El debate ¿innecesario? de la capitalidad de Castilla y León

José Antonio de Santiago Juárez.

El ex vicepresidente de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago Juárez, ha puesto sobre la mesa de nuevo el debate de la capitalidad de la Comunidad para abanderar que la próxima reforma del Estatuto de Autonomía recoja expresamente a Valladolid con esa condición. El Estatuto ya hace referencia a su Ley de Sedes, que señala que las instituciones básicas -Presidencia, Junta de Castilla y León y Cortes Regionales- están en Valladolid. Sin embargo, no especifica una capitalidad como tal para la Comunidad Autónoma.

 

En este nuevo debate sorprende, fundamentalmente, que José Antonio de Santiago Juárez lo haya reactivado desde su condición de concejal del Grupo Municipal del Ayuntamiento de Valladolid cuando, recordemos, ha ocupado hasta no hace mucho tiempo cargos de responsabilidad en la Junta de Castilla y León, de la que ha sido vicepresidente y portavoz. Además, también fue ponente en el año 2007 de la anterior reforma estatutaria sin que plantease en todo este largo periodo ninguna alusión a la necesidad de establecer una capitalidad para Castilla y León.

 

Es totalmente lógico que un concejal quiera lo mejor para la ciudad a la que representa. Por esta razón, su petición e intención de presentar una moción cuenta con toda la legitimidad. Pero no es normal plantearlo así y ahora; así porque ni en su propio partido existe unanimidad sobre esta cuestión y ahora porque no tiene mucha lógica resumir que no se hizo cuando era vicepresidente de la Junta porque "no era el momento, faltaba tiempo, hacía falta más solidez" o la autonomía "no estaba madura"., como ha resumido De Santiago Juárez en sus explicaciones.

 

El debate ha puesto sobre la mesa una realidad incuestionable. Castilla y León tiene nueve realidades diferentes y no puede presumir de un verdadero sentimiento autonómico. En pleno siglo XXI las rivalidades provinciales existen, en buena medida porque ha servido de argumento para la confrontación política encender un enfrentamiento totalmente beneficioso para determinados personajes que han vivido de ello, y crear un caldo de cultivo alimentado desde los medios de comunicación, que también tenemos nuestra cuota de responsabilidad. En resumen, en esta Comunidad ha salido rentable crear un frente supuestamente anticentralista.

 

Castilla y León puede necesitar acreditar una capital como tal. O no. Pero lo que realmente necesita es que su clase política sea capaz de encontrar el camino adecuado para que eso de 'hacer Comunidad' no sea un simple slogan propagandístico. Es difícil crecer en ese sentido si las provincias mantienen abierta una continua competencia celosa que solo mira hacia dentro. La Comunidad cuenta con un enorme potencial, desaprovechado en buena medida por complejos que condicionan decisiones e inversiones.

 

Los políticos de esta Comunidad deberían ser los primeros en dar un paso adelante para salir del provincianismo y pensar más en una autonomía con evidentes debilidades. Pero desde hace tiempo alientan una norma no escrita que impide a un vallisoletano presidir un gobierno regional. Salvo el breve y forzado paso de José Constantino Nalda (1986-87), ninguno de los presidentes que ha tenido la Comunidad son de Valladolid: Demetrio Madrid (Zamora); José María Aznar (Madrid); Juan Posada (Soria); Juan José Lucas (Soria); Juan Vicente Herrera (Burgos) y el actual Fernández Mañueco (Salamanca). Es solo un ejemplo.

 

La propuesta está llena de polémica porque De Santiago Juárez no es un concejal cualquiera. Es un ex vicepresidente de la Junta que durante muchos años ha sido la verdadera mano derecha del expresidente Juan Vicente Herrera. Desde luego, está fuera de sitio, pero el debate no está ni mucho menos cerrado. No el debate de la capitalidad, sino el que hace imposible que una Comunidad se retroalimente en lugar de buscar continuamente puntos de fricción muy jugosos para muchos y completamente ruinosos para el crecimiento de una tierra tan cercana entre buena parte de sus territorios pero muy alejada de una idea común.

Comentarios

Rodrigo 09/09/2019 20:33 #3
yo plantearía mejor este debate. Nos merecemos los vallisoletanos estat en esta comunidad tan desagradecida? no hemos sido nosotros los que supuestamente robamos inversiones a otras provincias, en caso son esos políticos provincianos
innecesario 09/09/2019 14:25 #2
Hombre innecesario innecesario ... depende ... si los problemas que tienes no los pueden resolver tendrán que sacar alguno que si ...
C 09/09/2019 10:07 #1
No es la primera vez que esto sucede. El actual alcalde de Valladolid, Oscar Puente (PSOE), también propuso algo parecido hace años.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: