Firme la petición de culpa para el acusado de matar a su hermano a cuchilladas porque dio datos de su autoría

Visto para sentencia el juicio contra Paulino G.A. que en principio reconoció la autoría y luego cambió su versión.

La fiscal del juicio que se sigue contra Paulino G.A., acusado de matar a puñaladas a su hermano en Cacabelos ha mantenido su petición de culpabilidad por considerar que en su primera confesión "dio datos que demuestran su autoría" como el lugar donde apareció el cadáver, el tipo de armas utilizadas o el número e intensidad de puñaladas.


Paulino G.A. se ha mostrado nervioso y cabizbajo durante esta segunda sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de León y en su turno de palabra únicamente ha declarado "lo que hagan hecho está" porque ha asegurado "no tener más fuerza para hablar".

La Fiscalía le considera autor de un delito de homicidio y ha solicitado para él una pena de 15 años de internamiento en un centro psiquiátrico por considerar que tiene un trastorno delirante crónico de perjuicio, que le impulsó a cometer el crimen por creer que existía una banda criminal, dirigida por la víctima, que pretendía acabar con su vida.

Fiscalía fecha los hechos el 23 de noviembre de 2011 en Cacabelos, cuando el acusado acudió a casa de su hermano, de 78 años, a recoger una carta y, cuando ambos estaban juntos en la cocina, cogió un cuchillo de 17,5 centímetros y "sin mediar palabra" y "de frente" le propinó 27 puñaladas, 23 de ellas penetraron en el abdomen y el tórax.

Debido a la "gran violencia" de la agresión, la hoja del arma se quebró y el acusado continuó apuñalando a su hermano con una pequeña navaja hasta que ésta también se rompió. La víctima falleció a consecuencia de las heridas.

Para argumentar su tesis, la fiscal se ha basado, además de en la confesión, en que en la ropa del fallecido existía sangre que, tras numerosos análisis, resultó "compatible con el perfil genético" del acusado, según los informes forenses y los testimonios de los profesionales encargados de realizarlos.

Por su parte, la defensa considera al acusado no culpable y mantiene que su confesión "no es fiable" y "genera serias dudas" porque como consecuencia de su enfermedad mental "es imposible separar lo que es una ideación y lo que es real".

Además, el letrado defensor no está de acuerdo con la data de la muerte de Antonio y considera que los análisis del cadáver y de las manchas de sangre "no son concluyentes" y que en un primer momento fecharon la defunción entre el 26 y el 30 de noviembre, días en los que el culpable estaba lejos de Cacabelos. "Si las fechas no cuadran, el resto de las cosas no cuadran", ha agregado.

No obstante, el abogado defensor ha solicitado, con carácter subsidiario, que si al acusado se le considera autor de los hechos se tenga en cuenta que padece un trastorno mental grave y que actuó "fruto de un arrebato, obcecación y miedo insuperable" por considerar que su hermano quería acabar con su vida. Por ello, ha pedido cinco años de internamiento en un centro psiquiátrico.

El juicio ha quedado visto para sentencia y durante la mañana del miércoles se reunirá el jurado popular para tomar una decisión sobre la culpabilidad del acusado.

 

Noticias relacionadas