El ministerio ofrece a la Junta confinamientos pasivos: cierre perimetral y clausura de comercio y universidades
Cyl dots mini

El ministerio ofrece a la Junta confinamientos pasivos: cierre perimetral y clausura de comercio y universidades

La consejera de Sanidad, Verónica Casado.

El Ministerio de Sanidad propuso aplicar el cierre de comercios y universidades y el confinamiento perimetral para Burgos, aunque la Junta sigue prefiriendo el confinamiento domiciliario.

El Ministerio de Sanidad propuso a la Junta de Castilla y León restricciones más amplias para Burgos que podrían ser el modelo de las próximas medidas que tome la administración regional. La Junta decretó la reducción de reuniones a tres personas, además del cierre de hostelería, centros comerciales y centros deportivos, pero el ministerio de Salvador Illa propuso ir más allá, a un confinamiento pasivo que podrá ser la nueva estrategia de la Junta.

 

En los últimos días, la Junta ha deceretado el cierre de casas de apuestas y lleva casi dos semanas de cierre de hostelería, centros comerciales y centros deportivos, además de tomar medidas específicas para Burgos. Sin embargo, precisamente la situación de Burgos ha abierto un nuevo escenario que estaría avalado por el Ministerio de Sanidad. Fue lo que recomendó el ministerio de Sanidad, un confinamiento pasivo cerrando la actividad para evitar presencia en la vía.

 

En la reunión que tuvieron el jueves pasado. el ministerio planteó un paquete de medidas que calificó como confinamientos pasivos. El Ministerio de Sanidad propuso a la Junta de Castilla y León el cierre perimetral de la ciudad de Burgos, así como la clausura del comercio y de las universidades para frenar la expansión del COVID-19. Se trataría de un confinamiento "pasivo", ha explicado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su comparecencia de hoy en las Cortes, quien recordó que habían pedido que fuera domiciliario

 

En su comparecencia a petición propia en las Cortes, la titular de Sanidad recordó la reunión trilateral el pasado jueves con responsables del Ministerio y el Ayuntamiento de Burgos. Además, el departamento de Salvador Illa, recordó, les emplazó a esperar una semana más a ver los efectos de las medidas.

 

En ese sentido, Verónica Casado recordó que se han limitado las reuniones a tres personas, se limitaron los aforos en lugares de culto y se ha flexibilizado otras, como el cierre de espacios deportivos y culturales de la ciudad de Burgos.

 

En Castilla y León ha recordado que la única provincia por debajo de 500 es Segovia y que en casi todas la incidencia acumulada a corto plazo está a la baja. "Burgos sigue siendo una ciudad en la que estamos muy preocupados" ha dicho la consejera. "La evolución de nuestras provincias es algo menos el indicador en mayores de 65 años pero sigue siendo una población preocupante" y siguen siendo personas mayores las que ingresan.

Noticias relacionadas