El uso excesivo del móvil durante el confinamiento y sus repercusiones

E.P.

El empleo del smartphone ha aumentado un 45% y las ventas se han disparado un 35%

 

Es evidente que el uso de los smartphones ha aportado muchas ventajas al día a día de sus usuarios y más durante el tiempo que todos hemos tenido que estar confinados en casa, especialmente para aquellos que lo hacían solos. En estos momentos sirven para prácticamente todo: hablar y ver a los familiares y amigos, jugar, ver películas y series, compartir vídeos y mensajes en las redes sociales, mantenernos informados de todo lo que sucede o incluso seguir vídeos para hacer ejercicio en casa.



Un estudio de la empresa líder en venta online de electrodomésticos Puntronic.com acerca de las horas que los españoles pasan usando su móvil, revela que antes del Estado de Alarma, la media diaria estaba en 3 horas y 15 minutos, de las que consultar las redes sociales llevaba casi la mitad de ese tiempo. Pero en apenas un mes y medio, ese uso se ha disparado más de un 55% hasta las 5 horas y 5 minutos, una cifra que se ve incrementada en el rango de población que va de los 16 a los 25 a cuya media estaba en 6 horas y 20 minutos, en gran medida debido a que dedican más tiempo a las videollamadas con amigos, hacen un mayor uso de las redes sociales y que en su mayoría se decantan por plataformas como Netflix, HBO, Movistar Plus, Amazon Prime y otras para ver series y películas en lugar de ver la programación de la televisión.

 

Además, actualmente un 50% de los españoles llega a mirar el móvil una vez cada 5 minutos y un 80% reconoce que es lo último que ve al acabar el día e irse a dormir y lo primero que consultan por las mañanas al despertarse.

 

Hay que tener en cuenta que en España hay actualmente hay más teléfonos que habitantes y que más del 95% de las viviendas españolas poseen, al menos, uno. Cifras que según ha podido comprobar Puntronic.com se han disparado en el último mes con un aumento de las ventas de estos dispositivos de un 35%.

 

El confinamiento ha traído consigo un incremento de las horas que la población pasa frente a la pantalla, apareciendo nuevas patologías que tienen a médicos y psicólogos bastante preocupados: el fomo o miedo a perderse algo, la nomofobia o miedo a la desconexión, la vibranxiaety o el síndrome de la vibración fantasma, el insomnio tecnológico, el phubbing o ningufoneo, tendinitis en los pulgares, dolor en los ojos o el llamado efecto Google, entre otras.

 

Ante el crecimiento exponencial de estas patologías se ha elaborado una serie de consejos para “desengancharse” del móvil y hacer un uso responsable y positivo  sin caer en la dependencia o acarrear problemas físicos por un uso excesivo. Algunos de los más repetidos son:

 

  • Establecer un horario limitado para consultar las redes sociales.
  • Dejar de utilizar el móvil al menos dos horas antes de irse a dormir e intentar dejar el smartphone en otro cuarto.
  • Realizar otro tipo de actividades que sustituyan al uso del móvil como algo de ejercicio o dar paseos en las horas establecidas para la fase 0 , cocinar, leer un libro no electrónico o practicar algún tipo de manualidad.
  • En los desayunos, comidas y cenas apartar el móvil de la mesa.
  • Tratar de no usar el smartphone más de diez minutos seguidos.
  • Cargar el móvil en una habitación diferente a la que estamos