España, viva y líder tras derribar el muro con un gol de Costa de rebote
Cyl dots mini

España, viva y líder tras derribar el muro con un gol de Costa de rebote

Diego Costa celebra su gol

Triunfo por la mínima ante una rocosa y defensiva Irán (1-0) que puso en serios apuros a España. Costa marcó al poco de arrancar el segundo tiempo tras un rechace y la selección es líder de grupo. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: De Gea; Carvajal, Ramos, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Iniesta (Koke, min.71), Silva, Isco, Lucas Vázquez (Asensio, min.79) y Diego Costa (Rodrigo, min.89).

 

IRÁN: Beiranvand; Haji Safi (Milad, min.69), Pouraliganji, M. Hosseini, Rezaeian; Omid, Ezatolahi, Ansarifard (Jahanbakhsh, min.74), Amiri (Ghoddos, min.86), Mehdi y Azmoun.

 

GOL:

0 - 1, min.54, Diego Costa.

 

ÁRBITRO: Andrés Cunha (URU). Amonestó a Amiri (min.79) y Omid (min.92) por parte de Irán.

 

ESTADIO: Kazán Arena.

 

 

Un gol de Diego Costa en el segundo tiempo le da la victoria a España ante una ultradefensiva y muy ordenada selección de Irán que hizo sudar tinta a la selección. Después de todos los méritos que había hecho España, ha necesitado un poco de suerte. Iniesta recibió de Silva en zona de tres cuartos, anuló a su defensor con un control orientado y buscó a Diego Costa dentro del área. El de Lagarto controló de espaldas y antes de poder rematar apareció Ramin Rezaeian para pegar un patadón. El balón rebotó en la pierna de Costa y entró llorando en la portería.

 

Después del gol en el minuto 54, los iraníes también vieron puerta pero el colegiado anuló el tanto por fuera de juego después de levantar el balón el línea y consultar el VAR. Lo cierto es que tras el 0-1, España perdió el control con más de un error en las entregas atrás que dieron cierto aire a Irán que llegó en algunas acciones con peligro. 

 

Todo en un partido de muchísima tensión porque el empate dejaba a España a las puertas de decir adiós al Mundial tras la victoria de Portugal frente a Marruecos, selección con la que los de Fernando Hierro se medirán el próximo lunes para intentar confirmar la primera posición que ahora ocupan. 

 

 

Cada partido es una historia diferente, y el patio cambió mucho para los españoles. España se bajó de la montaña rusa contra Portugal para subirse en un crucero sin sobresaltos, ni ocasiones en la primera parte y sí mucha desesperación. A 'La Roja' le faltó velocidad en su juego, ante un rival encerrado y dispuesto a dejar correr el reloj, cómoda atrás.

 

Los de Hierro tuvieron un par de chispazos en 45 minutos, ni un tiro a puerta más allá de una falta sencilla de Silva. El canario fue el protagonista del primer arreón, a los 20 minutos. Después entre Isco e Iniesta, pero sin rematador en la buena combinación, muriendo en la maraña roja de jugadores de Carlos Queiroz. La consigna de parsimonia del técnico luso desquició a España.

 

El meta Beiranvand o el lateral Haji Safi fueron los que más se recrearon en el suelo. Cada falta a un jugador iraní arañó bien de minutos --más con la trifulca de cada jugada-- a un reloj en contra de los españoles. Sin dos acciones seguidas para encontrar su fútbol, la única de peligro serio un remate de Silva sin suerte en el rechace, España sufrió hasta que tras el descanso buscó más profundidad con Isco como baluarte.

 

OTRA VEZ COSTA PERO CON SUFRIMIENTO

 

El malagueño, el mejor junto con Costa ante Portugal, irrumpió con verticalidad en la reanudación y Lucas Vázquez abrió mejor el campo, más pegado a la banda. La entrada más animada trajo resultados pronto a la campeona del mundo en 2010. Piqué la tuvo en un saque de esquina y en la siguiente jugada Busquets probó desde lejos, un gran déficit del primer tiempo. Ansarifard dio el susto a un David de Gea sin trabajo, y en la siguiente apareció de nuevo Costa.

 

El de Lagarto, con pocos balones, aprovechó la primera filtrada por Iniesta para alargar su racha, tras los dos ante Portugal, con dosis de fortuna en el rebote con Rezaeian. Abrir la lata al fin y al cabo, aunque fuese de carambola, pero el valioso gol no trajo el efecto deseado. España perdió el norte, se descolocó y no pareció estar preparada para el paso al frente del rival.

 

Irán cambió su guion y encontró siempre que quiso a Azmoun. La segunda jugada fue de los de Queiroz e incluso un gol anulado a Ezatolahi cortó el aliento a los de Hierro. Ni Koke ni Asensio mejoraron a una España nerviosa y errática. Amiri se marcó un caño a Piqué y en su centro al área pequeña perdonó Mehdi. El mal trago, con el recuerdo del gol de Cristiano en el 88', terminó en tres puntos, lo importante para jugar mejor el próximo partido.