El llenado en pruebas del embalse leonés del Porma cumple este viernes 50 años
Cyl dots mini

El llenado en pruebas del embalse leonés del Porma cumple este viernes 50 años

Embalse leonés del Porma (Foto: CHD)

Posee el embalse una cuenca propia con una superficie de 253 kilómetros cuadrados y una aportación media anual de unos 340 hectómetros cúbicos.

El llenado en pruebas del embalse del Porma, ubicado en el término de Boñar (León) aguas arriba de este municipio y con una capacidad de 317 hectómetros cúbicos, comenzó un 22 de diciembre de 1967 tras procederse al cierre de los desagües de fondo y concluir el hormigonado en su altura prácticamente definitiva, al completarse hasta su coronación los 19 bloques verticales que componen la estructura de cierre de la presa.

 

Los estudios de aportaciones de agua, geológicos y de ubicación animaron a desarrollar y construir una gran obra de regulación que evitara el riesgo de crecidas, por un lado, y permitiera aguas abajo la transformación de zonas de secano en regadío, para irrigar una extensión que en la actualidad suma cerca de 45.000 hectáreas, por otro, además de abastecer pasado el tiempo a buena parte de la ciudad de León.

 

Dos ingenieros de caminos, Antonio Martínez Fernández y Mariano Palancar Penella, fueron los autores de un proyecto que terminó por hacerse realidad como una de las infraestructuras más relevantes de la cuenca del Duero y reflejaba "su creatividad, rigor técnico y trabajo sobre el terreno en la propia supervisión de las obras", han informado fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

 

Tipología de gravedad de planta mixta Con tipología de presa de gravedad de planta mixta y dos alineaciones rectas entre una curva a partir del bloque 13, tiene la estructura una altura de 75 metros sobre el cauce, dispone de un aliviadero de tres vanos centrado sobre la presa -con compuertas-, un desagüe doble intermedio y un doble desagüe de fondo. La longitud de coronación es de unos 240 metros.

 

Posee el embalse una cuenca propia con una superficie de 253 kilómetros cuadrados y una aportación media anual de unos 340 hectómetros cúbicos. Además, mediante la aportación de recursos de parte de la cuenca del Curueño se logra aumentar las entradas de agua para completar su llenado.