'El Facu' resuelve una nueva trampa de Unicaja
Cyl dots mini

'El Facu' resuelve una nueva trampa de Unicaja

El Real Madrid sufrieron lo que presagiaba la cita con los de Málaga, que respondieron a los golpes blancos desde la línea de tres para llevar incluso el peso del partido.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Campazzo (18), Causeur (12), Doncic (11), Taylor (3) y Thompkins (14) --quinteto titular-- Rudy (11), Carroll (3), Reyes (2), Tavares (8) y Randolph (7)

 

UNICAJA MÁLAGA: McCallum (10), Nedovic (11), Brooks (8), Díez (4) y Augustine (2) -- quinteto inicial--; Díaz (3), Salin (9), Suárez (17), Waczynski (15) y Shermadini (5).

 

PARCIALES: 26-23, 20-22, 18-21 y 25-18.

 

ÁRBITROS: Bertrán, Peruga y Castillo. Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Gran Canaria Arena, 9.327 espectadores.

El Real Madrid superó el primer y exigente peldaño hacia su quinta Copa del Rey consecutiva al superar (89-84) al Unicaja este jueves en el Gran Canaria Arena, una trabajada victoria que no vislumbró hasta el último minuto y que le cita con Iberostar Tenerife con el objetivo de seguir el domingo en la cumbre copera.

 

Los de Pablo Laso sufrieron lo que presagiaba la cita con los de Málaga, que respondieron a los golpes blancos desde la línea de tres para llevar incluso el peso del partido. Los de Joan Plaza defendieron y atacaron con solvencia, hasta un desenlace apretado en el que los rebotes blancos marcaron la diferencia para tomar el oportuno mando tras una segunda parte de color verde.

 

El campeón las últimas cuatro ediciones se quedó el billete a 'semis' con un gran 'Facu' Campazzo (18 puntos y 33 de valoración), para buscar la final el sábado ante los tinerfeños, protagonistas de la primera sorpresa eliminando al Valencia. La buscó también Unicaja, con Carlos Suárez (17 y 23) pletórico, pero le sobró apenas un minuto, donde el Madrid supo marcar la diferencia.

 

Pese a su guerra ni su territorio, Unicaja fue a ella. El Madrid multiplicó sus armas desde la línea de tres y los de Málaga tuvieron que encontrar soldados. Los de Laso golpearon primero, con cuatro muñecas distintas y otros tantos lanzamientos de tres, para minimizar el daño de la defensa cajista (26-23).

 

Los de Plaza saltaron con el tono esperado y respondieron con la misma medicina en el segundo cuarto. Waczynski y Suárez fusilaron desde el 6,75, cinco dianas seguidas para evitar de paso la intimidación de Tavares bajo el aro. Un parcial de 0-14 que atenazó por momentos al Madrid, como sólo la Copa sabe hacer.

 

Esa fría sensación de jugar sin red, que hace mella de manera especial en el favorito. Doncic y Campazzo devolvieron al partido a los de Laso, que llegaron incluso por delante al descanso (46-45). Unicaja aprovechó el carnaval canario para disfrazarse de equipo ofensivo, que además gozaba de la segunda oportunidad del rebote.

 

UNICAJA MUERE EN LA ORILLA

 

Tavares no recibió ayuda salvo la de Thompkins, con apenas protagonismo para Randolph y Reyes. Mientras, Unicaja supo multiplicarse como exigía el manual de épica ante el campeón (46-45). El guion lo mantuvo tras el descanso, priorizando la faena defensiva que define un partido de enchufados.

 

Tras un nuevo intercambio de triples, el Madrid trató de hacer lo propio. Los blancos apretaron en defensa y cerraron el rebote con el despertar de Doncic (64-66). En el último cuarto, Unicaja dio el primer respiro al campeón, una sucesión de pérdidas que, pese al acierto de Waczynski, sacaron a flote al campeón.

 

Cinco puntos seguidos de Rudy Fernández igualaron el luminoso. Suárez se empeñó en mantener a los suyos al igual que Nedovic ya a la desesperada. El Madrid defendió su rebote con Tavares y Thompkins para confirmar su remontada y sofocar el intento de rebelión de Unicaja, que lo tuvo en su mano pero no logró destronar al campeón.