El Real Madrid sigue enamorando en la Champions

(Foto: Uefa Champions League)

Dos goles de Cristiano Ronaldo y uno de Marcelo en el tramo final del partido (3-1) otorgan una importante ventaja al Real Madrid frente a un PSG que se adelantó en el marcador en la primera mitad. La salida de Asensio y de Lucas Vázquez, clave en la remontada final. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Navas; Nacho, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro (Lucas Vázquez, min.79), Modric, Kroos, Isco (Asensio, min.79); Cristiano y Benzema (Bale, min.68).

 

PARIS SAINT-GERMAIN: Areola; Alves, Marquinhos, Kimpembe, Berchiche; Lo Celso (Draxler, min.84), Verratti, Rabiot; Mbappé, Neymar y Cavani (Meunier, min.66).

 

GOLES:

 

0 - 1, min.33, Rabiot.

1 - 1, min.45, Cristiano Ronaldo.

2 - 1, min.83, Cristiano Ronaldo.

3 - 1, min.87, Marcelo.

 

ÁRBITRO: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó con cartulina amarilla a Isco (min.32) y Nacho (min.78) por el Real Madrid, y a Neymar (min.15), Lo Celso (min.25), Rabiot (min.65) y Meunier (min.90) por el Paris Saint-Germain.

 

ESTADIO: Santiago Bernabéu, 78.158 espectadores.

El Real Madrid volvió a recuperar la sonrisa y demostró que la Liga de Campeones en su competición fetiche después de derrotar al PSG (3-1) en la ida de los octavos de final, un encuentro que se puso muy cuesta arriba con el tanto de Rabiot, pero que Cristiano Ronaldo, por partida doble, y Marcelo se encargaron de dar la vuelta en los últimos 10 minutos gracias, entre otros, a la entrada de Marco Asensio que revitalizó a los suyos.

 

Los vigentes campeones de Europa se encargaron de mostrar su mejor cara y mantener su idilio con la 'Champions' el día D y en la hora H. Sólo hizo falta ver los dos primeros minutos para enterarse de ello. Los jugadores apretaron y salieron a por todas. Aún así y en uno de sus mejores partidos, el PSG plantó cara y demostró por qué es uno de los aspirantes.

 

Además, cuando mejor estaban los franceses, liderados por un Neymar que se lució en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid despertó desde el banquillo. El técnico francés, como es habitual, hizo el cambio de Asensio a poco más de 10 minutos. La jugada no le pudo salir mejor. La verticalidad del balear despertó a los suyos y fabricó el segundo y el tercero para reponer el acoso del PSG. El recital de 'Ney' no tuvo su premio. Kylian Mbappé apareció poco -en el gol- y Edinson Cavani, nada.

 

Unay Emery apostó por un once plenamente ofensivo con Lo Celso haciendo las veces de Thiago Motta como medio de contención y con Yuri Berchiche en banda izquierda por Layvin Kurzawa para frenar las internadas de un Real Madrid que arrancó con las líneas muy juntas y con la presión muy alta. Fruto de ello, el delantero portugués tuvo la primera con un disparo que se le marchó desviado.

 

El PSG, por su parte, aguantó la intensidad de los locales en los primeros instantes y se fue estirando aprovechando las contras lideradas por banda izquierda del exjugador de la Real y Neymar, que puso en muchos aprietos a Nacho por su velocidad y desborde.

 

Aunque a la contra, el especialista en los úlltimos años fue el equipo del Bernabéu y con un pase en largo de Marcelo, Cristiano se plantó solo ante Alphonse Areola pero el disparó le salió al centro y los parisinos respiraron. Primer aviso claro de un Madrid que siguió buscando la portería rival.

 

Con el paso de los minutos, los de Emery comenzaron a llevar la iniciativa y en la primera arrancada de Mbappé, el ex del Mónaco centró raso al corazón del área para 'Ney' que le dejó el gol en bandeja a Rabiot. El francés, libre de marca, llegó en segunda línea y batió a placer a Navas. Golpe duro para los madridistas que les entraron las dudas y Cavani casi lo aprovecha con un disparo lo bloqueó la defensa blanca.

 

REACCIÓN BLANCA Y GOL DE CRISTIANO

 

Los pupilos de Zidane aguantaron esos momentos de agobio y reaccionaron rápido. Primero con una jugada trenzada entre Modric y Nacho, que no logró culminar ninguno de los dos y después con un disparo de Benzema que obligó a lucirse a Areola. El Real Madrid estaba en su mejor momento antes del descanso y así encontró su premio. Internada de Kroos y penalti de Lo Celso, que se jugó su segunda amarilla. Gol de Cristiano para cerrar una primera parte de ida y vuelta en la que cada equipo tuvo su momento.

 

Los parisinos arrancaron mejor la segunda mitad. Se adueñaron del balón y de las ocasiones con un ataque con Neymar en plan estelar. Primero Mbappé se encontró con Navas, que firmó un paradón excelso abajo y Cavani, muy desacertado toda la noche, con Varane. Por último, en este carrusel de ocasiones, Rabiot, desde segunda línea como en el gol, llegó de segunda línea y su disparo golpeó en Ramos, que pudo desviarlo con la mano.

 

El Real Madrid, que se vio superado por momentos, solo buscaba las contras y jugadas aisladas para estirarse y salir de la presión. Sin éxito. Pero cuando peor estaban los blancos, la entrada de Asensio dinamitó el partido tras echarse el equipo a la espalda. Él fabricó el tanto de la remontada y el tercero.

 

En el segundo, el mallorquín centró al área y Areola despejó en semifallo y le dejó el balón muerto para que Cristiano diera la vuelta al marcador y desatara al Real Madrid en los últimos cinco minutos. La inercia local y su idilio con la 'Champions' no se quedó ahí. Llegó el tercero y una renta suculenta para París.

 

El propio Asensio volvió a centrar desde la izquierda y Marcelo no se lo pensó. Según llegó, la pegó y no perdonó para poner el definitivo 3-1. Una victoria de prestigio y de muchísima moral para llegar a la vuelta con una ventaja de más de un gol y para demostrar que el Real Madrid de la Liga de Campeones es muy distinto al que dimitió de la competición doméstica jornadas atrás.