España supera el día 'tonto' subida a los hombros de Ndour
Cyl dots mini

España supera el día 'tonto' subida a los hombros de Ndour

Astou Ndour

La selección española ha sumado su segunda victoria en el Mundial de Tenerife tras batir con más esfuerzo del previsto a Puerto Rico (78-53), con Astou Ndour (22 puntos) como jugadora más destacada.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: Domínguez (5), Cruz (9), Torrens (6), Gil (6) y Ndour (22) --quinteto inicial--; Palau (4), Xargay (8), Ouviña (6), Nicholls (5), Casas (5), Sánchez (2) y Arrojo (-).

 

PUERTO RICO: O'Neill (17), Rosado (8), Gwathmey (9), Meléndez (11) y Jones (4) --quinteto inicial--; Quiñones (-), Maldonado (-), Gibson (-), González (2), Plácido (-), Salaman (2) y Pérez (-).

 

PARCIALES: 8-15, 18-10, 22-10 y 30-18.

 

ÁRBITROS: Mazzoni (ITA), Bendke (IND) y García (VEN). Sin eliminadas.

 

PABELLÓN: Santiago Martín Arena. 3.157 espectadores.

Tras su sonrojante derrota por 50 puntos ante Bélgica, se percibía a Puerto Rico prácticamente como un muñeco de trapo con el divertirse, pero nada más lejos de la realidad en la primera mitad. De la mano de la menuda Jennifer O'Neill, 17 puntos y 165 centímetros de pura energía, el equipo caribeño demostró que se ganó un billete para Tenerife por algo.

 

La consecuencia fue una pájara de 15 minutos del equipo español, que partió como base titular con Silvia Domínguez, debutante en el torneo tras superar su lesión muscular, y manija de un equipo que contemplaba atónita su propia falta de puntería. Mediado el segundo cuarto, España había fallado 18 de sus 20 tiros de campo, entre ellos nueve triples.

 

Con O'Neill al mando y Tayra Meléndez como herramienta multiusos, Puerto Rico no desperdició la ocasión y enmudeció el Santiago Martín Arena poniéndose 10 arriba cuando solo se habían disputado seis minutos (3-13). La misma selección que había anotado seis puntos en toda la primera parte ante Bélgica veía el aro como una piscina al día siguiente. Cosas que pasan en un Mundial.

 

España estaba obligada a reaccionar tras un primer cuarto inquietante, pero aún le costó unos minutos más (16-23, min.15). Llegó entonces el ansiado parcial de 10-0, comenzado con el primer triple español, obra de Laia Palau, y el primer contraataque, culminado por Marta Xargay, todo ello con la gasolina que aportó Anna Cruz.

 

También mejoraron las pupilas de Lucas Mondelo en defensa y lograron que las boricuas sufrieran una sequía anotadora de cinco minutos coincidiendo con el descanso de O'Neill. España recuperaba el mando del choque (26-23), pero algún cable seguía pelado en su maquinaria. Cruz se encaraba con Meléndez molesta por un punteo y se ganó una antideportiva. Los nervios no estaban apaciguados del todo. España se iba al descanso con 13 pérdidas en el zurrón y sin rentabilizar su enorme superioridad al rebote (30-15). Todo iba a empezar casi de cero en la segunda mitad (26-25).

 

NDOUR ATROPELLA A PUERTO RICO

 

La anfitriona salió con otra cara a la segunda parte, que inició con un espectacular 'alley-oop' de Palau para Astou Ndour, punto de partida de un parcial de 8-0 que devolvía el marcador a los parámetros de la lógica (34-25, min.22). Como tantas otras veces, la veterana capitana de 39 años manejaba los hilos del duelo sin hacer ruido.

 

Aunque fue la pívot de Dakar la gran protagonista del despegue español. Se adueñó de la pintura y anotó 20 puntos en la segunda parte ante la impotencia de las puertorriqueñas, que solo podían frenarla a base de leña. Un triple de Cruz y un contraataque de Alba Torrens, aún lejos de su mejor versión, dejaban el triunfo encarrilado a falta del último parcial (48-35).

 

Conseguido lo más difícil, España se limitó a controlar la recta final del duelo subida a los hombros de Ndour, que siguió con su festival particular, provocando una escabechina bajo el aro rival, y dejó el duelo sentenciado a falta de cinco minutos (61-43).

 

La anfitriona salvaba el día 'tonto' del torneo con el consuelo de que no que no le había llegado ante un rival de los importantes ni en un día de los trascendentales. Por su parte, Puerto Rico afeó su buen partido en los instantes finales con un duro golpe de Jones a Nicholls que mandó a la santanderina al banquillo y provocó la pitada del público.