Estados Unidos agota a Bélgica para meterse en la final
Cyl dots mini

Estados Unidos agota a Bélgica para meterse en la final

Diana Taurasi en el Estados Unidos - Bélgica

Estados Unidos se ha convertido este sábado en la primera selección clasificada para la final del Mundial de Tenerife de baloncesto femenino tras cumplir los pronósticos ante la meritoria Bélgica (77-93), que aguantó con el marcador igualado durante más de medio partido.

 

FICHA TÉCNICA.


BÉLGICA: Allemand (8), K.Mestdagh (12), Delaere (6), Meesseman (23) y Linskens (10) --quinteto inicial--; Carpréaux (4), Wauters (1), H.Mestdagh (3), Vanloo (8), Raman (2), Nauwelaers (-) y Bende Belobi (-).

ESTADOS UNIDOS: Bird (3), Taurasi (26), Stewart (20), Charles (8) y Griner (16) --quinteto inicial--; Delle Donne (9), Lloyd (8), Plum (-), Wilson (-), Clarendon (-), Ogwumike (3) y Tuck (-).

PARCIALES: 26-21, 13-19, 18-33 y 20-20.

ÁRBITROS: Rosso (FRA), Yu (TPE) y García (VEN). Sin eliminadas.

PABELLÓN: Santiago Martín Arena. 2.595 espectadores.

Estados Unidos se ha convertido este sábado en la primera selección clasificada para la final del Mundial de Tenerife de baloncesto femenino tras cumplir los pronósticos ante la meritoria Bélgica (77-93), que aguantó con el marcador igualado durante más de medio partido, pero que acabó sucumbiendo al poderío físico de la gran favorita.

La selección revelación de este campeonato, que venía de batir a España y Francia, tampoco se arrugó ante el ogro del baloncesto mundial y le aguantó el intercambio de golpes durante 25 minutos (52-52). En ese momento, el equipo estadounidense apretó el acelerador y aprovechó el lógico cansancio de su rival para apuntarse un parcial de 5-23 y poner la directa hacia su sexta final consecutiva entre Mundiales y Juegos Olímpicos.

Diana Taurasi, nombrada mejor jugadora del partido, sacó su experiencia a relucir y formó parte del trío de jugadoras norteamericanas que se fue por encima de los 20 de valoración. La base Phoenix Mercury finalizó con 26 puntos, mientras que Breanna Stewart aportó 20 y Brittney Griner, 16. Todas ellas y Sue Bird jugaron en torno a 30 minutos, demostración de que Estados Unidos nunca se confió.

En cuanto a las belgas, Emma Meesseman volvió a demostrar su enorme talento y por momentos fue un severo dolor de cabeza para Estados Unidos. La ala-pívot de Flandes se fue a 23 puntos y 26 de valoración y su seleccionador decidió darle descanso en los minutos finales, cuando el partido ya estaba resuelto, pensando ya en el duelo por la medalla de bronce.

Pese a la derrota, Bélgica se ganó una enorme ovación del Santiago Martín Arena tras el partido, en un epílogo representativo de las metas de ambos equipos. Mientras las belgas aplaudían al público en una coreografía de agradecimiento, las estadounidenses se marcharon rápidamente al vestuario sin apenas celebraciones, conscientes de que ganar el oro es su única posibilidad de no fracasar.