España seguirá siendo el país con más efectivos en la misión de la UE en Malí, bajo el mando de un general alemán

Militar con mujeres en Malí

El general español Enrique Millán ha cedido esta semana el testigo tras diez meses al frente de la operación contra el terrorismo en el Sahel.

España seguirá siendo el país con más militares desplegados en la operación de la Unión Europea en Malí para combatir el terrorismo en el Sahel, aunque a partir de ahora operarán bajo el mando de un general alemán después de diez meses en los que el español Enrique Millán ha dirigido la operación, según han explicado fuentes del Estado Mayor de la Defensa.

España duplicó su presencia en Malí el pasado mes de enero, pasando de 140 efectivos a casi 300. La entonces ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, basó en tres razones este aumento: la asunción del liderazgo de la misión, la asunción del mando de la fuerza de protección y la descentralización de las labores de adiestramiento de los soldados del país.

De esta forma, la multiplicación de las fuerzas españolas desplegadas se produjo a la vez que el general Enrique Millán tomara posesión del mando de la misión en una ceremonia celebrada el 31 de enero en Bamako, a la que asistió la propia Cospedal.

Durante estos últimos diez meses, el español ha estado al frente de esta operación centrada en el adiestramiento y asesoramiento de las fuerzas de seguridad malienses, de la que en total forman parte unos 600 militares de 26 países.

Su función de mando concluyó este mes y sus labores fueron asumidas el pasado lunes por el general alemán Peter Mirow en un acto oficial celebrado en el Cuartel General de la Operación, en Bamako, al que asistió el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Fernando Alejandre.

PROTECCIÓN Y ADIESTRAMIENTO

Una vez cedido el mando a Alemania, España reducirá su despliegue debido a una disminución, en especial, del equipo del Comandante de la Fuerza. Sin embargo, seguirá siendo "la principal nación contribuidora, en cuanto a términos de personal presente", según anunció el propio JEMAD durante la ceremonia.

En esta nueva fase, las Fuerzas Armadas españolas mantendrán las funciones de protección de la fuerza y la labor de asesoramiento, adiestramiento y protección de los militares del país, localizada sobretodo en la localidad de Koulikoro aunque también se desarrolla en otras localidades como Kayes, Sikasso, Segou, Mopti, Gao o Tombuctú.

El general Alejandre destacó que durante los diez meses que España ha estado al frente de la misión, sus militares han contribuido a desarrollar las capacidades de las Fuerzas Armadas malienses, así como "a aumentar notablemente el personal instruido".

Próximamente, las unidades de la Brigada 'Almogávares' VI del Ejército de Tierra y de Infantería de Marina desplegadas durante los últimos seis meses darán paso a la Brigada 'Galicia' VII.

ZONA DE INESTABILIDAD

España participa en esta misión no ejecutiva de la UE desde el año 2013 tras la crisis política, humanitaria y de seguridad en la que quedó sumida Malí tanto por conflictos internos, como la rebelión tuareg o un golpe de estado, como por el avance del terrorismo yihadista en el Sahel.

Estos hechos convirtieron al país en un centro de inestabilidad, tanto para la zona como para España y la Unión Europea. La misión EUTM-Malí convive en el terreno con la Operación Barkhane liderada por Francia y la G5 Sahel integrada por países de la región.

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: