El coronavirus deja este miércoles 21 fallecidos más en hospitales y 489 nuevos casos confirmados
Cyl dots mini

El coronavirus deja este miércoles 21 fallecidos más en hospitales y 489 nuevos casos confirmados

Un paciente realiza un test de coronavirus. Foto: EP

Los brotes activos actualmente en el conjunto de la Comunidad son 376 y los casos positivos a ellos vinculados, 3.917.

Castilla y León rompe hoy su tendencia a la baja en el número de positivos y registra cifras de contagios ligeramente superior a la de los últimos días, a lo que hay que sumar el dato de fallecimientos en hospitales, que sigue siendo dramático con otros 21 muertos más para un total de 3.766

 

Castilla y León notifica este martes 489 nuevos casos de la enfermedad COVID-19, con lo que su número acumulado es 128.383; de esa cifra, 121.621 positivos tienen diagnóstico de pruebas de infección activa.

 

Los nuevos positivos se han declarado atendiendo a la definición de caso confirmado de infección por SARS-CoV-2 adoptada por la Autoridad sanitaria nacional en la Estrategia de Vigilancia, Diagnóstico y Control en la Fase de Transición de la Pandemia de la COVID-19; de los 489 nuevos casos notificados hoy al C.C.A.E.S. de acuerdo con el criterio epidemiológico del Ministerio de Sanidad, tres tienen diagnóstico del día previo.

 

Los brotes activos actualmente en el conjunto de la Comunidad son 376 y los casos positivos a ellos vinculados, 3.917. Desde la anterior comunicación se han registrado 157 altas hospitalarias, sumando este capítulo 17.790 pacientes; por el contrario, se han registrado veintiuna defunciones, para un total de 3.766 personas fallecidas en hospitales castellanos y leoneses. Además, hay que lamentar ocho fallecimientos en las residencias de la Comunidad.

 

La Junta de Castilla y León apela a la responsabilidad individual y colectiva de los ciudadanos, cumpliendo las medidas básicas de distancia social, higiene de manos y uso obligatorio de la mascarilla en las situaciones legalmente establecidas. Asimismo se recuerda a la ciudadanía, con carácter general, la necesidad de limitar los encuentros sociales fuera del entorno de convivencia estable.