El acusado de matar a su hermano a cuchilladas en Cacabelos cambia su declaración y se declara inocente

El acusado durante la vista oral

Paulino G. A., acusado de matar a su hermano, Antonio G. A. en Cacabelos tras propinarle 27 puñaladas con un cuchillo de grandes dimensiones, se ha declarado inocente durante la primera jornada de la vista oral que se celebra ante la Audiencia Provincial de León y donde ha asegurado que no fue el autor de los hechos.

El acusado, que únicamente ha querido responder a las preguntas de su abogado, y se ha negado a hacerlo ante la Fiscalía, ha cambiado su versión durante la vista, ya que en su primera declaración confesó los hechos, y también se declaró autor durante la instrucción del caso en los Juzgados de Ponferrada.

La Fiscalía le considera autor de un delito de homicidio y solicita para él una pena de 15 años de internamiento en un centro psiquiátrico por considerar que el acusado tiene un trastorno delirante crónico de perjuicio, que le impulsó a cometer el crimen por considerar que existía una banda criminal, dirigida por la víctima, que pretendía acabar con su vida.

Fiscalía fecha los hechos el 23 de noviembre de 2011 en Cacabelos. A partir de esa fecha, Paulino viajó en autobús a Salamanca, donde permaneció hasta el día 26, cuando cogió otro autobús hasta el Aeropuerto de Barajas, en Madrid. Allí permaneció hasta el día 29 de noviembre, fecha en la que voló hacia Brasil, en compañía de uno de sus hijos.

Posteriormente, en junio de 2012, el acusado regresó de Brasil de forma voluntaria, donde había permanecido con parte de su familia, y fue detenido y acusado de la muerte de su hermano.

En el transcurso de la investigación, los agentes encontraron una mancha de sangre de Paulino en la ropa que llevaba su hermano en el momento del apuñalamiento. La Fiscalía cree que esa mancha es por una herida que se hizo el agresor a sí mismo "fruto de la violencia de las puñaladas" propinadas a la víctima.

Por su parte, la defensa del acusado ha solicitado la libre absolución porque considera errónea la fecha de los hechos y asegura que la muerte de Antonio G.A. se produjo entre el 26 y el 30 noviembre, según un informe forense Instituto Nacional de Toxicología, momento en el que el acusado no se encontraba en Cacabelos.

Además, el letrado de Paulino ha asegurado que la confesión de su patrocinado "carece de valor" debido a su enfermedad y que la Guardia Civil no recogió huellas dactilares en el domicilio de la víctima que sitúen a su hermano en el lugar de los hechos.

No obstante, el abogado ha manifestado que si se acredita la autoría de su defendido se le imponga una pena de cinco años de internamiento en un centro psiquiátrico por considerar que la agresión se produjo "fruto de un arrebato, obcecación y miedo insuperable" al considerar que la víctima pretendía acabar con su vida.

Según las calificaciones previas presentadas por el Ministerio Fiscal, Paulino G.A., que en el momento de los hechos tenía 75 años, acudió a casa de su hermano, de 78, a recoger una carta y, cuando ambos estaban juntos en la cocina, cogió un cuchillo de 17,5 centímetros y "sin mediar palabra" le propinó 27 puñaladas, 23 de ellas penetraron en el abdomen y el tórax.

Debido a la "gran violencia" de la agresión, la hoja del arma se quebró y el acusado continuó apuñalando a su hermano con una pequeña navaja hasta que ésta también se rompió. La víctima falleció a consecuencia de las heridas.