El CSD da a conocer su protocolo para la vuelta de los entrenamientos y las competiciones

La presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, durante su toma de posesión del cargo. - Óscar Cañas - Europa Press - Archivo

El protocolo es "de obligado cumplimiento" para todos los deportistas federados, profesionales y de alto nivel y para federaciones y entidades deportivas

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha hecho público este sábado el 'Protocolo básico de actuación para la vuelta a los entrenamientos y el reinicio de las competiciones federadas y profesionales', una serie de pautas que pretenden propiciar "un retorno seguro, gradual y equilibrado" a la competición.

 

El protocolo, que es "de obligado cumplimiento" para todos los deportistas federados, profesionales y de alto nivel y para federaciones y entidades deportivas, ha sido coordinado por el Grupo de Tareas de Impulso al Deporte (GTID) del CSD y cuenta "con el visto bueno del Ministerio de Sanidad".

 

Así, busca favorecer "un retorno seguro, gradual y equilibrado a los entrenamientos y a la competición del deporte, ofreciendo el más alto nivel posible de supervisión, y sin dejar a ningún deportista atrás". "Es una propuesta focalizada en la seguridad de los deportistas y en la legítima expectativa de la vuelta a la normalidad de todo el sector deportivo, clave desde el punto de vista social y económico para la paulatina entrada de nuestro país en la nueva normalidad que emergerá de esta grave crisis sanitaria", señala.

 

Además, el CSD espera que esta redacción de "buenas prácticas" pueda servir para "estar mejor preparados para futuras crisis sanitarias". Por ello, "recomienda" que el Gobierno incluya como parte de este protocolo "un estudio científico y médico" diseñado por los Ministerios de Sanidad y de Ciencia, coordinado con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ejecutado bajo la dirección del CSD, sobre los efectos de la actual pandemia y de las medidas de confinamiento sobre los deportistas de alto nivel.

 

Por último, el CSD ha recordado que "el riesgo cero no existe" y que, por tanto "la conducta individual", más allá del marco sanitario, "será determinante en el éxito" del protocolo. 

 

ENTRENAMIENTOS "DE FORMA PREFERENTEMENTE CONFINADA"

 

El informe, que califica el deporte profesional como "una actividad esencial", considera que la vuelta de las competiciones deportivas "contribuirá a mejorar el ánimo y el bienestar psicológico de la población". El CSD señala que se hará un registro de deportistas autorizados para el entrenamiento en vía pública, que deberán ir provistos "de un permiso especial" cuando entrenen en esas condiciones.

 

Además, reitera la conveniencia de aplicar el procedimiento, que afecta tanto a los deportistas como a "árbitros/jueces y personal técnico o auxiliar imprescindible", "de forma preferentemente confinada", en una instalación o lugar cerrado a la vía pública y con acceso limitado al exterior, como una ciudad deportiva o un hotel de concentración.

 

El protocolo se divide en cuatro fases, afectadas por "medidas de desescalada asimétrica" teniendo en cuenta "los calendarios de las competiciones". Todo ello será coordinado con las autoridades pertinentes, sobre todo respecto a instalaciones municipales y autonómicas.

 

FASE DE ENTRENAMIENTO INDIVIDUAL Y BÁSICO

 

Durante la fase de entrenamiento individual y básico, la 'fase 1', se realizará, con carácter general, "manteniendo el confinamiento en el domicilio, residencia deportiva o alojamiento temporal", y para las competiciones profesionales "en las instalaciones de los clubes", siempre que cumplan con las medidas sanitarias. La duración de los entrenamientos dependerá del tipo de deporte y de las características de cada deportista.

 

El deportista tendrá que llevar "guantes" y desarrollará su trabajo "en soledad", y en carrera a pie deberá guardar "una distancia mínima de 2 metros" con otros corredores. Además, el entrenador o preparador físico "no" podrá asistir a dichas sesiones y hará llegar a sus deportistas "un plan de preentrenamiento diario". Los clubes o federaciones tendrán también que designar un coordinador que haga cumplir el protocolo.

 

Los centros de entrenamiento, que contarán solo con el "personal imprescindible", deberán estar debidamente desinfectados, con "puntos de control de acceso especial, provistos de material de desinfección y aislamiento" y de elementos técnicos "que permitan comprobar la temperatura".

 

Durante esta fase, se deberá hacer "un examen médico deportivo inicial", abriendo ficha al deportista, que incluirá un test de presencia de material genético viral (ampliación e identificación a través de PCR) si se cree necesario. Si el deportista da positivo en la prueba PCR, aún asintomático, no podrá iniciar su práctica deportiva hasta ser negativo. Además, con carácter general, no se realizarán "tratamientos de masaje o fisioterapias análogas".

 

FASE DE ENTRENAMIENTO MEDIO

 

En la 'fase 2', de entrenamiento medio, con el regreso de los entrenamientos grupales, el CSD recomienda realizarlos "en forma de concentración", viviendo los deportistas en "centros de entrenamiento con residencia". Si es necesario salir del recinto, como para el caso de ciclismo o natación, se respetarán las pautas de la fase anterior respeto a distanciamiento social.

 

Será la fase de regreso del entrenador y el resto de equipo técnico, que llevarán "siempre mascarilla y guantes" y guardarán "una distancia mínima de 2 metros". Las acciones conjuntas se harán en grupos reducidos y los deportistas no podrán compartir ningún material, y en caso de que sea imprescindible tendrá que ser desinfectado tras cada uso. No habrá personal de apoyo, utilleros ni medios de comunicación, y se hará el mínimo uso posible de los gimnasios.

 

En los lugares de entrenamiento, el aforo máximo será del 50%, y el alojamiento se realizará en habitaciones individuales, y se dispondrá de al menos dos habitaciones libres equipadas para poder vivir temporalmente y con ventilación para poder aislar a personas contagiadas. Las comidas se entregarán en contenedores cerrados individuales. En caso de positivo durante esta fase, se le aislará y se realizarán test al resto de integrantes de la concentración.

 

FASE DE ENTRENAMIENTO TOTAL PRE-COMPETICIÓN

 

En la 'fase 3', de entrenamiento total pre-competición, se intensificarán las sesiones, siendo "aconsejable" mantenerlas en forma de concentración. Se permitirán grupos de hasta 14 personas, por turnos, y el entrenador y el resto de equipo técnico continuarán llevando "mascarilla y guantes", manteniendo la distancia.

 

Se seguirá sin compartir material si es posible, desinfectándolo en el caso contrario, y el utillero regresará solo para lo "imprescindible", sin que la prensa pueda acceder. Los gimnasios se podrán utilizar "de forma más recurrente". El aforo será igualmente del 50%, y las condiciones de alojamiento y comida se mantienen. En los vestuarios, se respetarán unas distancias mínimas de 3 metros entre ellos, y las duchas se realizarán en las habitaciones. El procedimiento ante la aparición de un positivo será el mismo que en fases anteriores.

 

FASE DE COMPETICIÓN

 

Por último, la fase de competición, la 4, se establecerá cuando "las autoridades sanitarias y deportivas lo decidan", y previsiblemente "a puerta cerrada". El aforo de las instalaciones de entrenamiento será del 50%, se mantendrá la política de habitaciones individuales.

 

Teniendo en cuenta que coincidirá con el inicio del verano, con el "aumento de humedad y calor", será "aconsejable la termorregulación del ejercicio físico", con el uso permanente de termómetros. Se mantendrán las medidas de higiene y desinfección y se evitarán "las competiciones masivas", y en todo caso se darán salidas por grupos limitados de deportistas. Por último, se realizarán nuevos controles médicos y se podrán reanudar los masajes deportivos y la fisioterapia.