El violinista Vadim Gluzman se reencuentra con la OSCyL con obras de Beethoven y Schubert
Cyl dots mini

El violinista Vadim Gluzman se reencuentra con la OSCyL con obras de Beethoven y Schubert

OSCYL

Rubén Gimeno dirigirá el programa que incluye el 'Concierto para violín y orquesta en re mayor' de Ludwig van Beethoven y la 'Sinfonía n.º 5 en si bemol mayor' de Franz Schubert

Un año y un mes después de su debut con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, el prestigioso violinista israelí Vadim Gluzman vuelve al Centro Cultural Miguel Delibes para protagonizar el Abono de Otoño número 4 de la OSCyL. Durante cuatro días, el jueves y viernes de esta semana y el lunes y martes de la próxima (días 19, 20, 23 y 24, a las 20.00 horas), los aficionados podrán disfrutar de la interpretación de uno de los solistas más reputados del panorama internacional. En el podio, Rubén Gimeno repetirá como director invitado, un papel que ha desempeñado en otras ocho temporadas.

 

Tras la experiencia previa de la pasada temporada, en la que Gluzman abordó el 'Concierto para violín y orquesta en re mayor op.35' de Chaikovski, bajo la dirección de Pinchas Steinberg, este segundo encuentro con la OSCyL permitirá escuchar al artista en residencia en el Conservatorio Peabody, con el Stradivarius de 1690 ‘ex Leopold Auer’, en la interpretación una de esas obras que se consideran todo un reto para el solista, el 'Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 61' de Ludwig van Beethoven.

 

Este concierto fue escrito por el músico alemán en el otoño de 1806 para el violinista austriaco Franz Clement, que lo estrenó el Theater an der Wien el 23 de diciembre de ese año. Pese al éxito de su presentación, la dificultad de su interpretación provocó que la obra tardase en asentarse en el repertorio concertístico. Integrada por tres movimientos: 'Allegro, ma non troppo', 'Larghetto' y 'Rondo (Allegro)', la partitura se caracteriza por un notable lirismo y por su equilibrio entre la parte orquestal y la del solista. Beethoven la compuso en una época especialmente fértil de su carrera, el mismo año de su 'Sinfonía n.º 4', del 'Concierto para piano y orquesta n.º 4' y de sus tres 'Cuartetos op. 59, Razumovski'. Ante el escaso tiempo que tuvo para crear el 'Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 61', se dijo incluso que un tema de la parte final lo compuso el propio Franz Clement. 

 

El programa se completará con la 'Sinfonía n.º 5 en si bemol mayor, D. 478' que Franz Schubert compuso en 1816, cuando tenía solo 19 años y pretendía situarse en la estela del gran compositor de la música sinfónica, Beethoven. El autor austriaco la escribió en muy poco tiempo, entre septiembre y octubre, bajo la influencia de este tipo de obras de Mozart y para un grupo reducido de músicos (sin clarinetes, trompetas ni timbales), en un claro intento de reforzar el carácter íntimo y cercano de la música de cámara. Consta de cuatro movimientos: 'Allegro', 'Andante con moto', 'Menuetto' y 'Allegro vivace' y no llegó a estrenarse en concierto público durante la vida del compositor, quien, sin embargo, participó tocando la viola en una de sus interpretaciones privadas por parte de una orquesta de aficionados. 

 

Al frente de este programa que reúne dos obras maestras del clasicismo vienés estará Rubén Gimeno, titular de la Orquesta Sinfónica del Vallés desde el 2009 hasta la temporada 2015/16 y colaborador habitual de numerosas formaciones españolas, entre ellas la OSCyL, a la que dirige por novena vez desde la temporada 2004-05. En el ámbito internacional ha trabajado con la Orquesta de Cámara de Ginebra, Orquesta del MMCK (Japón), Orquesta de la Universidad de Maryland y la Orquesta Nacional de Colombia, entre otras.