El taxista que presenció el accidente mortal de Galisancho, en shock

(Foto: Chema Díez)

Según ha podido saber tribunasalamanca.com el taxista que dio aviso del accidente mortal, conocido en Alba de Tormes (Salamanca) como Tao, se ha cogido unos días de permiso, "muy afectado". 

Antonio, más conocido como 'Tao' es el nombre del conocido taxista que el pasado 21 de julio dio aviso al servicio de emergencias 112 del trágico accidente ocurrido en el municipio de Galisancho (Salamanca), a las siete de la madrugada.

 

Cuatro jóvenes de entre 17 y 20 años perdían la vida y otros dos resultaban gravemente heridos tras un brutal choque. Raquel y Víctor, de 17 años, y Roberto, de 20, murieron en el acto. Más tarde, tras ser trasladado al Hospital Virgen de la Vega, falleció Roberto, otro joven de 19, el cuarto ocupante de los asientos de atrás. 

 

El siniestro sacudía como un sismo a la localidad de Alba de Tormes, donde residían los jóvenes fallecidos. Casualmente, Tao, es primo de los padres de la única chica fallecida. Él fue el primero en presenciar la tragedia.

 

Al parecer, vio como el coche, un Fiat Stilo amarillo, se estrellaba contra unos árboles tras serpentear de izquierda a derecha. 'Pero, ¿dónde va ese loco, pero, dónde va?', exclamaba según El Mundo, mientras portaba a su hija y otros amigos en el vehículo. 

 

Según ha podido saber tribunasalamanca.com el trayecto entre Galisancho y Alba de Tormes en taxi cuesta en torno a 15 euros, aunque los jóvenes pueden fiarlo, en el pueblo se conocen todos. Aquella noche había cola y estos cuatro jóvenes decidieron subir al vehículo equivocado.

 

Según El Mundo, el conductor dio positivo en alcohol y drogas en el primer control de pruebas que le efectuaron los agentes en el Complejo Asistencial salmantino: 0,52 miligramos por litro de alcohol en litro de aire respirado: el doble de lo permitido. Y, además, positivo en cocaína y anfetaminas, había recuperado el carné de concudir hacía cinco meses. 

 

No hubo ningún control de alcoholemia en la carretera aquella noche. Tao, el taxista, está en shock después de lo vivido. Ahora y según ha podido saber este periódico la empresa para la que trabaja le ha dado unos días de permiso: "Está muy afectado", una forma de sobrellevar algo que sus retinas no olvidarán jamás. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: