El Auditorio de León abre el XIII Ciclo de Músicas Históricas con el concierto de Hespèrion XXI

Foto: E. P.

El concierto será este sábado a las 20.30 horas y el precio de la localidad es de 10 euros para el público general y 6 euros para los menores de 26 años, según ha informado el Ayuntamiento de León.

El Auditorio de León abrirá este sábado, 23 de enero, el XIII Ciclo de Músicas Históricas con el concierto de 'Hespèrion XXI', cuyo programa recoge obras de la Europa musical de los siglos XVI al XVIII, desde John Dowland hasta Antonio Valente, pasando por Luys de Milán, Antonio de Cabezón, Pedro de San Lorenzo o Guillaume Dumanoir, entre otros autores.

 

El concierto será a las 20.30 horas y el precio de la localidad es de 10 euros para el público general y 6 euros para los menores de 26 años, según ha informado el Ayuntamiento de León.

 

Al frente de 'Hespèrion XXI', Jordi Savall volverá a ofrecer "homenaje a la riqueza cultural" de Europa, donde se han hecho compatibles "la diversidad con unos principios artísticos comunes", principios que sirven "de hilo vertebrador para todo el repertorio de la música occidental", y que en el caso concreto de este concierto parten de la "presencia continua de la danza".

 

De un modo u otro, el movimiento del cuerpo ha servido para "unir voluntades sociales y estéticas" desde antiguo, y en la Europa de la modernidad que arranca del Humanismo ese hecho "ha quedado tan bien reflejado como preservado en un patrimonio extraordinario".

 

El concierto arrancará en la Venecia del siglo XVI, con sus "aires de pavana y gallarda", los brincos del 'saltarello', heredados de la tradición medieval, que es donde aparecen ya las danzas emparejadas, una lenta, una rápida.

 

La Inglaterra isabelina llegará de la mano del "gran maestro del laúd, la canción y la melancolía", John Dowland. Así, continuará con Francia, donde "floreció de forma especial la suite de danzas", aunque en la que aquí se ofrece aún conviven lo viejo con lo nuevo.

 

Con el último bloque llega el momento de la reunión de "todas las familias europeas" a la misma mesa, y el desfile de "grandes figuras" incluso se acrecienta con la presencia de "una de las fantasías de Purcell", al lado de piezas del valenciano Cabanilles, el sajón Schein, el francés Dumanoir y el napolitano Valente.