Dormir demasiado también aumenta el riesgo de ataque cardíaco

Los investigadores han descubierto nuevos datos sobre la relación entre el sueño y la salud de corazón.

Escatimar horas al sueño o dormir demasiado puede aumentar su riesgo de ataque cardíaco, incluso en personas no fumadoras que hacen ejercicio y que no tienen predisposición genética a las enfermedades cardiovasculares, según un nuevo estudio de la Universidad de Colorado Boulder (Estados Unidos) sobre casi un medio millón de personas.

 

La investigación, publicada este lunes en el 'Journal of the American College of Cardiology', también ha encontrado que para aquellos con alto riesgo genético de ataque cardíaco, dormir entre 6 y 9 horas por la noche puede compensar ese riesgo.

 

"Esto proporciona una de las pruebas más sólidas de que la duración del sueño es un factor clave cuando se trata de la salud del corazón, y esto es válido para todos", explica la autora principal Celine Vetter, profesora asistente de Fisiología Integrativa.

 

Para el estudio, Vetter y sus coautores en el Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Manchester analizaron la información genética, los hábitos de sueño autoinformados y los registros médicos de 461.000 participantes del Biobanco del Reino Unido de 40 a 69 años que nunca habían sufrido un ataque cardíaco, a quienes siguieron durante siete años.

 

En comparación con los que dormían de 6 a 9 horas por noche, los que dormían menos de seis horas tenían un 20 por ciento más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco durante el período de estudio. Los que dormían más de nueve horas tenían un 34 por ciento más de probabilidades. Cuando los investigadores solo observaron a las personas con una predisposición genética a la enfermedad cardíaca, descubrieron que dormir entre seis y nueve horas por la noche reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco en un 18 por ciento.

 

"Es una especie de mensaje de esperanza, que independientemente de cuál sea su riesgo heredado de ataque cardíaco, dormir una cantidad saludable puede reducir ese riesgo al igual que comer una dieta saludable, no fumar y otros enfoques de estilo de vida", señala el autor principal Iyas Daghlas, estudiante de Medicina en Harvard.

 

Investigaciones previas han sugerido durante mucho tiempo una asociación entre el sueño y la salud del corazón, pero debido a que esos estudios fueron observacionales observando diferentes grupos para ver quién desarrolla la enfermedad, ha sido difícil determinar si un sueño deciente causa problemas cardíacos o viceversa. Muchos factores pueden influir tanto en la salud del corazón como en el sueño, lo que diculta aún más determinar la causa y el efecto.

 

Para el nuevo estudio, los investigadores utilizaron el enorme conjunto de datos del Biobanco del Reino Unido y la investigación combinada observacional y genética para formular la pregunta de una manera diferente. Después de tener en cuenta otros 30 factores, como la composición corporal, la actividad física, el estado socioeconómico y la salud mental, descubrieron que la duración del sueño, en sí misma, influía en el riesgo de ataque cardíaco independientemente de estos otros factores.

 

Cuantas más personas caían fuera del rango de 6 a 9 horas, más aumentaba su riesgo. Por ejemplo, las personas que dormían cinco horas por noche tenían un 52 por ciento más de riesgo de ataque cardíaco que las que dormían de 7 a 8, mientras que las que dormían 10 horas por la noche tenían el doble de probabilidades de tener uno.

 

Usando un método llamado aleatorización mendeliana, los investigadores observaron los perles genéticos de los participantes para determinar si aquellos que estaban genéticamente predispuestos a dormir poco tenían más probabilidades de sufrir ataques cardíacos. Veintisiete variantes genéticas se han asociado con el sueño corto. Vieron aparecer patrones similares y descubrieron que la corta duración del sueño influenciada genéticamente era un factor de riesgo de ataque cardíaco.

 

"Esto nos da aún más confianza de que hay una relación causal aquí, que es la duración del sueño, no otra cosa, lo que influye en la salud del corazón", señala Vetter. El estudio no exploró el mecanismo por el cual el sueño corto o prolongado puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco, pero estudios anteriores han señalado algunas explicaciones.

 

Dormir muy poco puede afectar el revestimiento de las arterias, o el endotelio, afectar el desarrollo de la médula ósea de las células inamatorias, pero también conducir a malas elecciones dietéticas y a una alimentación inadecuada, lo que a su vez puede afectar el peso y, por lo tanto, la salud del corazón. Dormir demasiado también puede aumentar la inflamación en el cuerpo, que también se asocia con enfermedades cardiovasculares.

 

Los autores esperan que el estudio aumente la conciencia sobre los benecios para la salud cardíaca del sueño entre los médicos, las agencias de salud pública y el público. "Así como hacer ejercicio y comer sano puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón, el sueño también puede hacerlo", concluye Vetter.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: