercía la prostitución en un club de alterne de la ciudad, tenía la intención de terminar con su relación con el acusado y traerse a sus hijos, que en ese momento vivían en Francia, a vivir con ella. Hechos que han sido reconocidos por V.M.

 

Además, también ha confesado que durante su estancia en León, en el trascurso de una conversación, llegó a preguntar, aunque no ha especificado a quién, "cuanto tiempo podía llegar a caer de cárcel por matar a alguien en este país".

 

Los hechos que se han juzgado este lunes en la Audiencia Provincial de León se remontan a la mañana del 13 de septiembre, cuando V.M., como él mismo ha explicado ante el juez, cogió un cinturón e hizo un nudo corredizo doble y se lo aplicó en el cuello a su entonces pareja, que se encontraba en la cama. Posteriormente, cogió un top de la propia víctima y se lo introdujo en la boca, hasta la garganta, sin que ella pudiera defenderse de los ataques en ningún momento y causándole la muerte pocos minutos después.

 

V.M. también ha asegurado durante la vista oral que no llamó a emergencias tras realizar estos hechos por "miedo", aunque sí quería hacerlo. Posteriormente, cogió un tren y regresó a Francia, donde días más tarde fue detenido y trasladado a España, donde confesó que había acabado con la vida de D.C.

 

El acusado se ha dirigido a las partes tras su declaración y ha dicho que lo siente mucho y que no pensaba que sus actos "iban a llegar a esto". Además, ha querido pedir perdón a la familia de la víctima por el daño causado.

 

Será durante la tarde de este lunes cuando los miembros del jurado tomen una decisión, que será previsiblemente la de declarar al acusado autor de asesinato con agravante de parentesco, tal y como han solicitado tanto la defensa como la Fiscalía, y como él mismo ha reconocido.