El Madrid choca ante los palos y la seriedad del Athletic antes de Navidad (0-0)

El conjunto de Zidane vuelve a mostrarse ineficaz en ataque y deja líder solitario al FC Barcelona tras empatar sin goles ante el Athletic Club.

El Real Madrid despidió el año 2019 dejando en el liderato en solitario de LaLiga Santander al FC Barcelona después de no pasar este domingo del empate sin goles en el Santiago Bernabéu ante el Athletic Club, una nueva muestra de la ineficacia arriba de la que están adoleciendo en este tramo los de Zinédine Zidane.

 

Al contrario que hace una semana en Mestalla, cuando aparecieron Courtois y Benzema para fabricar un milagroso gol que salvó un punto, en esta ocasión no hubo milagro navideño. El 13 veces campeón de Europa gozó de buenas ocasiones, más en la primera parte, pero se estrelló finalmente ante su falta de tino, Unai Simón, los palos y el defensivo sistema de un rival que no tomó demasiados riesgos para robarle dos puntos que le impiden seguir la estela del conjunto blaugrana, al que el pasado miércoles tampoco pudo marcar.

 

No se encontró el Real Madrid un partido sencillo, otro gran clásico del fútbol nacional, para cerrar el año. Zidane refrescó al equipo respecto al Camp Nou, sobre todo arriba con la dupla Rodrygo-Vinicius junto a Benzema, pero el Athletic se refugió bien atrás con una defensa de cinco y mucha gente por delante que le costó descifrar al ataque local.

 

Impulsado por la calidad de Luka Modric, el conjunto madridista se hizo con el mando del encuentro desde el principio. Sin embargo, no tradujo su dominio en excesivas ocasiones, aunque las que tuvo fueron muy claras. Primero, en el minuto once, Vinicius, más entonado que Rodrygo, volvió a evidenciar su falta de acierto ante la portería y no sacó partido a su hábil maniobra para batir a un Unai Simón que ya empezaba a demostrar sus maneras.

 

El portero vasco, con ayuda de su hombro, desvió posteriormente al larguero una inusual internada de Kroos, que encontró un pasillo por el que nadie le inquietó (min.19). A renglón seguido, los de Gaizka Garitano tuvieron la suya tras un fallo de Fede Valverde, más desconectado como mediocentro, pero Courtois tapó bien abajo el disparo de Williams.

 

A partir de ahí, el Real Madrid entró en una fase más errática que permitió vivir más cómodo a su rival para intentar asomarse, sin demasiado éxito, más al área merengue. Los locales lograron retomar el dominio y Benzema gozó de dos buenas ocasiones, un cabezazo bien detenido por el guardameta rojiblanco, y, sobre todo, un mano a mano, que sacó el otro Unai, Núñez, bajo palos, un rechace que tampoco acertó a rematar Vinicius. Antes del descanso, susto para la grada por el gol de Kodro, finalmente anulado por fuera de juego.

 

BALE Y JOVIC NO CAMBIAN EL PANORAMA

 

No cambió demasiado el guión en la reanudación. El Athletic continuó cómodo en su planteamiento y el Real Madrid, con sus problemas para generar ocasiones o, al menos, nerviosismo en la zaga del conjunto vizcaíno. Nacho, cambio de Militao por un problema de visión tras un manotazo de Kodro, estuvo cerca de romper la igualdad, pero su cabezazo a la salida de un córner se estrelló en el larguero.

 

Zidane decidió meter a Bale por un gris Rodrygo en busca de mejorar las prestaciones ofensivas y de cambiar el rumbo de un choque en el que su rival esperaba que fuesen apareciendo los espacios para contragolpear y agarrado a la seguridad de un Unai Simón, de nuevo eficaz en un disparo de Benzema. Carvajal también fue providencial para cruzarse en preciso envío de Lekue hacia Williams.

 

Jovic, faltando 20 minutos, fue la última solución madridista en busca del ansiado gol, además de un Sergio Ramos que terminó como atacante. Pero la fluidez no apareció ni los innumerables centros al área encontraron rematador, salvo uno del delantero serbio, también con destino el palo. Esta vez, con el Athletic ya prácticamente renunciando a dar la sorpresa, no hubo milagro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: