Fernando Castaño: "Tenemos un proyecto con inteligencia artificial para digitalizar el turismo de Salamanca"

Fernando Castaño, durante la entrevista en la redacción de TRIBUNA. Foto: A. Santana

Fernando Castaño estrenó tras el pacto entre PP y Ciudadanos una concejalía, la de Turismo, acostumbrada a ir de récord en récord, y unos resortes millonarios en forma de sociedad municipal que se ocupa no solo de los recursos turísticos, sino también de la promoción de la ciudad y su economía. 

 

Después de unos cuantos meses en el cargo, llega la hora de ver los primeros resultados. ¿Qué tal acabó 2019 para Salamanca?

Salamanca está de récord. El tirón del 2018 y el Octavo Centenario se ha mantenido. Salamanca está de moda.

 

Muchas veces hay que buscar este tipo de eventos. ¿Tiene alguna idea para conseguir una cabeza tractora para los próximos años?

La principal cabeza tractora es la ciudad. Tenemos una ciudad única en el mundo, Patrimonio de la Humanidad, es suficiente cabeza tractora. Si además de eso podemos organizar eventos que sean atractivos... Uno de los más rentables son los congresos, pero en Salamanca no se organizan los grandes congresos de otras ciudades. Cada congreso deja 250 euros al día por persona asistente en gastos; por echar cuentas, un congreso mediano de 400 personas durante tres días, solo hay que calcular, 300.000 euros.

 

Salamanca está de récord. El tirón del 2018 y el Octavo Centenario se ha mantenido. Salamanca está de moda

El turismo de congresos da el perfil de ese turismo de alto gasto que buscan todas las ciudades...

Sí, pero no es el único, también tenemos cruceristas, en torno a 65.000 al año que recibimos en la ciudad. La demanda de cruceros desde Oporto por el Duero está creciendo. Hay que aprovechar el tirón de Portugal, un país hermano, con el que nos une  una línea natural que es el Duero.

 

 

¿Le ha sacado rendimiento estos años Salamanca al turismo de congresos?

Salamanca le seguirá sacando rendimiento a todos los tipos de turismo que existen, por eso se va manteniendo mes a mes en cifras récord. Eso ocurre porque se han hecho bien las cosas, desde todos los sectores económicos e institucionales.

 

Pero una de sus primeras decisiones importantes ha sido asumir la gestión del Palacio de Congresos para darle un impulso a ese sector...

Principalmente es para aprovechar un espacio gigantesco, que está desaprovechado, que es el palacio de congresos de Castilla y León, no el de Salamanca, y debería ser un referente a nivel de la Comunidad y no lo es. Hay que darle una gestión más racional y ponerlo al día porque se ha quedado muy obsoleto. Necesita una remodelación profunda.

 

El palacio de congresos de Castilla y León debería ser un referente a nivel de la Comunidad y no lo es

¿Cuándo deciden que hay que ponerle una solución a su situación?

Al poco de llegar. Era una de las propuestas que tenía sobre la mesa el equipo de Gobierno del PP, estaba, pero no se había ejecutado, y rápidamente vemos que es viable y desde Ciudadanos la asumimos. Una vez que vemos que tenemos una joya que se llama Sociedad de Turismo, que está muy bien gestionada, nos damos cuenta de que podemos asumir nuevas responsabilidades, y el Palacio de Congresos en la situación en la que estaba era una oportunidad que no podíamos desaprovechar.

 

 

¿Qué informes recibe cuándo va a tomar esa decisión?

Cuando tomamos la decisión recibimos los informes que ya sabíamos. Basta con darte un paseo y hacer una visita para darte cuenta que las instalaciones, después de 30 años, no había recibido una puesta a punto de cierta embergadura, solo pequeños lavados de cara insucientes.  Y nos encontramos con unas tarifas que son las menos competitivas de Castilla y León. Con esos mimbres, estaba claro que había que hacer otro cesto diferente.

 

Cualquier euro invertido en un congreso es un euro que tiene un retorno gigantesco para la ciudad

 

¿Le va a costar un euro de dinero público al Ayuntamiento asumir la gestión?

Esperemos que no. La idea es que al Ayuntamiento no le cueste más de lo que le está costando. Hay que entender una cosa. El consorcio que gestiona el Palacio de Congresos lo componen la Junta, el Ayuntamiento y la Dipuitación, pero hay que entender que cualquier euro invertido en un congreso es un euro que tiene un retorno gigantesco para la ciudad. Si dejas gratuitamente el palacio, asumiendo los costes, para un congreso mediano de 400 personas, durante tres días, se están dejando en la ciudad una barbaridad: 300.000 euros. Y eso solo un congreso pequeño o mediano. 300.000 euros que se quedan en la ciudad.

 

Si dejas gratuitamente el palacio, asumiendo los costes, para un congreso mediano de 400 personas, durante tres días, se están dejando en la ciudad una barbaridad: 300.000 euros

¿Cómo va a conseguir Salamanca estar en el circuito de los congresos?

Ya estamos, pero de una forma no competitiva. Salamanca tiene muchos espacios para organizar congresos, y muy diferentes, este sería un espacio más con un mayor valor porque es una estructura muy grande que puede dar cabida a variedad de congresos.

 

Algún gran congreso entre ceja y ceja para el área de Turismo...

Hay algunos ya cerrados. Hay un gran congreso previsto para cerrar el Octavo Centenario, de arte, otro evento relaccionado con la cultura china que lo organiza una promotra de televisión que hace un programa que ven 50 millones de chinos.

 

 

Otra cuestión que le toca, las terrazas. Todavía tiene que pasar un período de alegaciones, pero ¿cómo de satisfecho está con la nueva regulación?

Estamos contentos porque ha sido fruto del consenso. Nos pusimos muy duros porque entendíamos que había que restringir las terrazas en aquellos puntos en los que se estaban produciendo conflictos con los viandantes. Teniendo en cuenta que la actividad interesa a los empresarios hosteleros, y que dos de cada tres empleos de Salamanca están conectados con la hostelería, lo que había que hacer era lograr un punto medio entre los intereses de la hostelería, del turismo y de los vecinos. Como ayuntamiento, queríamos unas calles despejadas en aquellos puntos complicados.

 

Desde luego que hablaría de invasión de las terrazas. Solo hay que ver lo que pasa en Obispo Jarrín o La Rúa Mayor para entender que aquello no era del todo racional

¿Llegaría a hablar de invasión de las terrazas en los últimos años?

Desde luego que hablaría de invasión. Solo hay que ver lo que pasa en Obispo Jarrín o La Rúa Mayor para entender que aquello no era del todo racional. Perjudicaba a los mismos hosteleros porque generaba una crispación que no era necesario.

 

¿Por qué se llegó a ese punto?

No lo sé, no podría decir qué pasó. Seguramente, una regulación de las terrazas bastante irracional. Ahora creo que la nueva ordenanza recupera el equilibrio.

 

Sobre lo ocurrido en años atrás, ¿cómo definiría la herencia que recibe en cuanto a la gestión de Turismo?

Muy buena. El capital humano que he recibido es extraordinario, gozamos de muy buena salud turística y, de alguna forma, heredamos algo en lo que hemos participado en los últimos cuatro años, apoyábamos al equipo de Gobierno, elaborábamos los presupuestos de forma conjunta.

 

Me dejaron el turismo en récord. No es que esté disconforme, es que supone un reto

Dígame algo con lo que esté conforme de la herencia recibida y algo con lo que lo esté menos.

Disconforme... si quieres, que me dejaron el turismo en récord. No es que esté disconforme, es que supone un reto. Y la parte con la que estoy más conforme es la gestión realizada, no solo los últimos cuatro años, incluso en los anteriores. Cuando vas fuera de Salamanca y te reunes, por ejemplo, con ciudades patrimonio, te das cuenta de que vamos por delante de otras ciudades a nivel organizativo. Es ahí donde valoras lo que tienes.

 

Habla usted de un reto, pero se pueden seguir haciendo cosas...

Sí, ¿pero se pueden hacer cosas mejores? Siempre que uno llega nuevo cree que con innovación y haciendo cosas diferentes vas a obtener mejor fruto, pero igual ideas caminos que otros ya han deshechado. Cuando se va de récord en récord lo más difícil es mantener lo que ya tiene y construir sobre aquello que funciona.

 

El principal reto es la digitalización. Es como el momento de las 'puntocom', todo el mundo sabe que hay que hacerlo pero todavía nadie sabe cómo

¿Qué camino piensa transitar Fernando Castaño en materia de turismo?

El principal reto es la digitalización. Es como el momento de las 'puntocom', todo el mundo sabe que hay que hacerlo pero todavía nadie sabe cómo. Si conseguimos encontrar una fórmula adecuada, podríamos dar la campanada. Si no, estaremos en la cola con el resto, esperando algo que sea interesante en esta materia.

 

¿Ha indagado en esa línea?

Sí, tenemos un proyecto en el que estamos trabajando. Es un proyecto con inteligencia artificial, además, puntera, para digitalizar el turismo de Salamanca.

 

Para conseguir mantener las cifras récord, Salamanca tiene mercados claros como Madrid, Castilla y León, y un pequeño debe hasta ahora, el del turismo internacional.

Hemos subido, muchos meses que bajamos en turismo nacional, subíamos en turismo internacional. Hay que darse cuenta de que es una forma de turismo, aunque no lo sea exactamente, el aprendizaje de español, que suele ser de larga duración. Somos una potencia.

 

El turismo chino, que es muy cerrado, que prefiere las grandes ciudades, es muy difícil de acceder, pero a veces surge la oportunidad de un congreso que se quiere desprogramar en Salamanca y por el que estamos en contactos

¿A dónde más tiene que ir a buscar Salamanca turistas internacionales?

Es una pregunta difícil de contestar. Salamanca siempre está abierta a cualquier oportunidad que se nos dé. El turismo chino, que es muy cerrado, que prefiere las grandes ciudades, es muy difícil de acceder, pero a veces surge la oportunidad de un congreso que se quiere desprogramar en Salamanca y por el que estamos en contactos. Si cuaja, tendríamos una base de turismo chino que no tenemos, y las cosas luego se suelen multiplicar.

Hemos abierto otra vía con Jalisco, con México, y las cosas surgen por lazos que estaban ahí y no les habías dado importancia.

 

El turismo madrileño es fundamental para Salamanca, y para todas las provincias. Han subido los precios del tren y de la autopista, ¿qué podemos hacer?

Tenemos un déficit de comunicación en comparación con otras provincias. Estamos muy mal comunicados. La frecuencia de trenes no es la que querríamos. No es un AVE, pero sí un tren rápido, pero ni siquiera nos ponen las frecuencias que queremos. A nivel de aeropuerto, tenemos una vía directa para coger el autobus en Barajas, pero no tenemos ningún autobús para el aeropuerto más importante de Castilla y León, que es Valladolid. Y Matacán está infrautilizado. Y con todo, la gente quiere venir a Salamanca.

 

Algún plan para las conexiones aeroportuarias...

El plan que hemos trasladado a la Junta, que esperemos que cuaje, es que si quieren reforzar el aeropuerto de Valladolid, que lo hagan, pero de verdad: con acceso directo de todas las capitales de provincia. Un aeropuerto a una hora de camino es aceptable, siempre y cuando haya una conexión directa, no que tengas que ir al municipio y luego buscar el medio de transporte para ir a Salamanca.

 

¿Es una opción reforzar Matacán con más actividad?

Sí, claro, todo lo que sea facilitar el acceso a Salamanca es jugada buena y segura. El problema son los costes y la forma de traer aerolíneas con precios competitivos.

 

Recuerdo lo que dijo el exconcejal del PSOE Arturo Santos, que no había dos gobiernos, sino uno solo

 

¿Cómo está siendo la experiencia de un gobierno a medias con el PP?

Bien. Es un solo gobierno. Recuerdo lo que dijo el exconcejal del PSOE Arturo Santos, que no había dos gobiernos, sino uno solo. Hay que entender que ante todo está el capital humano. Si las personas se llevan bien, todo es más fácil. Si además llevábamos cuatro años trabajando juntos, se habían articulado medidas que empiezan a funcionar ahora y había sintonía en cuanto al lugar al que queríamos llegar, el resto es más fácil. Si hay lucha de egos o desconfianza, es más difícil.

 

 

¿Ha sido tan sencillo como aparenta?

Muy fácil.

 

¿De quién es mérito?

De ambos, porque nosotros no pedimos gran cosa y ellos querían que tuviéramos un papel protagonista. No fue un tira y afloja, sino dos socios que entendían que había que estar a gusto, que había que trabajar en el mismo barco y remar en la misma dirección, y si andas apretando a la otra parte, por ejemplo, le quitas medios para que haga su labor, tendrán dificultades y eso perjudicará a todos.

 

¿Teme que eso se estropee en cuanto asomen nuevas citas electorales?

Ya ha habido otras citas y no se ha estropeado nada. Depende de la mentalidad que tengas. Si quieres vencer a toda costa y entras en un juego que el político madura debe evitar, que es la descalificación... Si entiendes que es una opción del votante, todo es más fácil.

 

El presupuesto es limitado, hemos congelado los impuestos y hemos bajado algunos importantes, y eso perjudica la regla de gasto

Pronto tendremos presupuestos, ¿ha pedido muchas cosas?

No ha habido muchas peticiones, hemos estado esperando a que se ajustaran todas las partidas de las concejalías. El presupuesto es limitado, hemos congelado los impuestos y hemos bajado algunos importantes, y eso perjudica la regla de gasto, es muy difícil, sabiendo que tienes superávit pero no puedes presupuestarlo, encajar lo que cada concejalí necesita. El gasto se ha incrementado el último año.

 

¿Qué ha pedido Turismo?

Un incremento de asignación.

 

¿Muy grande?

La que hemos pedido, sí, las que nos han dado se ha quedado en la mitad.

 

Es triste pensar que España va a entrar en desaceleración, porque tenemos un problema de confianza en el Gobierno, pero no en esta Comunidad ni en esta ciudad, esta ciudad genera confianza

¿Y en qué se gastará?

Por un lado, en el mayor gasto de personal. Va a haber un incremento de la promoción económica porque es el momento, ahora pueden surgir nuevas oportunidades. Es triste pensar que España va a entrar en desaceleración, porque tenemos un problema de confianza en el Gobierno, pero no en esta Comunidad ni en esta ciudad, esta ciudad genera confianza, y esa confianza se puede vender para la implantación de empresas que quieran tener un marco estable.

 

No solo turísticas...

Sí, sí, cualquiera. Hay una alta demanda para el sector de Peña Alta, se va a empezar la urbanización y hay que aprovechar las oportunidades que están surgiendo. Tenemos un problema de comunicación, pero una vez se haga la electrificación tendremos una vía férrea muy conectada desde Oporto hasta Helsinki.