Esto es lo que nos revela el color de nuestra orina

Su color muchas veces puede ser la clave a la hora de detectar un primer signo de una enfermedad, o incluso nos puede desvelar lo que hemos comido. Generalmente es amarilla porque contiene un compuesto llamado 'urobilinógeno'.

La orina es un fluido corporal con unas funciones específicas, como lo son la sangre y la linfa, por ejemplo. Lo que pasa es que se diferencia de éstas porque el pis lo vemos a diario, y además, deberíamos verlo varias veces al día. En concreto, es un 95% de agua en la que se disuelven muchos productos de desecho, como la urea, compuestos de nitrógeno, entre otros, o electrólitos.

 

Su color muchas veces puede ser la clave a la hora de detectar un primer signo de una enfermedad, o incluso nos puede desvelar lo que hemos comido. Generalmente es amarilla porque contiene un compuesto llamado 'urobilinógeno'.

 

Las tonalidades van desde el amarillo muy claro hasta el ámbar oscuro, dependiendo del nivel de hidratación. Si bebes mucha agua, la orina será más clara. Además, la comida y la bebida ingeridas, así como los fármacos, influyen en el color y el olor de la orina, pero también algunos trastornos fisiológicos, por lo que se suele analizar con fines diagnósticos.

 

Por ejemplo, la presencia de glucosa en la orina es señal de diabetes, según aclara la profesora de Anatomía y Fisiología Erin Odya en 'Anatomía y Fisiología para Dummies' (Planeta), quien también desvela qué nos pueden indicar los distintos colores del pis:

 

Orina amarillo oscuro: A menudo indica deshidratación.

 

Orina amarillo muy claro: hiperhidratación. "El cuerpo se encarga de este exceso a través de mecanismos homeostáticos. La copiosa orina que se produce para eliminar el exceso de agua merma los electrólitos, lo que puede provocar problemas en varios órganos", señala la experta.

 

- El consumo de espárragos puede ocasionar que la orina se vuelva verduzca, mientras que la remolacha, por ejemplo, o las moras, pueden hacer que se vuelva rojiza o rosada.

 

- Un exceso de excreción de vitamina B puede hacer que la orina sea de un color naranja claro, lo que indica un desequilibrio metabólico. Los suplementos con altas dosis de vitamina D pueden hacer que la orina sea amarillo fluorescente o verduzca.

 

- La presencia de sangre en la orina se denomina como 'hematuria' y puede ser una señal de infección en la vejiga, problemas en los glomérulos o carcinoma (cáncer).

 

- Una orina de color entre naranja oscuro y marrón puede ser indicativa de muchas enfermedades y trastornos.

 

- Si la orina es negra u oscura, lo que clínicamente se denomina como 'melanuria', puede ser signo de un melanoma.

 

- La orina rojiza, rosada o marrón, puede ser síntoma de 'porfiria', una compleja enfermedad; pero lo más frecuente es que sea señal de un consumo excesivo de remolacha.

 

¿CÓMO HACEMOS PIS?

 

En concreto, la orina que sale de los túbulos colectores de la nefrona pasa a la pelvis renal. Desde ahí, avanza por el uréter y entra en la vejiga. A medida que se acumula la orina, los receptores de presión que se encuentran en la mucosa envían señales al encéfalo. El primer mensaje se envía cuando la vejiga tiene entre 177 y 237 mililitros de orina. Cuando alcanza los 354 mililitros, los mensajes son más insistentes y resulta difícil controlar el esfínter externo.

 

Cuando llega el momento de vaciar la vejiga, el cerebro envía un impulso a través del sistema nervioso autónomo para que se abra el esfínter interno y se contraigan los músculos de la vejiga. La orina sale de la vejiga por la uretra.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: