Fichar para tomar un café o fumar un cigarrillo: el debate oculto del nuevo registro de jornada

Trabajo incluye en su guía sobre el registro de la jornada tener en cuenta las pausas y la patronal difunde una guía para empezar a medirlas y sacarlas del cómputo de las que se pagan y cotizan.

¿Va a empezar a medirse el tiempo de tomar un café o fumar un cigarro? El nuevo registro de la jornada laboral ha irrumpido esta semana con muchas dudas y casi cada día nos da una sorpresa. Ahora, y según varios medios, la patronal CEOE está valorando empezar a diferenciar entre tiempo presencial y tiempo efectivo de trabajo, una medición que permitiría dejar de pagar, y de cotizar, por horas que los trabajadores están en el puesto de trabajo pero que no son de trabajo efectivo.

 

El la guía presentada esta semana el Ministerio de Trabajo, se deja claro que deberán contenerse, por expresa mención legal, el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora y considera que es igualmente conveniente que se tengan en cuenta las pausas diarias obligatorias legal o convencionalmente previstas o las voluntarias para que la jornada registrada sea "el tiempo de trabajo efectivo". "Es recomendable que el modelo de registro aplicable contenga parámetros medibles que otorguen valor diario a estas pausas", apunta la guía.

 

Como dice la propia guía, hay muchos convenios en los que están establecidas las pausas legales. Pero también hay sectores, convenios y empresas donde no es así. El registro de la jornada de trabajo permitiría empezar a separar las horas presenciales de las efectivas, y excluir la diferencia de las que se pagan y cotizan. La solución podría ser 'fichar' para ir a tomar un café o fumar un cigarrillo, lo que dejaría esos tiempos fuera del cómputo de horas.

 

"Para garantizar fórmulas de flexibilidad de tiempo de trabajo implantadas en la empresa, se podrá excluir del tiempo de trabajo efectivo y por tanto de la consignación a través del registro un número de horas diario razonable destinado a las pausas", dice la circular interna de CEOE. En el centro del asunto, los 2,6 millones de horas extra que no se pagan ni cotizan cada año, y de las que el Estado quiere aflorar 650 millones de euros, y su contrapunto, las horas que se pierden por absentismo laboral, un 1,2% al año.

 

 

Otras cuestiones que no se miden

 

Según la guía de Trabajo, el intervalo de desplazamiento al trabajo no se contabiliza como periodo trabajado. Tanto el desplazamiento al lugar de trabajo para iniciar la jornada como un desplazamiento intermedio -es decir, empezar a trabajar de forma telemática y acudir al trabajo a mitad de la jornada- no deben formar parte del registro horario. Si la empresa ordena al trabajador que se desplace a otro centro o lugar de trabajo, ese trayecto sí que contabilizará dentro del registro.

 

 

Tampoco los puestos de alta dirección, los autónomos y los trabajadores de cooperativas están obligados a llevar el registro de la jornada. Lo mismo ocurre con muchos funcionarios y trabajadores públicos, que no se rigen por el estatuto de los trabajadores, pero que en la mayoría de los casos ya tenían métodos de control de la jornada.

Comentarios

julio collado 16/05/2019 13:20 #1
Claro que aquí, en nuestra Ávila, "se pagan todas las horas extras" según ha afirmado el presidente de los empresarios, Juan Saborido. Y se ha quedado tan pancho. Debe ser en el único lugar de España en el que ocurre este "milagro". lo extraño que no le hayan "felicitado" todos los trabajadores que no se habían enterado y estaban engañados... Estaban convencidos que hacen muchas más horas que las que les pagan...Cosas veredes, amigo Sancho,...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: