El PSOE de León y cuencas mineras cierran un 'Decálogo de apoyo al carbón'

El PSOE de León ha consensuado con las cuencas mineras un documento mediante el cual defenderá la salvación de la minería del carbón ante todas las instituciones, el 'Decálogo de apoyo al carbón' en el que se compromete a "salvar la minería y apoyar a las familias más castigadas" del sector.

Este texto ha surgido de la cumbre celebrada en Ponferrada entre la dirección provincial del partido, encabezada por su secretario general, Tino Rodríguez, y los responsables institucionales y orgánicos de los municipios mineros, han informado fuentes del PSOE en un comunicado.


El documento comienza señalando que el desarrollo económico e industrial del último siglo sería inconcebible en la provincia de León sin la existencia de la minería del carbón porque es "un sector con pasado, pero también con presente y con futuro, del que todavía dependen de forma directa más de 2.500 familias de Castilla y León y la pervivencia de comarcas enteras de esta Comunidad".

Los socialistas han lamentado que las políticas emprendidas por el PP desde su llegada al Gobierno "distan mucho de la consideración que el sector merece como única fuente fósil de energía autóctona y, por tanto, de carácter estratégico".

Además, han agregado que "la situación de parálisis y de crisis permanente a la que se ha abocado a la minería parece indicar que se ha iniciado un plan de desmantelamiento cuyas consecuencias directas están pagando los mineros, inmersos en sucesivos expedientes de regulación de empleo".

El PSOE de León ha argumentado en este decálogo que las cifras del paro arrojan siete meses consecutivos de descenso en el Régimen Especial de la Minería y que el sector acumula más de un millar de desempleados desde el inicio de la legislatura.

Desde el punto de vista económico, el documento exige la definición inmediata de un marco normativo estable que garantice el consumo de carbón autóctono por parte de las centrales térmicas, blindando la continuidad de la actividad minera del sector y el nivel de empleo.

El PSOE también ha reclamado la defensa en Europa de la supervivencia de este "sector estratégico" para el país más allá de 2018, incentivando acuerdos que persigan la aprobación de medidas de impulso del sector, y la modificación del impuesto medioambiental a las empresas eléctricas.

En el apartado social, el decálogo fija como "prioridad uno" el pago urgente de las nóminas pendientes a los trabajadores y la creación de empleo en el sector.

Asimismo, a corto plazo, aboga por la creación de un plan social para las cuencas mineras que alivie la "crítica situación" por la que están atravesando un importante número de familias y que cuente, como mínimo, con un programa extraordinario de empleo.

También se exige en ese texto la regulación por Ley de la prohibición del corte de suministro a las familias en situación de pobreza energética, así como la puesta en marcha de líneas de ayuda específicas a las familias más afectadas por los sucesivos ERE y el impago de nóminas en este sector.

De forma paralela, y como complemento al carbón, el decálogo pide un impulso a los proyectos alternativos en materia de innovación industrial y sectores agropecuario y turístico, que establezcan polos de crecimiento en las zonas mineras.

El PSOE ha propuesto incentivar nuevos proyectos empresariales "mediante una política fiscal que otorgue ventajas a las empresas y vecinos, a través de bonificaciones a la contratación de jóvenes y desempleados de la zona, estableciendo exenciones fiscales para las empresas que les contraten y desarrollen su actividad en el territorio".

El 'Decálogo de apoyo al carbón' propuesto por los socialistas también exige impulsar las actuaciones políticas y legislativas para cumplir el mandato del Parlamento Europeo a la Comisión Europea sobre el "sello de calidad" para el carbón autóctono, con el fin de evitar el uso de mineral obtenido en países que no respetan las debidas garantías laborales y medioambientales.