Dos conversaciones online con creadores y pensadores de la cultura, en la programación del FACYL en abril
Cyl dots mini

Dos conversaciones online con creadores y pensadores de la cultura, en la programación del FACYL en abril

El artista sonoro Alberto Bernal

Protagonistas: El director teatral Thomas Ostermeier, la dramaturga Maja Zade, el compositor Alberto Bernal, el performer Óscar Escudero y la artista multidisciplinar Belenish Moreno-Gil.

El Festival Internacional de las Artes y la Cultura de Castilla y León, FACYL, organizado por la Consejería de Cultura y Turismo, continúa con su programa de diálogos dentro de la programación online fuera de las fechas del certamen. Durante este mes de abril, se han programado dos conversaciones, con el objetivo de hacer un festival permanente en el tiempo, con actividad a lo largo de todo el año, especialmente a través de los canales digitales.

 

La primera de las conversaciones, que se podrá seguir el lunes 12 de abril a través del canal online de FACYL, lleva por título ‘Abismos’ y en ella participan el director teatral Thomas Ostermeier y la dramaturga Maja Zade.

 

La dramaturga Maja Zade

 

Ambos colaboran desde hace años y en 2019 Thomas Ostermeierre presentó la obra de teatro de Maja Zade ‘abgrund’ en el Schaubühne. En su conversación trataran diferentes asuntos relacionados con el mundo del teatro actual y se plantearán cuestiones como ¿qué tipo de situaciones, personajes y constelaciones son interesantes para el teatro?, ¿qué hace que valga la pena contar una historia en el escenario?

 

‘Interdisciplina y nuevos medios ante los retos de la nueva creación musical’ es la conversación programada el lunes 19 de abril, que contará con la participación del compositor y artista sonoro Alberto Bernal, el compositor multimedia y performer Óscar Escudero, junto a Belenish Moreno-Gil, artista multidisciplinar, performer y musicóloga. 

 

Debatirán acerca de la evolución de la creación musical a lo largo de la última década, que ha consolidado una serie de procesos que llevaban largo tiempo gestándose paralelamente en otras disciplinas artísticas. Consecuencia del giro performativo de las artes, del abaratamiento de las tecnologías creativas y de una cultura audiovisual fuertemente arraigada, ‘lo musical’ ha dejado de remitir a lo exclusivamente sonoro. Los intérpretes se enfrentan, pues, a obras que exigen de ellos una aproximación profesional hacia campos que superan la dimensión de sus propios instrumentos, extendiéndose a la programación de software, la manipulación de dispositivos de realidad virtual o la fabricación de instrumentos en una suerte de luthería post-instrumental.